Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUL154. SECUENCIAS, de Maribel Martínez Montoro

Aquella mañana nos miramos a los ojos, nada hacía vaticinar lo que ocurriría tras ese momento.

Desde mí forzada partida poco había cambiado, cada árbol, calle, acera, todo estaba en su sitio. Busqué mi casa, me acerqué a la puerta y llamé. Una anciana abrió y preguntó qué deseaba. En sus ojos había confianza, bondad, hospitalidad, ni rastro de recelo. En ese momento supe que preferiría no hacerlo. Tras mirarnos me giré, le di la espalda y retrocedí sobre mis pasos. Nunca volvería a aquel lugar, ni cumpliría mi venganza. Había jurado acabar con quien, por cobardía o miedo, robó la vida que me correspondía, pero no contaba con ese tiempo escapado entre los dedos como en un reloj de arena, ese que, sin sentir, me había convertido en un ser al que ni su propia madre podía reconocer. A padre ni lo vi ¿Para qué? El deseo que me mantuvo vivo todos estos años había desaparecido.

El hombre me dio la vida, el médico que diagnosticó la enfermedad firmó mi orden de alejamiento, la mujer consintió o no pudo evitarlo, nunca lo sabré. Con apenas 5 años fui abandonado. Hoy con 48 y contra todo pronóstico, sigo vivo.

17 Respuestas

  1. El resentimiento es human, muy humanoi cada vbez más, pero tu personaje al final termina casi como empieza con la distancia del niño y decide ir olvidando. Cuestión de supervivienca.
    Suerte

  2. Entiendes muy bien el mensaje Ana, quizas no queda muy claro que fue el padre el que lo abandonó por miedo a lo que venía tras el diagnóstico médico, fue ese el desencadenante de su abandono y la madre no supo o no pudo luchar por permanecer con el niño.
    Besos.

  3. Tremenda historia, Yashira. Falto de amor, encontró la fuerza de vivir en la venganza y, al final, ni esta se ejecuta. Por otra parte, su existencia, rozando casi la cincuentena, ya es en sí misma la mayor venganza y, al tiempo, el mejor regalo para este ser.
    Un abrazo y mucha suerte.

    1. Tienes toda la razón Isabel, porque las previsiones no eran esas, de ahí su abandono. Una idea puede darnos mucha fuerza. Creció en base a la venganza, en cambio, eso no impide que tenga su corazoncito y pueda ver el fondo de su madre y la situación que se presenta.

      Abrazos.

  4. Yashira me pasaba un poco lo que a Ana U.
    Duro este micro. Abandonar a un hijo con 5 añitos, por muy enfermo que esté… horchata en las venas tienen algun@s.
    Te deseo suerte.
    Un abrazo
    Rosy

    1. Gracias Rosy, la suerte es poder participar con todos estos micros tan maravillosos alrededor.
      Quién sabe lo que puede llevar a una persona a abandonar a un hijo, se nos hace duro creerlo o imaginarlo, en cambio estamos viendo contínuamente casos en las noticias que nos ponen la piel de gallina. Ya sabes que detrás de cada persona hay todo un mundo.

      Abrazos.

  5. Me alegra que lo hayas entendido Ana, culpa mía el darlo por hecho, el título precisamente se basa en la secuencia de hechos final, la orden de alejamiento no es una orden penal, sino consecuencia de un diagnóstico difícil de asimilar por un hombre que no se siente capaz de sufrir lo que le espera. Somos humanos y no siempre creemos tener la fuerza suficiente para llevar adelante determinadas cosas, o simplemente somos cobardes o egoístas y no queremos que nada nos perturbe. Vete a saber…

    Un abrazo Ana. Gracias.

  6. realidades que se reflejan en tu relato
    giros de destino quizá menos dramáticos para algunos
    para otros la posibilidad de sobrevivir
    y otro simplemente la constatación de la realidad dura y cruel que el raciocinio otorga

    abrazos

  7. Hoy día, querida Yashira, se abandonan perros (en no sé que centro Animal hay más de trescientos cincuenta cuando sólo caben cien), ancianos (más difícil ahora que las residencias están por las nubes y la economía en retroceso), niños en contenedores (prefiriría no hablar ni dar ejemplos de esto) y se abandonan ilusiones, sueños, ganas de ser más persona… en definitiva la sociedad es más individualista y no está lo suficientemente educada para afrontar la salud, la enfermedad y la muerte.

    Tu texto, duro y anguloso, recoge la batuta de la venganza en un personaje que no ha recibido suficiente amor. Y aunque no ejecute su venganza quedan en él los rastros de la rémora de sus cincuenta años vividos en la enfermedad y parece incapaz de perdonar, o así lo veo yo.

    Un beso Yashira,
    te deseo mucha suerte con este texto tan “secuencial”.

  8. La historia se retuerce sobre si y deja ver sus costuras, que son las heridas del personaje, mientras tus palabras sueltan sentimientos de poco y a poco. Sigo pensando en el personaje, en la triste realidad de muchos…

    Saludos

  9. Un muy buen relato de un drama vigente…el abandono…muy bien caracterizado por el personaje principal y la atmósfera que se visualiza muy acorde a la situacón del contenido. Se destacan contenidos morales y valóricos.
    Mis felicitacione Yashira.
    Ojalá esto nunca ocurriera a nadie.
    Un fuerte abraqzo
    Cristina

Dejar una respuesta