Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

91. Guardiana de su tierra

Doña Bernarda espantó a los cuervos con un grácil y enérgico mandoble de cayado a pesar de sus noventa años. No permitiría que esos malditos demonios negros le arruinaran la cosecha otra vez. El espantapájaros que había confeccionado con la ropa de su difunto Silverio, incluida la boina tamaño paella que siempre llevaba, parecía no asustarlos. Era un monigote feo, aunque no tanto como su Silverio, y los pajarracos al verlo parecían graznar de risa. Por eso se había apostado bajo uno de los árboles, ataviada con ropa de camuflaje. En cuanto los vio acercarse ejecutó unas ágiles volteretas, aprendidas del curso de Internet: “Ninjitsu básico para agricultores veteranos”, y comenzó a repartir a diestro y siniestro. El cayado en sus manos era un torbellino mortífero y los córvidos caían como moscas. Cuando quedó uno nada más, malherido en el suelo, la anciana se dirigió a él:

–Venga, alégrame el día –murmuró amenazadora.

El desesperado animal escupió al suelo con rabia y después lanzó un ataque suicida contra su enemiga mientras graznaba a pleno pulmón: “¡Banzai!”

Doña Bernarda despertó al pie de una de las higueras que protegía. “Madre mía, que sueño más tonto” pensó.

14 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Menuda película la que se ha montado Doña Bernarda bajo la higuera. Ya tiene que tener humor, a sus noventa años. Lástima que fuera en sueños, porque si no los pobres cuervos ya habrían estirado el ala y la pata. Simpatático relato, José. Suerte y saludos.

  2. María Jesús Briones

    Me gusta la forma de contar ágil y divertida. Me ha hecho mucha gracia el nombre del curso de Internet y la boina tamaño paella, casi, casi tanto como a los cuervos.
    Suerte y un saludo

    1. José Martínez Moreno

      Muchas gracias por tus palabras, María Jesús.
      Si he conseguido divertirte un poco, me conformo con eso. 🙂
      Gracias por esa suerte. Saludos.

    1. José Martínez Moreno

      ¿Has visto qué abuela, Rosy? Jejejee, 🙂
      Me alegro muchísimo de haberte sacado unas risas. Esa es mi mayor recompensa.
      Muchas gracias y un saludo.

  3. Me alegra encontrar un cuento divertido, fresco, distinto. Algo muy difícil de hacer. Nos solemos decantar por historias dramáticas. Por lo menos en mi caso, me salen más naturalmente. Por eso aprecio mucho que alguien asuma el desafío de ir por el lado del humor. La única pega que puedo ponerte es que no necesitaba que fuera un sueño. Es como la salida más fácil. Estaba soñando y listo. Creo que si hubieras mantenido la ambigüedad hasta el final, sin decirnos que se trataba de un sueño, sino dejando que los lectores dudáramos y pensáramos que tal vez lo fuera, pero sin tener la seguridad, el relato ganaría un punto más.
    Enhorabuena y mucha suerte, doc.

    1. José Martínez Moreno

      Gracias por tu sinceridad, Patricia.
      A mí me salen con más naturalidad las chorradas, jajajaa. De todos modos, y aunque sé que ganar con un relato de humor es muy difícil, lo que persigo sobre todo es que la gente me lea.
      Mira, lo que me comentas de que hubiera sido mejor que no fuera un sueño, para mí es precisamente parte de lo que hace cómico al relato. Lo absurdo del sueño y la reacción de ella al ver lo que ha soñado,,, a mí como autor del micro me parece algo acertado, pero es algo opinable por supuesto.
      Gracias y suerte también para ti.

Dejar una respuesta