Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

107. Gananciales

Cuando exterminamos el amor, procedimos al reparto. Fue sencillo plasmarlo en el acuerdo de divorcio: de la biblioteca elegí los libros en estantes pares. “¡Ay, Teo! Sabes que los números impares nunca me gustaron”, le digo. Con la ropa hubo cierto equívoco, hasta que convenimos realizar la asignación de los cajones sometiéndonos al antojo de los dados. Él se quedó con los vasos largos. Yo con los chatos. Con la medicación, sin embargo, tuvimos que sentarnos a negociar. Conseguí quedarme con las píldoras amarillas de las mañanas y su sabor metálico. Él prometió llevarse todas las de color malva que me hundían las noches y me dejaban el vientre helado.

El conflicto surgió cuando llegó el turno de dividir mis monstruos interiores. “Se reparten también al cincuenta por ciento”, dije. Sólo así era posible disolver la sociedad de gananciales. Así que a base de alaridos logré endosarle mi pánico al tintineo de las llaves y las sombras que arañaban los cristales de madrugada. Las voces de mi cabeza, sin embargo, no quisieron marcharse con él. Se escabulleron en mi cálido estómago en una orgía de palabras, festejando la liberación de las cadenas moradas.

10 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    Un micro de impronta tenebrosa -a mí son los que más me gustan-y recrea atmósferas de gabinete de alienista, cosa que me gusta aún más. Es todo muy ameno, pero especialmente me gusta el último párrafo, cuando surge el conflicto. Me despido dejando constancia de mi admiración.
    Felices Vacaciones . . de. . J u a n .

    1. Muchas gracias, Juan. Nuestra mente en sí es un gabinete de alienista 🙂 Lo tenebroso de este tipo de repartos es quedarse con los miedos ajenos. Esos que luego no quieren marcharse. Felices vacaciones a ti también y encantada de saludarte.

  2. María Rojas

    En estos meses por motivos de trabajo poca atención he podido prestar a los escritos del blog. Ahora que te leo entre las premiadas, quiero decirte que me gusta mucho tu relato.
    Bienhallada.
    Felicidades

  3. ¡Enhorabuena, Xenia! Esto es llegar y arrasar. Debo reconocer que es un relato difícil para mi, aunque dejar ver algunos asuntos. Creo que la separación es por infidelidad, creo que incluso los protagonistas son homosexuales, pero lo dicho, me supera. Te leeré más, por lo que veo.

  4. ¡Muchas gracias, Javier! Me ha sorprendido mucho tu comentario, honestamente. Cuando hablamos de microliteratura siempre se menciona la importancia del lector y la interpretación múltiple, pero nunca lo había experimentado con tanta claridad -así que gracias ;-)-. Imagino que la homesexualidad de los personajes viene por la forma de repartir la ropa, ¿no? Muy buen apunte, aunque también pretendía ejemplicar la imposibilidad de buscar cualquier criterio justo en estos casos.

    Pocos lectores tan entregados como tú me he encontrado 🙂 Y por supuesto, yo también te leeré.

    Gracias de nuevo y felices vacaciones.

Dejar una respuesta