Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

98. Extraño amanecer

Juan el herrero, desbordado de trabajo, aseguró a su hijo y ayudante que me faltaban algunos martillazos para la entrega. A este le parecí rematado de más. “Envuelto entre paja, aseguró, se disimularan las abolladuras”. El primer oficial del taller, hombre perfeccionista donde los haya, ofreció ocuparse de mí. “Estando en mi sano juicio, apostilló, nunca ahorraría horas en este encargo”.
En esas se presentó la mujer del segundo oficial. Tras muchas explicaciones, gritando con voz de contestador, aseguró que su marido no vendría a trabajar, “le sentaron mal las gachas del almuerzo. Mira que le gusta sacar brillo a este cañón, me señalo, pero con el cuerpo así no puede. Sé que el mismísimo Napoleón lo necesita hoy para Waterloo, decid que de momento se arregle con el que tiene”.
Prisas tenía yo por unirme a mi general en el campo de batalla. Pero después de escucharlos, deprimido, aboyado, y lanzado contra el suelo por la misma ráfaga de viento que azota las ascuas de la fragua hacia los ojos de estos trabajadores, cavilo cómo terminar felizmente esta jornada.
Ya lo veo. Fingiré estar destrozado, y a vivir. Bombardeara sin mí. En ocasiones, mejor no salir de casa.

9 Respuestas

  1. Isabel

    Un protagonista, el cañón, a cuyo alrededor giran los personajes responsables de repararle. Y él que se debate entre la fidelidad a su general y la visión de su futura tarea.
    Yo, como él, para estas ocasiones mejor no salir de casa.
    Me gusta tu cañón Calamanda.
    Besos

    1. Calamanda Nevado

      Rosy, gracias, si se ha volado el acento en “bombardeara”, desde aqui voy a pedirle a Juan que por favor intente rectificarlo. Gracias adelantadas. Saludos para los dos

  2. Towanda

    Hola, Cala.
    Te salió un cañón un tanto cobardica. Lo digo por eso de “fingiré estar destrozado”. Me resulta un personaje tierno y se ve que es un poco pacifista. Bueno, yo lo veo así.
    Un abrazo grande y suerte.

  3. Calamanda Nevado

    Towanda, podría ser perfectamente así. Lo imaginé intuitivo por eso de poder evitarse la gran derrota que supuso Waterloo. Gracias y abrazos

Dejar una respuesta