Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

15. FOTO FINISH (EDUARDO MARTÍN ZURITA)

Sonó el pistoletazo. En el silencio de la pista, los cuádriceps sonaban a manojo de bridas. Movidos por una potencia estratosférica, escuchábamos el chasquido de los deltoides; cómo pudieran llegar a volverse papilla en el intento de ganarle fracciones a los segundos. Tiraban hacia adelante los abdominales. Aseguraría que los talones recibían impulsos más propios de canguros. El norteamericano, seguramente acostumbrado a huir de otros negrazos en su infancia, cogió ventaja. Con más pecas que el arroz con leche y canela, le seguía el australiano. Y a este el inglés de color, genio y figura de vigoréxico. Luego aquel africano nada enjuto tampoco. Cerrando la desigual alineación resoplaba un japonés. Corrían sin pensárselo ni mirarse de reojo, olvidándose de los pinchazos, rezándole a Cronos, y el tartán parecía ir a levantarse lo mismo que una carretera llena de sudor y como de profundas huellas de patines sobre hielo. La situación, durante los primeros sesenta metros, anunciaba una carrera de pronóstico muy decantado. Un oxígeno de otro mundo debió inundar sin embargo, mágico, aquel quinteto de pulmones… Los competidores, como uno solo, traspasaron la línea de llegada. Era como si el planeta Tierra, sin esfuerzo, alcanzase a abrazarse a sí mismo.

 

20 Respuestas

  1. martinzurita2000@yahoo.es

    Comprenderéis, y sabréis disculpar que el “abrazase” del final es una errata como la copa de un pino. Lo correcto: abrazarse, abrazarse a si mismo.
    Eduardo Martín Zurita.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Lástima que el representante europeo no fuera un español, o ¿quién sabe? tal vez, en este caso, siguiendo el ejemplo de nuestros representantes políticos, no quisiera participar en el abrazo final. Suerte y un saludo.

  3. martinzurita2000@yahoo.es

    Gracias, Jesús, por tu comentario y buenos deseos. Me gusta esa intencionalidad política con que amplías el texto que, perfecta y acaso más lúcida y lucidamente, podría haber escrito en el sentido que apuntas. Me da la impresión de que los españoles corrimos tanto en el pasado que aquello nos dejó exhaustos. Un abrazote.

  4. Calamanda

    Eduardo, te has recreado con acierto en el esfuerzo físico consiguiendo ritmo y cadencia de autentica carrera. Suerte y saludos

    1. martinzurita2000@yahoo.es

      Hola, Calamanda. Creo que al ir escribiendo el texto se me saltaban las gotas de sudor y sentí que terminaba con agujetas. Con decirte eso te lo digo todo. Gracias por tu visita tan agradable siempre y tan gentil.
      Un beso.

  5. martinzurita2000@yahoo.es

    Hola, Ana. Me gusta que te guste el texto. Gracias por ello y por las fórmulas que me brindas para subsanar la errata. Creo que voy a pedirle a JAMS que ponga la erre que falta, que igual yo la lio (soy un auténtico inútil informático, amén de un abanico de otras inutilidades. Has captado de maravilla (por cierto, recuerdos a tu mar en donosti)el sentido del texto, su visibilidad, pero sobre todo el alcance que pretendía darle: la igualdad entre el género humano: todos entran a la vez. Y la Tierra se saluda por ello. O ese algo o alguien que les ha insuflado ese aliento cargado de un oxígeno distinto, mágico.
    Tienes razón que falta muchísimo que hacer en torno a los derechos, la IGUALDAD y la justicia para con las mujeres, que en cuanto se les brinda la menor oportunidad la provechan con creces. Soy de los que piensan que, en sí considerada, es decir, en tanto que ser, la mujer es muy pero que muy superior al hombre. Hasta las virtudes llevan nombre femenino. No hay que desanimarse, algún día caerá la breva de puro madura.
    Un beso grande como la bella Easo.

  6. Salvador Esteve

    Un texto musculado en lo reivindicativo. Diferentes historias, credos, nacionalidades, infancias, cualidades, pero todos iguales ante la vida. Un relato empapado con gotas de humor y con una foto final que es un canto a la tolerancia. Me ha gustado mucho, Eduardo. Abrazos y mucha suerte.

