Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

3. FÓRCOLA – EPÍFISIS

El Martes de Carnaval, Francesca había  quedado en la piazza de San Marcos con su novio, después de la fiesta de las Marías y bajaba por la escalera del ponte de Rialto y una multitud de máscaras, le impedían el paso.

Entonces, se le acercó un Polichinela y tomándola con fuerza de las manos la obligó a bailar, alejándola del puente. La llevó a un canal lateral y mientras ella gritaba, la arrojó a una góndola, intentó escalar el respaldo de la butaca y la agarró del pie, haciéndola caer y se golpeó contra la fórcola de la góndola.

La arrastró y mientras la sangre se fundía con el terciopelo rojo del asiento, la penetró, al terminar y ver que estaba muerta, la dejó caer en el agua y mientras ella se hundía, la máscara blanca con plumas, la maschera nobile se alejaba de la embarcación.

Mientras, la noche avanzaba y en la piazza ya no quedaba casi nadie, empezó a llover y una niebla trepaba desde los canales, Giovanni se dejó caer, resbalándose en la pared del palacio Ducal y entonces del Campanile, el tañido de una campana pequeña, il maléfico, hizo que estallara en sollozos, tocaban a muerto.

72 Respuestas

  1. José Ángel

    Alejandro, me ha sorprendido gratamente tu relato. Se nota que le has dedicado tiempo.
    Buenas descripciones de los escenarios que me han traído algunos recuerdos.
    Espero que este

  2. Virtudes Torres

    Hola Epífisis:
    La figura del payaso, y por ende la del polichinela, (ahora aquí bajito:
    me aterrorizan)
    He podido ver a Francesca, intentando escapar de tan vil agresor.
    Me ha gustado mucho tu relato, tiene a un Epi nuevo, con tu toque clásico, que dicho sea de paso, es tu marca personal.
    No cambies. Un abrazo.

  3. Eva García

    No tengo el placer ni la suerte de conocer Venecia, pero si alguna vez se me presentara la oportunidad, creo que no iría en carnavales, las pelis de terror me disuadían y tu relao ha terminado por convencerme de que no es buena idea. Parece un cuadro, me gusta Epi (no podía faltar la penetración, claro). Un beso

  4. Blanca Oteiza

    Genial Epi,
    Me ha encantado el relato, la descripción de Venecia (mi relato también lo he ambientado en ella) me ha parecido sublime y con detalle. Parece una secuencia de pelicula (de Ford Cóppola)con homicidio horrible en los Carnavales venecianos.
    Y dejando tu huella (que no puedes perder) el detalle de la penetración, ese es mi Epi!
    Un beso y suerte!

  5. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Qué escena y qué escenario más bien ambientado has descrito en este relato. Es todo un guion cinematográfico para un episodio de gran intensidad dramática. Es perfecto, está curradísimo, Epi.
    Hasta me he entretenido en documentarme sobre lo que es y para qué sirve y como se maneja una “fórcola”. Parece mentira que un palo esconda en sí tanta ingeniería de diseño y de uso.
    Gracias por el buen rato que me has hecho pasar.

    1. La fórcola es un diseño único, Jesús Alfonso y me gusta que te haya interesado, el remo del gondolero se desliza a lo largo de las muescas y realiza todos los giros de la góndola.
      Un abrazo

  6. Salvador Esteve

    Alejandro, tu relato me ha dejado dos interpretaciones. El violador es su novio que tras la máscara no la reconoce, de ahí su dolor final. O bien se trata de un hombre corriente, y la máscara le hace florecer sus instintos más primitivos. Muy bueno. Abrazos.

  7. Hola, Epi.

    Para mí ese polichinela debería estar entre rejas…
    Un buen micro, que refleja también que en estas fiestas carnavaleras te puedes encontrar de frente a quién menos te esperes.
    Un abrazo y ¡¡suerte!!

  8. Modes Lobato Marcos

    Desde mi humilde punto de vista, has conseguido lo más difícil.
    Tu relato tiene atmósfera. Tiene alma.
    Se aprecian la niebla, el frío, la negrura de las aguas…
    Y de algunos corazones.
    Buen cuento de febrero, Epi.

  9. Esther Gomez

    Hola Epi! me gusto mucho la ambientación, los carnavales venecianos son elegantes y misteriosos como tu relato que te hiela la sangre como la humedad de los canales. Nunca sabemos quien puede haber detrás de una máscara. Me gusto de principio a fin. Enhorabuena y Suerte.
    Un beso.

  10. Vaya no ha faltado detalle de Venecia, y el lenguaje muy cuidado.
    La historia también muy acorde con el misterio y desenfreno de los carnavales clásicos.
    Felicidades.

