Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

48. FRENTE AL ESPEJO

 

El chorro de agua fresca arrastra las legañas de su rostro de la misma manera que se fueron los años vividos. Y Manuela revive la primavera de su infancia cuando, aún niña, trabajó las tierras, cuidó los animales y atendió a una madre eternamente postrada en cama.

 

Porque recordar los años echados al lomo, como trabajadoras de jornada y media diaria, evoca dolores pegados al costillar; Y provoca un reproche que nace del pecho para surcar el sendero que marcan las arrugas de su cara. Una lágrima por padre y todos los que jamás escupieron un gesto de reconocimiento hacia estas mujeres. Las mismas que, a la par que trabajaban como hombres, corrían más que las penas para dejarlas atrás. Para huir de la miseria.

 

Por eso ahora, tras una vida dedicada a los suyos, no puedo evitar recordarla. Dicen que dobló el lomo e hincó las rodillas como nadie. Que llevaba colgando de las pestañas la pena saetera de una vida vivida sin vivir y que jamás regaló sus besos analfabetos. Todo eso me contaron en aquel motel de carretera del que se marchó lo mismo  que se van las tardes de primavera. Sin decir adiós.

18 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Todo un homenaje a las madres sacrificadas, a las que lo dan todo sin pedir nada. Me gustan especialmente algunas de las expresiones empleadas, como “dolores pegados al costillar”, o “corrían más que las penas para dejarlas atrás”.
    Suerte y un saludo

  2. Cari Blázquez

    Esos besos analfabetos debieron compartirse con alguien, las penas en compañía se llevan mejor…
    Enhorabuena por tu relato, es la piedra hecha poesía.

    1. Raúl

      Si no puedes compartir… mejor no regalar. Guardar a veces es la esencia de no perder. Bueno, gracias por tu comentario, que me pongo muy filosófico.

  3. Isabel

    Qué bien narras esa amargura de vida, de una niña que nunca pudo serlo, porque le tocó ser madre, mujer y responsable. Y ya, con ese norte tan perdido, nunca encontró la dirección de una vida feliz.

  4. Mª Belén Mateos

    Me encanta el sentimiento que pones en cada palabra, la crueldad y dureza de la vida en la espalda de tu protagonista.
    Ese fondo poético le da más valor a tu relato.
    Un abrazo raul.

  5. Rafa Heredero

    Nos cuentas una vida dura, que es la de tantas mujeres en el campo. Dan ganas saber qué sucedió con ella desde que se fue de ese motel.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta