Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUN112. VÓRTICE, de Javier Ximens

No veo mi reflejo en el cristal de la oficina de subsidios pero sé dónde se ha quedado. Todas las mañanas, cuando iba al trabajo, me cruzaba con él en un escaparate. Mientras yo escribía informes, él permanecía en casa encargándose de los asuntos familiares. Por la tarde, al finalizar la jornada, nos volvíamos a cruzar y si yo limpiaba el comedor, él estudiaba en la empresa cómo desarrollar el nuevo producto.
La primera vez que nos ocurrió fue en la vidriera de la inmobiliaria; meses después, frente a la tienda de trajes de novios y así en sucesivos comercios: muebles del hogar, agencia de viajes, ropas de bebé, papelería escolar, trajes de comunión. El caminar era pausado y apenas se trenzaban las miradas, salvo en la época que coincidimos frente a la clínica: él atendía a mi mujer y yo meritaba en la oficina por el ascenso. Más tarde empezamos a cruzarnos en los escaparates de artículos de lujo. Entonces coloqué en el despacho una foto familiar y él pasaba el día en el club.
Hoy se ha quedado en casa, sé que está asomado al balcón y que observa un monstruo que desde el jardín le hace señas.

50 Respuestas

  1. No se me ocurre mejor manera de empezar este día que leyendo tu texto, Javier. No sé qué me gusta más: la historia que cuentas, las posibilidades que planteas, la progresión del tiempo, la escultura que ilustra tu relato, ese final que enlaza con el principio… Como siempre, tus propuestas son originales y sugerentes. Un placer leerte. Un abrazo.

  2. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Todo muy sugerenete,Ximens,la foto, que no conocía y me gustaría saber en que lugar está, la progresión de la vida en una especie de esquizofrenia entre el cuerpo y su reflejo y hasta el título, que me ha intrigado. He descubierto que en la fórmula del vórtice hay un símbolo que se llama “nabla” que podría tambien significar el origen de la vida.
    Saludos.

  3. Una pieza excelente, Ximens.

    Enfatizo las palabras de Paz en cuanto a su perfil poliédrico -el del micro, no el de Paz- y la pericia del autor para dejar entreabiertas tantas alternativas como el lector quiera coger. Aplaudo -también- tu economía del lenguaje y la selección del plano semántico, que acerca el texto al lector y logra en este una actitud lectora muy próxima.

    En definitiva, una joyita.

    Abrazos,

  4. Buen micro, me gusta, da la sensación de intentar estar en todas partes y al mismo tiempo en ninguna, o al menos de estar donde no se quiere…

    Estresante, urbano, algo enfermizo, como todos.
    Suerte

  5. Hola Ximens.
    El micro parece totalmente inspirado y adecuado para la foto que has elegido como compañía. No te conocía del todo este estilo terrorífico obsesivo, o no tan marcado. Me ha enganchado mucho el párrafo final, desde el “Hoy se ha quedado en casa…” creo que incluso podría empezar también así el relato, así que consigues el reflejo o el círculo, es curioso. Un abrazo.

  6. Calamanda Nevado

    Javier, se puede observar desde distintos lados; todos abiertos a diferentes interpretaciones. Sugerente y rítmico en su trascurso atrapa. Suerte y saludos

  7. Marta López ( Claudia)

    Un interesante juego de reflejos, lleno de sugerentes y diferentes interpretaciones. Felicidades Ximens. Siempre es un gusto leerte. Un abrazo

  8. Algo diferente a los microrrelatos anteriores tuyos que he ido leyendo,pero me ha gustado mucho quizás porque el lector según mi opinión personal puede interpretarlo a su manera. Que tengas suerte Javier.
    Un abrazo.

  9. Me gusta mucho el planteamiento del desdoblamiento de la realidad que propones, y cómo aprovechar un doble sin saberlo. Recuerda a aquellos “¿Y si…?” Enigmático, quizá tu texto más 2.0. como te gusta decir a ti.
    El final, sí lo has diseñado como algo muy concreto, no lo pillo 100% porque se me ocurren varias posibilidades.
    Abrazos, Mr. X

  10. Hola, Ximens.

    La primera frase ya me produce angustia: “No veo mi reflejo en el cristal…”
    Imagino la situación de no verse reflejado en un espejo o cristal, que aunque suavizada con esta otra: “pero sé dónde se ha quedado”, lejos de transmitir tranquilidad invita a navegar por la peculiar mente del protagonista.
    El final, abierto, para que cada uno o una pongamos el coco a pensar. Me gusta ese monstruo del final que hace señas.