  11. J u a n P é r e z

    Bravo Don Alejandro. Me ha evocado muchas cosas -incluso viajes por aquel país hace ya décadas, si bien no estuve en Venecia- Tiene algo del “Giallo” de los años setenta, pero también de Ronald Colman y Poe. He disfrutado con algo de sangrecilla en mis incisivos de tarado múltiple…y eso…me..intoxica. ” J “

    1. Juan, realmente con tu avatar podrías pasearte por Paris en el XIX o a principios del XX y envolverte con tu capa para que no se vean tus incisivos goteando. Ja ja ja ¿te intoxica o te excita?
      Un abrazo

      1. J u a n P é r e z

        En efecto: Me intoxica mi propia sangre -de rocambolesco que soy-y me excitan determinados textos. Estupendo que te haya complacido mi “Doppelgänger” del icono con la enigmática chistera (donde atesoro provisiones inauditas) y que cites a París, pues tan enamorado estoy de La Ciudad de La Luz, que la he frecuentado estos últimos años también.

        Un Abrazo envolvente, pero sin intención de maltratar tu aorta (¡¡Esta pasada Luna Llena ya quedé ahíto en mis sótamos!!)

        Más Abrazos de Hecatónquiro. J u a n “Bruxómano y Úpiro”

  12. Te contesto Ana porque no quiero dar la impresión de estar enfadado. Esta tarde me examino de Derecho del Trabajo y el martes de Derecho Civil IV, los últimos del cuatrimestre y el blog me quita tiempo y dedicación y necesito notas para ir de Orgasmus. Ja ja ja.
    Un beso

  13. María Elena Sánchez Álvarez

    Hola Epi, me ha gustado mucho, el ambiente que creas, el misterio que lo envuelve. Podría ser el comienzo de una larga historia.
    Te deseo mucha suerte.
    Un abrazo.

  14. A mí (como a ti) me encanta Venecia, la considero la ciudad más bella y sugerente del mundo. Pero reconozco que desconocía qué es una fórcola. He acudido al RAE y no aparecía.
    Investigando con el diccionario de la principal lengua transalpina (que no única), he dado con la solución del misterio: forcola, en italiano, equivale a chumacera, en español.
    ¿Y qué es chumacera? Pues, abreviando, la pieza metálica o de madera sobre la que descansa el remo. Ah… Otro sinónimo de chumacera es “tolete”.

    ¡¡Y AHÍ TE PILLÉ!!
    Según el RAE: TOLETE m.(En Cuba y R. Dom) Pene.

    Si es que siempre estás pensando en lo mismo, amigo mío…

  15. Me encanta Fernando tu descripción de fórcola, como te veo interesado te mando información.
    En Canarias donde viví muchos años Tolete, es tontón, persona torpe.
    Ahí va:
    La Fórcola es todo un objeto complicado que se desarrolló a lo largo de los siglos en la razón pura funcionalidad. [2] En la actualidad sólo 10 de los 50 barcos venecianos tradicionales todavía están en uso, sin embargo, hay alrededor de 40 diferentes tipos de forcolas. Cada uno difiere de los demás de acuerdo tanto con la tipología de los buques y la posición de remar en él.

    La Forcola popa moderna de una góndola tiene ocho puntos diferentes de control para cambiar la velocidad y la dirección del barco. Todos y cada uno de meandro y el codo son estudiados para permitir el movimiento de los remos en el agua, que se mueven y gobiernan el barco. Hay muchos movimientos posibles del remo, pero las dos principales son premer y stalìr.

    Cada Forcola es una pieza única, ya que está diseñado específicamente para su personal gondolero (remero de góndolas), de acuerdo a sus necesidades de la altura y de remo: una regla especifica que el brazo del gondolero externa no debe pasar por encima de la barbilla. Voga alla Veneta (remo de Venecia ) – el más común, pero no el único, el tipo de remo en las principales islas de Venecia – tuvo su relevancia para influir en la forma final de la Forcola popa para góndolas.

    La elaboración de una Forcola

    La Forcola se obtiene a partir de un cuarto del tronco, por lo general de una nuez del árbol, sino también de la cereza , pera , manzana , o maple tree – 2 o 2,5 metros de alto y 60 centímetros de ancho.
    La elección
    El primer paso es la elección de la pieza cuando todavía suave y joven antes de que el corte en cuartos. Por lo general, el centro del tronco es cortado porque del canal linfático, fácil de descifrar, y la parte externa, junto a la corteza, se descartó por su color más oscuro. El Morsø se tallado en la parte más interna del tronco, mientras que el comio desde el más externo.
    El condimento
    La pieza de madera se sazona durante un par de años. Entonces se inicia una etapa de la talla de crudo – algunos remèri todavía utilizan el hacha típica de los carpinteros – después de lo cual la pieza se deja durante un año más a la temporada. Sin esta larga sazonar la madera no adquiriría las cualidades esenciales para hacer que perdure en el remo la fricción y los agentes atmosféricos.
    La talla
    La pieza se puede pasar por una etapa muy meticuloso de la talla, que todavía se realiza principalmente a mano. Por partir de algunas plantillas básicas, la Remer da forma a la pieza de uso de algunas herramientas tradicionales. – La fero un hacer maneghi – una cuchilla de doble asa – que pueden tener diferentes tamaños: el más corto es el más apropiado para tallar curvas y viceversa muy estrechos. – La RASCHIETTO se utiliza para refinar la superficie antes de la llegada: se trata de diferentes tamaños al igual que el fero.
    El acabado
    Las superficies de la pieza son finalmente refinados con papel de lija. El último paso es dar dos o tres capas de una mezcla líquida compuesta por aceite – olio paglierino – y un tipo de gasolina. El acabado es, junto con el condimento de la etapa que confiere las características físicas adecuadas para la Forcola.

