Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

70. Habanera (Lola Pacheco)

En Cádiz, los cañones no mueren. Como veteranos de guerra, encontraron su retiro protegiendo las esquinas del maltrato de los carros.

Los que atormentan a Eladio flanqueaban la casa del indiano. Entregaba allí diariamente el pedido de ultramarinos, que recogía una cubana llegada con el último barco tabaquero.

Eladio se anunció:

– ¡Chicucooo…!

Una voz dulzona manó del fondo del patio:

– Chicuco, entra.

Acudió indeciso al penumbroso almacén y la encontró rulando sobre su muslo desnudo un cigarro.

– Mi mamá los liaba así…

Eladio la miraba atónito.

– ¿De dónde viniste tú, niño?

– Del norte -balbuceó.

– ¿Y qué edad tienes?

– Catorce.

– Yo, diecisiete -añadió tras meditarlo.

Después le contó que robaba cigarros al patrón para irse a Sevilla.

– Si encontrara quien me los colocase… -susurró ofreciéndole el que fumaba.

El habano jugueteó de boca en boca, y Eladio, embriagado, acabó perdido entre sus muslos, duros, negros, brillantes de sudor.

La cubana fue descubierta pronto, el chicuco llegó a regentar la tienda, y los cañones siguieron flanqueando la casa del indiano. A veces, a pleno sol, se ve a don Eladio con su puro apoyado en uno de ellos, negro, brillante, candente… Solo reanuda la marcha cuando siente el metal abrasándole la mano.

18 Respuestas

  1. Menuda habanera que nos regalas. Ahora mismo solo soy capaz de articular aplausos, quizás más tarde comente algo, pero de momento me he queadado sin palabras.
    ¡¡Enhorabuena Lola!!
    Besosss!!!!

  2. Si un lagarto acostumbrado al sol, como Juancho, se ha impresionado por el candente metal del cañon, imagínate lo que ha pasado con los que no estamos acostumbrados a tan altas temperaturas. Genial, Lola, como todo lo que escribes.
    Más besossss!!!!

    1. Lola Pacheco

      Me apetecía escribir algo calentito. Jeje.
      “Genial” es una palabra muy grande, pero me alegro si te lo parezco a ti. Gracias por leer y por tu comentario, Rafa. Recojo tus beso y te mando unos cuantos de vuelta con un abrazo.

  3. Ana Fúster

    Me gusta que con apenas unos toques (voz dulzona, muslo desnudo, susurró, embriagado…) hayas logrado cargar de sensualidad el ambiente de esta historia, que la última frase rubrica con contundencia. Besos y suerte.

    1. Lola Pacheco

      Pues me alegra mucho que te haya llegado el espíritu de la historia. No quería pasarme con la dosis…
      Muchas gracias por leer y comentar, Ana.
      Un saludo.

    1. Lola Pacheco

      La verdad es que no pensé que el tema de los cañones pudiera dar para tanto; se han visto de todo tipo en estos meses por estos lares, y muy buenos. Los míos son el fruto de muchos paseos por Cádiz y de una mente calenturienta. 😉
      Un saludo, Antonio.

  4. Barlon Mrando

    La pureza la perdió el chaval allí aquel día. Como siempre Lola nos muestra la elegancia a la hora de escribir este testo. Me gusta tanto el ambiente sensual como ese tecordar de Don Eladio. Muchisma suerte, guapa.
    Besísimos.

    1. Lola Pacheco

      Payo, es que aquí me pongo muy fina, pero tendrías que verme con la fragoneta vendiendo malacotones.
      Gracias por tus buenos deseos. Un abrazo, guapetón.

    1. Lola Pacheco

      Y muchísimas gracias a ti por leer y por tus palabras, Juan Antonio. Ese “cuentas como los ángeles” es un pedazo de piropo.
      Besos.

Dejar una respuesta