Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

143. Felis silvestris

Algunas personas opinan que tengo un carácter arisco y que saco las uñas a la mínima,  como los gatos. Puede que tengan razón. Y puestos a comparar, yo me veo más parecido a Garfield que a catwoman. Prefiero atusarme los bigotes a depilármelos. Lo de corretear por los tejados me parece arriesgado y cansadísimo; yo soy más de siesta en el sofá. Y por la noche, que todos los gatos son pardos, a la cama, a dormir. Tampoco me va el rollo del látigo, me gusta más que me acaricien detrás de las orejas. Me encanta comer cualquier cosa a cualquier hora, lo de las dietas tampoco es para mi. Y la ropa ajustada… uff, no, mejor andar por ahí en cueros, pero de los otros.

5 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un hombre muy felino, con las cosas muy claras. sólo le falta el color naranja para ser un clon de Garfield, pero en su equivalente humano. Es más simpático que Catwoman, donde va a parar, como simpático es este relato
    Un abrazo, Aurora. Suerte

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Simpática muestra de una especie de dualidad entre hombre y animal. Aquí, además vemos que, ante todo, prima la comodidad. Lo entendemos. Suerte y un saludo, Aurora.

  3. Martín Zurita

    Hola, Aurora.
    Me gusta mucho el título, bien irónico, en contraposición con lo que escribes acerca de este híbrido de humano y de gato, que parece decantarse por las costumbres humanas. “Felis comodonis”. Un texto humorístico que nos saca la sonrisa o la risa abierta en estos tiempos de maleza. Mi muy enhorabuena. Besos.

  4. J u a n P é r e z

    Imbuida por el karma de G a r f i e l d, te ha quedado un chispeante microcuento de Tebeo. Así, como vos. Yo no soy de “La Marvel” pero sí de gatitos, y, de esta guisa, finalizas “El Loco Febrerillo” con envidiable sano y buen humor.¡¡¡¡ Pámpanos, muy bien !!!!

  5. Salvador Esteve

    Simpático relato que nos adentra, por un lado, en los estereotipos del culto al cuerpo y a la imagen, y por otro, el culto a esos pequeños detalles que hacen la vida más placentera. Abrazos y suerte, Aurora.

Dejar una respuesta