Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

05. Interruptores

Este hombre del antifaz de noche y pijama de rayas sabe que la desesperación es pasar horas en vela, probar mil posturas, abandonar la almohada sobre la cabeza y seguir sin pegar ojo, después de dar con el codo a su esposa, que no para de roncar. Ronca con entrega. Con la perseverancia de una corredora de fondo, mientras él repasa desconsolado nombres, efectos insuficientes y secundarios de relajantes musculares, somníferos e hipnóticos. Este hombre no puede más. Está a punto de ganar medalla olímpica en insomnio. Se levanta, el antifaz caído como el pañuelo de un atracador de sueños, rodea la cama y se arrodilla junto a ella. Cara con cara, la observa fijamente. Duerme dichosa, como si la felicidad fuera un hilito de baba escapando por la comisura de sus labios. Una hemorragia de felicidad que él no puede compartir, pero sí taponar. Con la suavidad de un dedo. Estira el índice con dulzura y un fogonazo de luz la despierta.

9 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Reconozco esa sintomatología. Aún así, me parece cruel como se las gasta el “coprotagonista”. Aunque sería peor enviar ese índice estirado directamente a la cavidad ocular de la posible interfecta. Un saludo.

  2. Ana Fúster

    Jop, yo también pensaba que le iba a meter el dedo en el ojo.
    Está claro que en las olimpíadas faltan modalidades que, si existieran, tendrían muchos y muy buenos candidatos para el podium. Muy apropiado el título, por cierto.
    Besos y suerte.

  3. Salvador Esteve

    Original propuesta esta olimpiada del insomnio que, seamos comprensivos, acompañado se hace más llevadero, jajaja. Abrazos y mucha suerte, Mikel.

  4. Primero pensé que le tapaba los labios a ver si paraba de roncar… Però despertarla así es para matarlo!
    Para consolarse, mientras no haya olimpiadas del insomnio, quizá sí que pueda batir un récord Guiness.
    Saludos!
    Carme.

Dejar una respuesta