Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

47. “Haylas” (Alberto Moreno)

Tengo cáncer. Los reyes son los padres. Tú me besas. El calvo de la lotería es en realidad un señor de Trinidad y Tobago que no hace magia ni nada. Tú me abrazas tan fuerte… Las burbujas de Freixenet son simples chicas, que además no suelen ir así por la calle. Y me haces el amor tan sólo con mirarme. Papá Noel no puede estar a la vez en la puerta del Carrefour y en la del Corte Inglés, es imposible. Soy tan feliz que a veces creo que todo es un sueño. Copperfield no hizo desaparecer la Estatua de la Libertad, pero mamá se llevó a papá al poco de morirse. Y a él no le importó, total, ya había terminado de arreglar el establo. El caso es que ella sí lo hizo desaparecer, y eso que no era maga. Tú tampoco. Sin embargo, el médico no entiende qué es lo que hace mejorar tanto mis análisis.

                                                                                                                                                                                                                                              (a Casti)

17 Respuestas

  1. Rafa Heredero

    Hay unas cuantas verdades preciosas escondidas entre las verdades-decepciones que nos describes en tu relato. A aquellas debemos agarrarnos. Así no es extraño que llegue la verdadera magia para acabar con la derrota del inicio del micro. Ojalá todos los finales fueran tan luminosos.
    Suerte y saludos.

  2. Tu relato… o cuando alguien escribe de forma que, tras los desgarros, uno puede ver belleza, verdad… magia.
    Me ha encantado porque está lleno de ingenio y de ternura.Y de un dolor que parece aliviarse.
    Enhorabuena!!!

  3. Alberto

    La ciencia es algo maravilloso, quizás lo que debería regir todo, pero a veces ni la ciencia logra entender ciertas cosas. Muchísimas gracias por tus palabras, Salvador, todo un orgullo recibirlas.

  4. Laura Reinón López

    Precioso relato, Alberto, sobre todo la luz y la magia que se cuela por esos resquicios de vivencias dolorosas. Mucha ternura, también.
    Un abrazo.

  5. La verdad duele, parece que nos quieres decir en cada frase de tu relato. Pero el amor cura, nos dices al final. Y lo dices con un texto hecho de frases cortas e inconexas (aparentemente) con las que vas tejiendo tu historia. Y cada frase es un golpe, o un mazazo, pero de los golpes te recuperas y te levantas.
    Y al final, aplaudimos todos.
    Las buenas historias son como las meigas, haylas 😉
    Suerte y abrazos,

Dejar una respuesta