  7. martinzurita2000@yahoo.es

    Gracias, Salvador. Captas perfectamente la intencionalidad del relato. Me hace gracia, me gusta sobremanera lo de “texto musculado”. La metáfora del micro es la igualdad. Traspasan la meta todos al mismo tiempo, en el mismo tiempo. A ver si el músculo sirve para poner la igualdad, la tolerancia y la solidaridad entre los pueblos en su máxima expresión de vitalidad. Creo que tal cosa y no otra era lo que pretendía el barón de Coubertin con el olimpismo.
    Un abrazote.

  8. J u a n P é r e z

    La filosofía que impregna tu gesta, es ecuménica, como mi religiosidad, y por eso me emociona y llena de carácter terriplanetícola. Me ha complacido este mensaje.
    ¡Hago arabescos con mi chistera en Tu Honor!¡¡El resto es mérito tuyo amigo ensayista !!ABrazos de Ciudadano del Mundo.

  9. martinzurita2000@yahoo.es

    Hola, Juan. Gracias por tus palabras, que trascienden cualquier mensaje o comentario arquetípico. Además de un genio eres, definitivamente, a mi modo de ver, un cachondo sentimental esperemos que sin solución. Es un placer con paladar de ambrosía leer cualquiera de los comentarios que haces a los compañeros, amén (ya que te pones ecuménico)de tus textos propios. Un honor ser tocado por tus palabras, por esa semántica “juanpereciana” nada anfibológica ni afectada de polisemia. Me sumo complacido a la Ciudadanía de tu Mundo. Un abrazo inconmensurable.

  10. Martín Zurita

    Gracias, Juan Antonio (qué bien acompañado en la foto, por cierto). En la carrera de la vida, tan breve e intensa como lo es la de los cien metros, deberíamos sentirnos más acompañados al alcanzar nuestra meta y más generosos y competitivos a la búsqueda de que haya meta que conseguir para todos, que la calle por donde corremos cada uno no resulte tan absolutamente diversa de la del otro: nada de aceite, de clavos…, creo que ya me entiendes. Un fuerte abrazo.

  11. Martín Zurita

    Gracias, Javier, por haber hecho unos metros en esta humilde pista. La de la carrera diferente en la que todos ganan porque no gana ninguno; eso sí, ayudados por un oxígeno que no era de este mundo. Este mundo deja mucho que desear, me parece. Un fuerte abrazo. Y feliz resto de verano.

  12. Estaría muy bien que esta “magia de otro mundo” que los inunda en forma de oxígeno nos inundara a todos nosotros en forma de solidaridad y justicia social , y así poder llegar todos a la meta común: ser iguales.
    Un buen deseo para la Tierra.
    Saludos,
    Carme.

  13. Martín Zurita

    Hola, M. Carme.
    Creo que has captado con mucha solvencia el mensaje final que se desprende del texto. Ser iguales, con nuestros rasgos específicos, eso sí, que poder aportar a los otros. Mi yo está a mi alrededor, decía Rimbaud, más o menos. Igualdad. Un sueño. Un caramelo. Gracias por tu comentario.
    Besos.

  14. MªBelén

    Un relato que desprende esfuerzo, tensión, velocidad… Leerlo es participar en la carrera, vivirla y agotarse junto a ellos.
    La llegada es una imagen de complicidad, todos con un mismo pulmón respirando el mismo aire, todos iguales ante el podio.
    Fantástico Martín. Felicidades por ello.
    Suerte y un abrazo grande.

  15. Martín Zurita

    Gracias Mª Belén. No se puede resumir mejor lo que pretendí con el texto. El esfuerzo de los competidores por ganar, algo normal. Y esa IGUALDAD, sin embargo, que es lo que supone el cambio en el relato, lo que rompe con la habitualidad y convierte en algo especial la carrera. Es la cuestión importante que subyace.
    Besos.

  16. Martín Zurita

    Muchas gracias Mª Belén. No se puede resumir mejor lo que pretendí con el texto. El esfuerzo de los competidores por ganar, algo normal. Y esa IGUALDAD, sin embargo, que es lo que supone el cambio en el relato, lo que rompe con la habitualidad y convierte en algo especial la carrera. Es la cuestión importante que subyace.
    Besos.

  17. Martín Zurita

    Muchísimas gracias Mª Belén. No se puede resumir mejor lo que pretendí con el texto. El esfuerzo de los competidores por ganar, algo normal. Y esa IGUALDAD, sin embargo, que es lo que supone el cambio en el relato, lo que rompe con la habitualidad y convierte en algo especial la carrera. Es la cuestión importante que subyace.
    Besos.

Dejar una respuesta