Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

106. GARGARISMO

Él está encorvado como nunca y camina con la mirada menos alzada por las mañanas. Ella, en cambio, tiene la voz cada vez más modulada al cantar. Todos hacen ver que no la oyen, pero sonríen de medio lado al verlo pasar arrastrando los pies por cubierta. Saben que la tiene bajo llave, aunque nunca la han visto. Él no se fía de ninguno de ellos. Brillándoles los ojos, cuchichean que le acabará succionando el alma. Con la que ella parece estar afinando su garganta, añade algún socarrón. Sin imaginar cuánto hay de cierto en lo que dicen, matarían por ocupar el lugar de su capitán. Y es que sólo yo, la noche que embarcó, fui testigo de por qué la llevaba en brazos.

19 Respuestas

  1. Marta López Cuartero

    La bella sirena en tu bello relato.
    Miguelángel, fluyen tus palabras como las notas de un pentagrama y sin apenas salpicar.
    Es precioso, felicidades y ¡mucha suerte!
    Abrazo
    Marta

  2. Ángel Saiz Mora

    Él se consume en una forma inversamente proporcional a la que ella prospera. Lo sabe y no quiere o no puede hacer nada por remediarlo, dominado por su influjo. Todos lo saben y le envidian, a pesar de su previsible desenlace funesto. De todas formas, cuando ella termine de aclararse la voz, difícilmente saldrán con bien de ese barco. El final del relato, que lo cuanta todo sin decir, es un broche excelente.
    Un abrazo y suerte, Miguel Ángel

    1. Bueno, yo dudo que sepa el resto lo que está ocurriendo realmente en el camarote del capitán. Ni sospechan qué aclara realmente su voz. Aunque, vamos, no les importaría llegado el caso, por supuesto.
      Un abrazo, Ángel.

  3. Parece que es ella la que le está succionando y hace gárgaras con sus fluídos, con los que va afinando su voz hacia el inexorable fin al que siempre llevan los cantos de sirena. Espléndido, como siempre.
    Suerte y abrazo.

    PD: no le has llamado la atención a Ángel por separarte el nombre. ¿Magnanimidad? ¿condescendencia?…

    1. Jajaja, es que hemos hablado muy pocas veces y me da apuro reñirle tan pronto, Rafa.
      Pues digo yo que, con un tercio de las palabras que yo he utilizado has hecho tú el mismo micro y se entiende igual o mejor…

      Un abrazo, maestro.
      (Oye, tú estabas en la final de ReC? Ya está tol pescao vendío, no?)

  4. Ton

    Hola Miguelángel.
    Estupenda historia, como todas las que he tenido la suerte de leerte.
    Increíble convivencia entre el humano y una sirena. No obstante esta pareja parece con más porvenir que la que yo relaté.
    Tu “De lo que quise sin querer”, siempre a mi alcance, sobre la mesilla, por ver si se me pega algo de tanto leerlo.
    Enhorabuena,
    Ton.

  5. MªBelén

    La magia del canto de las sirenas, que embauca a todo aquel que escuche su voz. La magia de tus relatos que siempre son un placer leer aunque quedemos encorvados y succionados por ellos.
    Fantástico Miguelángel Un abrazo grande.

Dejar una respuesta