Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

36. Jardín humano

Noche cerrada, oscura, solo una tenue luz por el blanco de la luna.

No hace frío, no hace calor, ligera brisa.

No hay silencio, no hay ruido, solo el vaivén del agua.

Mujeres, hombres, niñas, niños, roces de piel con piel, olor, sudor y miedo.

Un bebé… ojos muy grandes. Muy abiertos, secos, sin expresión, mirando sin ver, sin decir nada y diciéndolo todo.

Un sentir volar, un abrazo, un pestañeo de agradecimiento, un pensamiento… ya no se ve tan lejos la otra orilla.

10 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Esther.
    Prosa poética de alto voltaje en tu texto. Manejas muy bien la manera indirecta de narrar. La cadencia es fantástica como el final: de lujo ese optimismo. Te felicito, besos.

  2. María José Viz Blanco

    Esther, tu manera de narrar es a través de pinceladas, como las de un pintor impresionista. Me gusta esta manera tuya de reflejar sentimientos.
    Un abrazo.

  3. Ya desde el título me cautivó tu Jardín humano, ESTHER, que condensa tanto en tan pocas líneas: padecer, incertidumbre, esperar, desesperar, esperanza, alegría… todo en su medida justa para que el resto de la historia lo complete el sentir del lector.

    Un gusto leerte; me encantó.

    Cariños,
    Mariángeles

  4. Esther Ligero

    Muchas gracias Edita, no se si realmente se entiende como poesía, delicadeza y dolor, realmente lo he escrito con dolor. Es indescriptible lo que pueden sufrir hasta que creen que ya casi están en la otra orilla.

  5. Hola, Esther.
    He fallado a mi promesa de leerte nada más llegara a casa, pero ya sabes… el tiempo no me ha dado un respiro.
    A mí tu texto me duele. Hay un párrafo que resume tantas cosas:
    “Un bebé… ojos muy grandes. Muy abiertos, secos, sin expresión, mirando sin ver, sin decir nada y diciéndolo todo”.
    Esa imagen tan plástica se me ha quedado en las retinas por su dureza y porque no me suena a extraño. Cada dís las noticias nos muestran esos ojos y, fíjate, qué poquito hacemos por ayudar.

    Un abrazo grandísimo, ENORME, ya casi de Navidad.

Dejar una respuesta