Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

53. IN MEMORIAM

Instantes después de que una ola te arrebatara de los brazos de tu padre, comenzaron a desfilar ante tus ojos las imágenes que hasta ese día habían marcado tu existencia: el triciclo rojo que te regalaron los tíos por tu tercer cumpleaños; los bigotes y barbas de espuma que tu hermano Galib y tú os poníais en la bañera, jugando a ser piratas; cuando te hacías invisible por las mañanas escondido entre las sábanas y mamá tardaba en encontrarte y luego te buscaba las cosquillas por debajo del pijama; los castillos de arena del verano anterior en la playa…

Y la última de todas: la mirada de pánico, angustia e impotencia de tu padre, su grito ahogado por la mar que te tragaba, te arrastraba, te hundía y te alejaba. Una mar gélida y revuelta, oscura y traicionera; una mar que al amanecer, ya en calma, te depositaría, azulado e inerte, en una orilla tranquila de arenas blancas, caracolas, cormoranes y algas.

Una orilla sin castillos de arena.

 

12 Respuestas

    1. Cuando me muera yo y si es cierto lo del serial de imágenes de nuestras vidas, a mí el niño Aylam se me aparecerá sin duda. Me llegó mucho este nene en pañales arrastrado por la marea. Con sus botitas. Tan pequeñín.

  1. Ángel Saiz Mora

    Un niño nunca deja de serlo, de disfrutar, de no darse cuenta de los problemas que le rodean, va con su condición. El problema es cuando los adultos le contagian antes de tiempo de ese mundo imperfecto que no saben mejorar. Todas las víctimas nos duelen, si son niños, además, nos conmueven, algo que logra tu relato con una escritura impecable. Cuántos “in memoriam” similares quedarán.
    Un abrazo y suerte, Susana

  2. Martín Zurita

    Qué texto tan emotivo, Susana. Casi siempre son los niños los que pagan el pato: guerras, hambruna… Con la emigración también sucede y hay que ver lo tristemente bien que nos lo pintas con ese juego de contrastes de estados físicos, y hasta anímicos, y de colores. El mar, ese monstruo sin aparente usura, se lleva al cabo también las imágenes inolvidables de la vida de un niño al tragárselo a él y devolverlo como se hace con una carta equivocada de destinatario. No deberían suceder cosas así, podría pensárselo el mar dos veces; pero tienen lugar y tú estás ahí para contárnoslas de una manera soberbia. Enhorabuena. Un beso.

  3. Pues me has hecho pasar frío. Con los pelos de punta he ido “helándome” según avanzaba la lectura.
    Imágenes felices que iban transformándose en terribles, desoladoras… que todos recordamos, pues quedaron esculpidas en millones de pupilas.
    Un relato muy bien construido y contado, con un desenlace de cuento (como tiene que ser), indistintamente de que conozcamos la historia que narra.

    Un abrazoooo, Susana.

  4. Manuel Menéndez Miranda

    Durísimo, terrible y gran relato. Imposible no ver la imagen del pequeño en la playa al leerte. Un relato que duele de verdad, enhorabuena por haber sabido transmitir esa pena que está claro que llevas dentro.

  5. Jesús Garabato Rodríguez

    Qué bonito y emotivo, Susana. Todas esas alegría infantiles tristemente truncadas en unas, a veces, blandas y límpidas aguas , pero que en demasiadas ocasiones,sobre todo, para los que han nacido pobres como él, se tornan negras y rigurosas. Suerte y un saludo.

  6. J u a n P é r e z

    ¡ S u s a n i t a ! : Tu postrera intervención del año es una acción que despeña la reacción pertinente…pánico por ver a La Infancia Y Su Vía Crucis.
    Bofetada en toda regla, aunque sí bastase para que El Ser Humano aprenda, ya ganaríamos algo. Tendré en mis rezos de fin de año que la atrocidad quede cada vez más desterrada. En fin, que sabes lo bien que escribes, pero lo voy a dejar aquí porque no puedo aportarte lo que más deseas: Críticas a tu forma de escribir. Como despedida decirte cómo disfruté en amena plática contigo comprobando que tu carácter es riguroso y me deslumbró, eres una estupenda mujer. Y aquí, siento no poder aportar críticas tampoco a tu forma vital, a tu personalidad, que ya intuía yo que me iba a gustar más que un choque de trenes(por lo espectacular, no por las víctimas) Me queda, que a poco que pueda-en líneas generales lo tengo difícil-acudir a tierras cántabras para conoceros a todos in situ. Tú has puesto el listón elevadísimo.
    ¡¡¡¡¡¡¡ Feliz Navidad y Olé por Tí!!!!!!!
    J u a n P é r e z, A s i l v e s t r a d o, F e l i z Y A m i g o .

  7. Esa segunda persona que utilizas para dirigirte a Aylam, para hablarle de sus recuerdos, me ha helado el corazón. Una nueva perspectiva para una imagen que todos tenemos grabada en la retina.
    Un abrazo.

Dejar una respuesta