Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUN180. LA OTRA LIGA, de Ignacio Rubio Arese

Dicen que los que habitamos al otro lado de los espejos de la estación, en el descampado, venimos al mundo con la nada entre los pies y que empezamos a patearla antes incluso de gatear. ¡Languideces!
En estos suburbios todos sabemos que los muertos también disputan su propio campeonato, agrupados en cuadrillas formidables que coserían a goles al mejor equipo del mundo.
Los domingos nos reunimos en el apeadero fantasma, los transistores a todo volumen, y esnifamos cola en bolsas, deliramos y seguimos el devenir de la jornada como si en ello nos fuese la vida.
Entre los camaradas hay un par de locos que sueñan con estudiar. Con terminar la primaria y largarse de aquí. Pero la mayoría conoce bien su sitio. Entrenamos día y noche para ser las mejores estrellas de esa otra liga, la más potente del planeta, y que casi nadie conoce fuera del descampado.

18 Respuestas

  1. Hola Nacho, me gusta mucho tu propuesta de este mes, que ha llegado casi por los pelos jeje. Será que esta noche se juega el España-Brasil, pero yo he creído ver la vida de esos meninos da rua, que sobreviven en las grandes urbes de Brasil, que se aferran al pegamento y al fútbol como vías de escape. Son hijos de la muerte más que de la vida y de ahí tu acertado toque fantasmal al estilo “Pedro Páramo”. Una frase estupenda y muy poética: “venimos al mundo con la nada entre los pies y que empezamos a patearla antes incluso de gatear”. Sin embargo lo de “¡Languideces!” no me gusta mucho, pero es la única pega en un texto brillante. Mucha suerte y un beso grande, muakkk!!! Mercedes Jiménez (hijo, vaya lío ahora con los nombres jiji, como hay que seguir las nuevas normas, cuesta identificar a la gente un poco pero ya nos acostumbraremos, claro que sí).

    1. Jeje, lo curioso, Merche, es que el texto lo compuse más bien como homenaje a las “vishas” argentinas… Pero claro, al publicarlo el día de un partido como el de hoy, me arriesgaba a generar cierta confusión…
      En el primer borrador aparecía la palabra “¡Habladurías!”, quizás más acertada… Pero lo de “languideces” lo he querido meter como un guiño a un texto de un autor a quien admiro mucho: Enrique Anderson Imbert, gran microrrelatista donde los haya y, que digan lo que quieran, pero Borges y Cortázar bebieron de él… 😉
      Muchos besos desde mi recién estrenada cuenta google 😉

  2. Relato muy bueno y duro como la vida de aquellos que nacen sin ninguna estrella en al frente. “con la nada entre los pies y que empezamos a patearla antes incluso de gatear”.¡Genial!

    Abrazos. María Rojas

  3. Nacho, qué relato más duro. Con su ironía lo presentas como el campeonato del mundo. A mí me recordó como Mercedes los suburbios de Brasil. Te deseo mucha suerte amigo, Sotirios.

  4. Nacho, por los pelos. Casi nos quedamos sin leerte, pero ha merecido la pena la espera. Yo también he visto la metáfora de la nada entre los pies como la vida de favela, que lo cumple todo: el pegamento, la carencia de todo, la inutilidad del estudio, ¡cómo si existiera el futuro más allá de mañana! Genial, un placer meterme en “tus mundos”. Un abrazo.

  5. Graaacias, Rosa, desde mi recién estrenada cuenta en google 😉
    Esos mundos míos, ya sabes, en parte se han alimentado muuuucho de nuestras tertulias y tus comentarios… 😉
    Favelas, villas… los miserables del siglo XXI, los IGNORADOS…
    Fuerte abrazo

  6. Se fue el comentario anterior, pero lo repito más o menos. Te decía que felicidades que tu historia es muy buena y bien escrita. Que me extrañaba “languideces”, pero que ya lo explicas luego y lo comprendo.
    Gracias por la información sobre Enrique Anderson, he buscado y ya he leído algún cuento por aquí.
    Ponía una web muy buena para leer autores, pero no la vuelvo a poner por si eso hace que se borre el comentario.
    Y decía que suerte, que la tendrás.

  7. Pues yo no me he ido a Brasil ni a Argentina, me ha llevado aquí al lado.Por ejemplo a un Madrid. (menos por lo del pegamento , claro). Pero es tanta la gente que se ha acercado a mí a contarme su vida y que está en esa misma situación.O que no me ha hablado pero les ves, que no han podido o no han querido adaptarse a esta sociedad, y pagan un precio tan alto. Los excluidos del mundo, tan tristes, arrastrando su vida. haciendo tanto esfuerzo por vivir.
    Me ha emocionado y apenado tu relato. Gracias por visibilizar un lugar en el que celebro no estar. Por ahora, que nunca se sabe.
    Ainhoa

  8. Es de los más dramáticos escenarios el que has elegido. Suelen ser niños de menos de doce años, después de esa edad o están muertos o prostituyéndose y contagiándose o robando hasta que les matan. Esta otra liga me ha parecido muy desoladora.
    Un abrazo.

  9. Hola, Nacho!

    Ya no sé qué más añadir a los comentarios de los compañeros. Coincido con lo que dicen por ahí, muy buen ejercicio de realismo mágico, preciosas figuras, como siempre: “con la nada entre los pies y que empezamos a patearla antes incluso de gatear”.

    Acertada elección del espejo como recurso para encarar ambos mundos, muy bien traído, Nacho!!!

    Yo también estreno los comentarios desde mi cuenta google… me falta poner una fotico, je, jeee!!

    Buen verano, Nacho… y tenme informada del REC!!!

    Muxu bat
    Marta

  10. Hola Ignacio: aprovecho este espacio para felicitarte por tu triunfo en la VI edición de Relatos en Cadena con tu microrrelato NOSTALGIA. Muchos saludos y hasta más noticias, Victoria Trigo (tu microrrelato LA OTRA LIGA, que es el que aquí debería comentarte, tiene mucha fuerza, llega al lector como un disparo. Enhorabuena también)

  11. Hola Ignacio: aprovecho este espacio para felicitarte por tu triunfo en la VI edición de Relatos en Cadena con tu microrrelato NOSTALGIA. Muchos saludos y hasta más noticias, Victoria Trigo (tu microrrelato LA OTRA LIGA, que es el que aquí debería comentarte, tiene mucha fuerza, llega al lector como un disparo. Enhorabuena también)

Dejar una respuesta