  16. Rafa Heredero

    Venecia es preciosa, pero también tiene ese punto sórdido que han recreado algunas películas (recuerdo por ejemplo “Amenza en la sombra”), y tú has sabido zambullirte en ese ambiente malsano que se acentúa por las por las máscaras y la atmósfera lograda en el relato. Me gusta la ambigua personalidad de Giovanni (sea o no su novio, posibilidad muy sugerente), asesino, violador y con remordimientos. Todo un caso a estudiar.
    Suerte y saludos.

  17. Venecia, máscaras, polichinela, góndola, penetración en la gran canal o en el pequeño… Qué bonito y propicio para carnavales. Epi, sanguinario y arrepentido tu protagonista, detalle estupendo para un relato: el maleficio.
    Me ha gustado tu “Fórcola” , a pesar de la pobre Francesca.
    Venecia, creo que es una de las ciudades de inspiración eterna.

    Un abrazoooo , Alejandro

    1. Que razón tienes Amparo, Venecia me inspira en todos los sentidos. en uno de los viajes, estuve en el hotel Bauer, en el gran canal y asomarse al balcón por la noche era un placer para todos los sentidos.
      Un beso

    2. Aurora Royo

      Qué gran frase, Amparo!!: “penetración en la gran canal o en el pequeño…”, jajajajajajaj…..

      El espíritu de Epi os está poseyendoooo (en el sentido que queráis…).

      Nunca “fórcola” ni “tolete” dieron tanto de sí!!!! (ni en Venecia ni en el Caribe), nunca.

      Cómo me gusta leeros!!!

      Abrazo.

      1. Aurora, he pensado que Amparo se había confundido, pues el gran canal es el del parto y yo ahí no me meto, es más de ahí salí y no es motivo de chanzas. Perdona bonita, pero que os estoy poseyendo, es un parecer tuyo, porque yo no noto nada.
        De todas maneras el canal pequeño………….
        Sois más malas que yo.
        Un beso para las dos

  18. Impresionante tragedia veneciana, magistralmente ambientada y relatada. Solo he estado en Venecia una vez y solo un par de días (era un circuito), pero gracias a las fotos y recuerdos la tengo presente en la memoria; y ahora con a tu relato me he sentido de nuevo allí; eso sí, con el corazón bastante más acelerado. ¡Enhorabuena! La suerte no creo que te haga falta. Saludos

      1. Aurora Royo

        Mis varias visitas a Venecia nunca me han dado miedo, Epi, sino todo lo contrario. A partir de ahora, andaré con más cuidado. Joé con Polichinela, qué entrañable ;-)!!

        Abrazo.

  19. Bueno despues de todo lo que tuve que recorrer para llegar hasta aquí, lo único que puedo decirte es que los carnavales de Venecia son los mas chik y si te disfrazas de polichinela la cosa se complica muy mucho.
    Un abrazo carnavelero.

    1. No tengo el de polichinela, pero no lo descarto Puri, el fin de semana que viene me disfrazo de “La mami negra” de lo que el viento se llevó, si puedo te mandaré una foto. Mi mujer va a ir con el deshabillé de la scarlata y la columna del dosel de la cama y no se si habrá muertes, lo que si se es que tengo que tirar de las cuerdas del corsé. Ya te contaré.
      Un beso

  20. Don Epífisis. El amante insaciable, el ruín asesino oculto tras la mácara, el perturbado que comete el crimen en una ciudad donde la humedad conserva bien los cadáveres.
    De momento, ha quedado impune, veremos el siguiente.
    Suerte, me gustó.

  21. Ángel Saiz Mora

    Perdona que haya tardado tanto en comentarte como te mereces, aún no he tenido tiempo de leer todos los relatos. Lo que siento en el caso del tuyo, es haber llegado tarde para decir algo original, que no haya sido ya destacado. Seguro que me repito, pero he de decir que me ha llamado la atención un texto tan trabajado, con una ambientación perfecta, gracias al que nunca se me olvidará lo que es una fórcola.
    Venecia sabia y artística hasta el final, que sabe sacar a flote el arrepentimiento de un asesino con el tañido elegante de una pequeña campana.
    Muy bueno. Un saludo.

    1. Ángel, hay tantos detalles en Venecia, que si te pones a resaltar alguno, empalmas con otro y no terminas nunca.
      Otra cosa curiosa: El Campanile es de 1904 o 1905, se hundió un año antes, estaba un día leyendo los Blancos y Negros del ABC de una colección de mi abuelo y zas, una foto del Campanile a ras del suelo y la gente encima de los cascotes. Por eso hay ascensor. Se reconstruyó y ahí está, pocas personas saben que es actual.
      Un abrazo

Dejar una respuesta