Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUL65. EL RECHAZO, de Francesc Barberá Pascual

Todo empezó cuando me trasplantaron las dos manos. En tan solo dos semanas ya era capaz de escribir y manipular objetos casi con normalidad. Sin embargo, aquello no era lo más asombroso. Al poco tiempo descubrí que podía tocar el piano, a pesar de no haberlo hecho en mi vida. Luego me pasó lo mismo con los malabares y la papiroflexia. Incluso llegué a hacer algún truco de magia. Mi mujer y mis hijos están encantados con el cambio. Es más, ella se ha vuelto a enamorar de mí. Bueno, mejor dicho, de mis manos. Tanto es así que ahora ya no quiere besos, solo caricias. Además me exige a todas horas que le haga masajes. Qué manos tienes, me dice. Ella lo ignora, pero sueño con que todo vuelva a ser como antes. Hoy me ha pedido que recorte los setos del jardín. Al coger las tijeras de podar y comprobar lo afiladas que estaban, he sentido un cosquilleo por todo el cuerpo.

74 Respuestas

  1. Muy ingenioso, Francesc. Esa manera de enumerar lo que se vería afectado por un hipotético trasplante de manos es muy típico de Millás. Y el doble, el que se abre paso en un cuerpo ajeno, también. El remate presentido es la única salida posible.

    1. Gracias por tu comentario, Rubén. He dejado los apuntes unos minutos para publicar el relato, pero el viernes, que ya habré terminado los exámenes, me leo tu “memoria inventada” y te comento. Quizás el final si es previsible, pero como dices, era la única salida posible. Me alegro que haya gustado (al menos eso es lo que intuyo). Saludos.

    2. Me gusta tu estilo, ya lo sabes, que yo calificaría como de cubo de Rubik (colores, fragmentos, múltiples posibilidades). En los nanos, sin embargo, tienes una asombrosa capacidad para hacer “malabares y papiroflexia” que a gran escala, lógicamente, es más difícil.

      Tómate tu tiempo. Un abrazo.

    1. Gracias, Juan. En un principio dudaba sobre la relación del texto con el tema del mes: “preferiría no hacerlo”. Pero veo que se enteniende ese dilema. Al personaje, ni a nadie, le gustaría tener que llegar a esos extremos. Eso sí, se queda en el aire si al final lo hace o no. Lo dejo a vuestra elección.

      Un saludo.

  2. La aceptación de los demás a esas manos que no son suyas le generan un rechazo psicológico. Muy bueno el remante final, el título es perfecto. Suerte Francesc, aunque ya la tienes por escribir micros tan bien hilvanados e ingeniosos.
    Un abrazo.

    1. Suele costarme mucho la elección del título, pero esta vez lo tuve muy claro. Busqué información sobre trasplantes de manos, y leí que era habitual que el paciente sufriera un rechazo. Aunque esta vez, como bien dices, el rechazo no es físico sino psicológico. Bueno, me alegro que lo hayas “aceptado” tan bien, Sara. Gracias y suerte a ti también, te la mereces por la calidad de tus textos.

      Un abrazo.

  3. Son unas alternativas interesantes. Había pensado en eso de que sería imposible o muy difícil que se cortara las dos manos, pero no se me pasó por la cabeza lo de ir a por su familia. Gracias Ana. Un saludo.

  4. En “Cuerpo maldito”, una peli bastante gore del 91, a un psicólogo se le transplanta el brazo de un asesino convicto y ese brazo, como si tuviera personalidad propia, lucha por imponerse al resto del cuerpo : ). En tu relato al menos sabe hacer montón de cosas… tienen razón por ahí arriba, ese final es estupendo. Y aunque sé que eres un mago del nano, me gusta ver como te adentras por territorios más extensos. Echo de menos más entradas en tu blog, así que después de esos exámenes (suerte!) espero leerte más a menudo!
    Abrazos.

    1. Hola Alba, como dices la idea no es nueva, he intentado darle un toque de humor en cuanto a las cosas que podía hacer con sus nuevas manos. Como dices, me muevo con más soltura en los nanorrelatos, aunque poco a poco voy intentándolo con textos más “extensos”. Sí que es verdad que últimamente tengo el blog un poco abandonado, y ahora más con los exámenes. Te agredezco que me desees suerte, este viernes termino y la necesitaré.

      Un abrazo.

  5. Francesc puede que sea predecible.. puede que sea un tema ya visto, leído o comentado… puede que como dices te cueste escribir más allá de unas líneas, que te cueste elegir título pero… el micro es estupendo, me encanta leerlo y sobre todo terminarlo, el final, la te acojona.
    Estupendo lo dicho.
    Invitado quedas a montesinadas me encantará contar con tus comentarios y opiniones.
    Un lujo.
    Suerte en ENTC y en los exámenes

    1. Muchas gracias, Manuel, por tus palabras y por desearme suerte aquí y en los exámenes. Me alegro mucho de que te haya gustado. Me tienes que perdonar porque me quedó pendiente una visita a tu blog que al final no hice. Además, quería felicitarte por ganar en Radio Castellón hace poco y por ser finalista en Rec. Últimamente ando un poco desconectado de los blogs, pero prometo pasarme por allí.

      Un abrazo.

    1. Gracias por tus comentarios, David. Supongo que un lector avizado, como tú, intuye con más facilidad el final, aunque creo que en este texto lo más importante no es el desenlace sino el desarrollo.

      Un saludo.

  6. Tu relato brilla por sí solo. Me ha recordado a una peli de miedo. Al protagonista le implantan las manos de un asesino. No recuerdo como se titula.
    Me gusta mucho como escribes. Ahora que has optado por textos más extenso, ídem.
    ¡Mucha suerte! Besicos

    1. Gracias, Beatriz. Empecé escribiendo microrrelatos de esta extensión, pero siempre me ha costado mucho. Como dice Antonia, sigue el planteamiento de “Las manos de Orlac”. Pero en este caso, las manos son demasiado “buenas”, a diferencia de la pelicula.

      Un beso

  7. Hola, Francesc. Me gustan mucho los relatos que toman como base una historia más o menos conocida y saben jugar con ella, retorciéndola o aportando cosas nuevas y originales. Y si además están bien contados y nos llevan a un final que nos permite sugerir a nosotros como lectores lo que queramos, todavía mejor. Y tú lo consigues, de largo.

    Saludos, un abrazo (a dos manos, si puede ser), y mucha suerte a fin de mes.

  8. Francesc, se me escapó tu relato, así que aprovecho para deleitarme y felicitarte, que bien merecido tienes ser finalista. Ingenioso y con un ritmo rápido que invita a la sonrisa. Enhorabuena.

  9. Enhorabuena Francesc. Lo tuyo es todo un microrrelato, de esos textos que no desentonarían nada en una antología del género junto a textos de Cortázar o Ana María Shua, por ejemplo. Una narración impecable. He leído nanos tuyos y también micropoemas en “Cuenta 140”. Tienes mucho talento. Un beso. Mercedes Jiménez

Dejar una respuesta