Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

97. Híbrido

Mi padre emprendió su particular viaje por el hiperespacio aprovechando “la hora floja”, un concepto tan simple como difícil de explicar. Estuvo sólo una semana aquí, en la Tierra, pero cuando se fue, desvaneciéndose a la vista del pueblo entero, ya se había ganado la admiración de todos, aparte de dejar embarazada a mi madre.

Durante los veinte meses siguientes, al tiempo que se gestaba la leyenda sobre su deslumbrante figura, en el interior de mamá también lo hacía yo, bajo enormes expectativas. Fue ella la primera persona a la que decepcioné, al ser colocados en sus brazos los seis kilos, fofos y sin gracia, de mi cuerpo. Crecí sintiendo siempre aquella misma mirada por parte de todos, entre acusadora y compasiva, e incluso hoy, cincuenta años después, mi andar pesado y torpe hace suspirar resignadamente a quienes lo contemplan.

Me alimento del aire y nunca duermo. Solo en casa desde que mamá murió, paso las noches sentado en el porche, observando el firmamento. En la hora floja yo controlo órbitas y regulo el clima; deshago conflictos, frustro ataques; equilibro fuerzas, prevengo hambrunas, evito cataclismos…; mientras esta noble gente, a la que tanto amo, duerme a salvo y en paz.

13 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Menudo descubrimiento eso de la “hora floja”. Yo solo conocía, de oídas, la hora feliz, la última hora, hora grave y alguna otra por el estilo. Dejando las bromas, me ha gustado tu texto. Y también me ha asustado un poco, porque veo a tu personaje como un cruce entre Marlon Brando, ya deforme y en las últimas, y un remedo de Franco, vigilante con su lucecita, ¿protegiéndonos? Enhorabuena y suerte. Saludos, Enrique.

    1. Enrique

      Posiblemente todo personaje tenga un lado si no oscuro sí un poco misterioso. Mi intención en este caso era la de contrastar esa insatisfacción general, respecto a lo que la gente esperaba de él, con ciertas virtudes que el personaje atesora y que decide no dar a conocer. En cuanto a eso de las “horas”, quizá la más popular sea la de “comer”, jeje. Esta “floja” creo que falta explicarla mejor para que al menos tenga algo de aceptación.
      Gracias, Jesús.
      Saludos.

  2. Ángel Saiz Mora

    Voy a empezar diciendo que has escrito un prodigio de originalidad, así, como quien no quiere la cosa. Qué gran superhéroe el tuyo, alguien que a sus dotes añade un componente no menos esencial, la modestia, pues nadie conoce que se trata de un bienhechor, alguien de quien todos esperaban mucho, pues nació de una extraterrestre y una mujer, que en apariencia decepcionó un poco a todos. Ojalá existiera más como él y muchas “hoja flojas”.
    Me ha gustado mucho, Enrique
    Un abrazo y suerte, amigo

    1. Ángel Saiz Mora

      (Quise decir “existieran” y “horas flojas”. Disculpa, es que escribo con un teclado que no es el mío y no está en buenas condiciones)

    2. Enrique

      Supongo que este personaje, sobre todo, tiene poca necesidad de ser aceptado, quizá porque en su grandeza está por encima de ciertas flaquezas humanas, y le basta por lo tanto con cuidar de la gente, del mismo modo que un padre cuida incondicional y desinteresadamente de un hijo pequeño aunque este aún no tenga capacidad para apreciar lo que hace.
      Perfecto tu análisis de la historia y de mi intención al escribirla.
      Gracias por todo, amigo Ángel.
      Un abrazo.

  3. Asun Paredes

    Has creado un personaje que se debate entre el amor que le tiene a sus congéneres por parte de madre, a los que intenta proteger de todos los desastres de la tierra, y la soledad que se deriva del hecho de ser diferente a ellos.
    Generas empatía hacia tu protagonista, Enrique, tiene un aura de semidiós pero en el fondo es un incomprendido.
    Un abrazo y mucha suerte.

    1. Enrique

      Me alegran mucho tus palabras, Asun. Crear un personaje que fuera aceptado por los lectores (aunque sus vecinos no lo hagan del todo) era mi primera intención, y cuando tienes que prescindir de información sobre él y su historia, por falta de espacio, te quedas con la duda de si has logrado transmitir lo más importante.
      Gracias por todo.
      Un abrazo.

  4. Salvador Esteve

    Un superhíbrido de amor y soledad. No busca reconocimiento, e incluso a su madre oculta su grandeza. Genial, Enrique. Abrazos y suerte.

  5. Enternece tu superhéroe: incomprendido y hasta repudiado por aquellos a los que protege calladamente. De lo más original que he leído este bimestre y con el añadido de la empatía que genera ese híbrido.
    suerte y abrazos

    1. Enrique

      Muy gratificante todo lo que me dices, Anna. Este relato y su personaje central se hicieron mucho de rogar hasta que finalmente logré encontrar el camino para sacarlos adelante. Me alegro mucho de haber logrado que te guste.
      Muchas gracias. Y aprovecho también para felicitarte por tu magnífico papel en la pasada Copa.
      Un abrazo.

  6. Enrique

    Exactamente, Victoria; la suya es una actividad solitaria que pasa desapercibida para el resto y que él tampoco difunde, aunque la realiza cada noche durante su correspondiente “hora floja”.
    Muchas gracias por tu comentario. Siento no haberte respondido antes.
    Saludos.

Dejar una respuesta