Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

103. Hamlet

Duerme en el teatro, en la cama en la que imaginariamente enfermo interpretó a Moliere, en la que le hizo el amor a Melibea, con las bambalinas apagadas y el eco de los aplausos esfumándose por el patio de butacas.

Hace tiempo que no cuelgan el cartel de “localidades agotadas”. Las deudas forman parte ya del decorado y el telón de su espectáculo lo echó definitivamente Ofelia, su Ofelia, cuando sin despedirse, hizo mutis por el foro dejándole un desahucio anunciado y una llaga, en que el alma está metida, que aún supura.

En esa desazón, en ese “Ser o no ser” sin declamar, la calavera le sonríe burlona y se escapa de sus manos para elaborar parsimoniosamente un nudo con la soga de la tramoya.

13 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un completo homenaje al teatro, al tiempo que la descripción del triste declive de una vida, con sus ilusiones desprendidas una a una, poco a poco pero sin pausa, hasta un final que por fuerza ha de ser dramático.
    Encantado siempre de leerte, Raquel, mucha suerte y un abrazo

  2. Olé, qué final, ¡¡apoteósico!!! Me ha gustado y más con ese tono de clásicos dramáticos y trágicos relacionados con el amor, como el final de tu protagonista. Es un relato que se capta en una primera lectura y ya si quieres volver a saborearlo pues lo lees una y otra vez.

  3. Esperanza Tirado Jiménez

    Me ha encantado tu recreación de la eterna crisis del teatro y de sus protagonistas, lejos del ‘star system’ lleno de luces brillantes.
    Aunque esas sombras del patio de butacas tienen su encanto también.

    Mucha suerte.

  4. María José Escudero

    Un claro homenaje al teatro que está permanentemente en crisis. Por suerte, el teatro sigue ahí, no se rinde . Pero necesitamos al actor, su presencia en el espacio escénico para mostrar dramáticamente la complejidad del mundo, de la condición humana. Quiero pensar que el personaje no se rinde tampoco, que interpreta una escena para mostrarnos la desesperanza y lo hace tan bien que yo me levanto de la butaca y aplaudo y el nos saluda ya co la soga en la mano como parte del atrezzo. Mucha suerte.

Dejar una respuesta