    Estupendo micro. Qué bien lo pariste “jodío”.

    Un abrazo y mucha suerte.

    1. Gracias, María. Sabes perfectamente donde surgió el germen. Sí, allí, en la sección de pescadería, haciendo la compra semanal, estábamos comentando el tema de este mes sobre los espejos y te dije: “ya está, uno que se cruza con su reflejo”. Las sardinas muy buena, señora.

  11. Paloma C.

    Ximens,tengo la sensación de verte crecer y crecer como cuentista. En cada relato nos sorprendes con diferentes registros. Este micro en particular es muy sugerente y la foto elegida le va de maravilla, aunque me cuesta entenderlo del todo, sin duda soy un poco obtusa, pero es de esas historias que enganchan y hacen pensar.

  12. Hola Ximens,
    Desde luego nos haces pensar con tu relato. La impresión que me da al leerlo es que la vida de tu protagonista siempre fue una vorágine, todo ha ido muy rápido, trabajo, casa, ascenso, familia…
    Cuando llega el momento del paro, se queda meditativo asomado al balcón,¿saltará? Tristemente de actualidad.
    Por cierto, preciosa escultura de Bruno Catalano, paisano mío. Como he podido ver en su página web tiene toda una serie de personajes de este estilo, todos con bagaje, que llama “Les Voyageurs” (los viajeros), este es “Le Grand Van Gogh” que como todos sabemos paso largas temporadas en la Provenza. El vacío existente en las esculturas tiene gran significado.
    Muchas gracias por traerlo aquí.

  13. Hace un par de días me he quedé colgada de esa imagen y de otras de las esculturas de Bruno Catalano… Esta era mi gran favorita, pensé que ese vacío no era, porque cobijaba en realidad un millón de historias. No tan buenas como esta, eso no 😉

    Un beso, Ximens

  14. Felicidades!!! Muy buen micro, en general me gustan todos los que escribes pero este, está tan bien contado y es tan redondo, que creo que merece ser uno de los ganadores este mes. Suerte y espero que los jueces opinen igual.

  15. ¡Qué inquietante Javier! Y qué´bueno este micro. Ese monstruo me deja pensando en todas las cosas que deberia haber hecho y que no hizo por intentar mejorar una situación que se le escapó de las manos. Lo cierto es que uno puede imaginar cualquier cosa, porque tu relato se lo permite.

    Cada día eres más grande ;).

  16. Este pide podio, que le den la ensaladera, el balón de oro, una medalla… ¡todo! Jo, yo también quiero escribir así, ¿qué hay que comer para conseguirlo? Igual son cosas mías Javier, pero esto pasa de la raya de lo bueno a… ¿cuál es la siguiente? Pues eso que me ha gustao mucho, que enhorabuena.

    Un beso.

  17. Estaba yo esta mediodía comentando tu relato y !plas! se apagó el PC, así que voy a ser breve. Me gusta como lo escribes, la parte de crítica social, el juego de reflejos y vivencias y sobre todo ese final que lo redondea tristemente, pero con maestría.
    Te copio y te digo “problema mío….” ah, no, era “te veo en el podio este mes”.
    Un abrazo y suerte.

  18. Hola Ximens. Poco que añadir a los comentarios que me anteceden.
    La persecución del ascenso, dejando de lado otras facetas de la vida que con seguridad nos harían más felices. La caída a veces es mortal. En este caso esperemos que ignore las señales del monstruo que le acecha. Hay que tener esperanza. La vida nos sorprende minuto a minuto.
    Relato merecedor de premio.
    Te deseo mucha suerte. Un saludo. Elena

  19. Que interesante!! Perder el reflejo, y vivir una vida vacía. Me ha gustado mucho, y me he reído viendo cómo las ideas pueden surgir en cualquier lugar y momento.
    Saludos.

  20. Ya veo que llego tarde, pero a tiempo de disfrutar de tus letras, me ha inquietado este micro, y esos dos personajes que compiten en la vida en planos diferentes. Muy bueno, amigo Ximens.

    abrazos enormes.

Dejar una respuesta