Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

33. Héroe, con h de hombre (La Marca Amarilla)

– Vamos a ver, Germán ¿Por qué no quieres venir?
– ¿Pa qué?
– Ya lo sabes, la gente te quiere mucho, el pueblo entero está muy agradecido y por eso desea entregarte la medalla de honor. Te lo he explicado varias veces…
– Y yo te he dicho mil veces, alcalde, que ya sé que me quiere, que no me hace falta na más, cojones.
– Pero mira que eres cabezón, Germán. ¿Quién como tú ha cuidado el entorno de la comarca, y nuestro ganado, convirtiéndolo en el más preciado de la región…?
– …
– ¿Quién, gracias a sus conocimientos sobre animales, ayudó a parir a aquella mujer extranjera, salvándola a ella y a su criatura?
– Cualquiera hubiera hecho lo mismo…
– ¿Sí? ¿Y quién ayudó a tanto perseguido durante la guerra a refugiarse en nuestros bosques? ¿Y a cruzar la frontera para que no los deportaran?
– No fui el único.
– Ya, Germán, pero tú no les cobrabas, carajo…
– Pos claro, solo faltaba, nos ha joío.
– ¿Ves? Pues por eso y por mucho más, te mereces el homenaje.
– Pues sigo sin entenderlo, alcalde…
– ¡Me cago en la puta, Germán!

18 Respuestas

  1. Barceló Martínez

    Hola Miguel Ángel, me ha gustado mucho tu relato. Los héroes de verdad son así, personas desinteresadas que hacen el bien por principio, sin esperar nada a cambio, con la convicción de que lo que hacen no es algo excepcional, sino simplemente lo que debe hacerse. Lo has reflejado de manera excelente, mi más sincera enhorabuena. Un abrazo y mucha suerte.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Un héroe sin ansia alguna de figurar, en contra de lo habitual. Me da que la negativa de Germán, al alcalde, le va a impedir salir en la foto, cosa que, creo, anhelan la mayoría de los políticos. Bravo por todos los Germán que viven haciendo el bien sin aguardar nada a cambio; pero que se dejen querer un poquito, por favor. Curioso tu relato. Suerte, Marca, y un saludo.

  3. Ángel Saiz Mora

    Hacer lo correcto ya tiene su mérito, cuando lo cómodo es mirar para otro lado. Si además no se pide nada a cambio, el aludido se convierte en un héroe auténtico, un hombre completo (las dos con “h”), todo lo contrario a un proyecto fallido. Alguien educado en la solidaridad y hasta el sacrificio, materias que deberían ser troncales en toda existencia, sin necesidad de haber ido a ninguna universidad.
    Has delimitado claramente la psicología de este personaje único y posible. Puede que el alcalde termine por celebrar ese homenaje, pero va a traerle más quebraderos de cabeza que el Nobel a Dylan a la academia sueca.
    Un abrazo, Marca. Suerte ¡campeón!

Dejar una respuesta