Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUL34. ALGUNA OBJECIÓN, de Pablo Vázquez Pérez

Mis sirenas viajan por todos los continentes, igual que mis hadas y duendes. He ayudado a científicos y estudiantes para que pudieran terminar sus tesis sobre animales con mis ilustraciones. Soy capaz de calcular el desarrollo corporal de mis clientes, porque si me solicitan un tatuaje en cualquier parte de su cuerpo, lo puedo dibujar sin que sufran distorsiones evidentes cuando engorden o adelgacen en el futuro. Te sorprenderías de conocer algunas personas famosas o célebres que han venido para grabar sus caprichos. Sí, admito cualquier cita, pensamiento, nombre, divinidad e incluso algunos mitos.
Pero hasta hoy nadie me había pedido una esvástica ni tampoco marcarse Mein Kampf en sus brazos.
Me importa un carajo que tus amigos lleven navajas y bates. Sinceramente, preferiría no hacerlo.

31 Respuestas

  1. Me gusta mucho el principio del micro que parece va a llevarnos por derroteros mágicos o aventureros, y luego ese final, nos devuelve a la realidad brutal.
    Algo va a pasar: o transige, o va a ser él, el tatuado con navaja.

  2. Me gusta mucho el principio del relato tan lleno de magia.
    Se siente la profesionalidad, la experiencia del que realiza los tatuajes y su objeción( como bien titulas) . Me gusto mucho
    Un Saludo

  3. Lo llevas a un extremo en el casi todos van a coincidir, pero cuánto me gustaría es “no hacer” en las calles de Madrid, esos antidisturbios que apalean a todos. De todo destacaría ese detalle gracioso de saber mirar al futuro para los tatuajes no sufras distorsiones.

    1. Hola Javier.
      Pues te apoyo en los antidisturbios, ojalá hicieran esa objaeción de conciencia. Que llevarla a cabo pueden, depende de ellos. Yo como teleoperador me negué en ocasiones a soltar las trolas que nos mandaban desde el operador, fuer avodafone fuera una empresa de telemarketing, pero claro no voy a comparar lo de tomar el pelo con dar pal pelo, que eso es más sangrante. Gracias de verdad, un abrazo.

  4. Me ha gustado, sí. Consigues hacer creíble al tatuador, nos resumes toda su trayectoria. Se entrevé una mezcla entre lo poético y lo puramente técnico de la profesión. Quizá cabría algún final con un poco más de riesgo, aunque imagino que aquí más que nada es cuestión de espacio. Así que bien mandado a la mierda. Esperemos que no sufra represalias.
    Un abrazo.

Dejar una respuesta