Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUN58. ¿QUIERES JUGAR CONMIGO?, de Begoña Heredia

-Tienes que hacer tu maleta, mañana nos vamos de vacaciones

-¿Y el espejo? ¿Me le puedo llevar? 
– Claro que puedes. 
-Elena, esta manía del niño con ese espejo no es sana. ¿Por qué no se lleva los patines? 
-Al niño le gusta jugar con el espejo. 
-¿Pero sería más natural, que le gustara salir a pasear en bicicleta con el primo? 
-El primo es muy diferente a él, no se parecen en nada. 
-Pero Elena, no es normal que hable con el espejo. 
-Él no habla con el espejo. 
– Por esta vez voy a dejar que lleve el espejo, pero en cuanto regresemos, irá directamente al trastero. 
-¿Vas a abandonarle en un cuarto oscuro? ¿Vas a volver a hacerlo? 
-¿Abandonarle? me refiero al espejo. Elena no empieces, no tuvimos la culpa. 
-Yo no soy culpable, fuiste tú quien lo castigo. 
-Fue un accidente Elena. 
– Le encerraste en el garaje. 
– Le dije que se fuera a pensar lo que había hecho, no sabía que el freno no estaba puesto, te lo he explicado mil veces. Fue un accidente. 
-Deja que juegue con el espejo, su reflejo es lo único que le queda de su hermano gemelo.

33 Respuestas

    1. Gracias por el comentario, aunque no se si es muy bella la imagen, mas que recordar a su hermano, el chiquillo lo que tiene es un trauma , vamos que él no es que hable con el espejo como aclara su madre ,es que habla con su hermano.Pero sinceramente , la interpretación del lector es la que vale y la que enriquece los textos.
      Un abrazo Gloria.

  1. kistila

    espeluznante para los que somos padres y abuelos: ¿como encontrar el castigo justo si es merecido?…

    el “refugio” del espejo como compañero de juego cómplice… ¡que bien lo has introducido con un dialogo ameno!…

    1. Kistila, creo que un buen titulo , también hubiera sido, el castigo, por que en el relato, lo que sucede es la no aceptación de la madre por el castigo del padre que lleva a un desenlace como tu calificas espeluznante¡ , lo que la hace, permitir al hijo vivo, esa frustración enfermiza.

    1. Miguel Ángel , también a ti,muchas gracias por el comentario, tu comentario sobre la segunda parte, es algo para que yo lo tenga en cuenta, aunque no creo que le sobre explicación puesto que mi intención es darle al lector la información precisa sobre lo ocurrido al hermano, sin ella, creo que el relato quedaría pobre, con sólo decir que el niño juega con el espejo viendo en él a su hermano, pero insisto, es algo, para que yo piense si quizá tienes toda la razón.Por cierto, me gusta el comentario, por que es bueno, que no sólo haya “me gusta” en ellos, al menos quiero saber porque gusta y que es lo que no gusta.
      Un abrazo.

    1. Gracias Arantza, parece que tu tampoco lo hubieras explicado tanto, voy a tener que pensarlo y volver a escribirlo para mi, sin tanta explicación, a ver si es el resultado es mejor.

      Un saludo.

  2. Ignacio Daniel

    Original. El final es muy bueno. Como siempre en tus escritos destaca lo sentimental. Felicidades por el dialógo con el que nos regalas un texto rápido. Pero…esos padres están de encerrar… el gemelo vivo está ya traumatizado…pues…joder…¿es que no pueden comprar otro espejo en el punto de destino?

    1. Gracias Ignacio, si la verdad están para encerrar, si yo tuviera un hijo que juega con un espejo, me plantearía, por bien del niño, hacer algo ya. Pero creo, y por eso la explicación de como murió el gemelo, que los padres también tienen un serio problema, que tu con tu característico humor resuelves con la compra de otro espejo halla donde vayan de vacaciones, jajajaj, eres único.

  3. Calamanda Nevado

    Begoña, buena idea el espejo como compañero de juego, sustituyendo a su hermano; hermoso y bien construido tu cuento. Suerte y saludos

  4. Begoña, me ha gustado el enfoque de dualidad, de añoranza, de doble vida, de no aceptar la realida… que marcas con el acertado manejo del espejo. Un micro original, muy bien desarrollado.

    Un besoooo

    1. Eso es Petra, la idea es que ni el niño ni la madre quieren aceptar la realidad, el crio, juega con el espejo, viendo en él al hermano, y la madre no perdona el suceso.

      Un beso Petra

  5. Ana, gracias por comentar , creo, en serio, que eres de las que se leen todos los relatos, y siempre tienes algo que decir, y en este caso tu apreciación de la forma en que se introduce el desenlace me agrada,

    Un abrazo Ana.U.

  6. Es muy espeluznante esta escena familiar, Begoña.
    Hay una tilde mal puesta en “pero Elena, no es normal que hablé con el espejo” que así leída podría alterar el rumbo del relato. Un cuento muy inquietante.
    Un abrazo.

  7. Sotirios.

    Begoña, yo que tengo dos hijos gemelos no te digo nada me pusiste los pelos de punta con tu relato. Me ha gustado mucho la fluidez de diálogo y el sorprendente desenlace. Te deseo mucha suerte, Sotirios.

    1. Soti, por dios, se me habia pasado tu comentario.
      Gracias también a ti por él, y me alegra que el dialogo te parezca fluido, eso es en lo que un relato construido con dialogo puede fallar, que suena poco creíble y que no sea fluido

      Suerte para ti también, y nos vemos/leemos el 28, tachan tachan ¿cual será la experiencia paranormal que viviste?

  8. Interesante historia que encierra una tragedia. Yo no creo que sobre la explicación de lo que pasó con el gemelo, de lo contrario nos faltarían datos y la historia sería otra. Sin embargo creo que utilizas demasiado la palabra espejo, y podría ser sustituida por pronombres.
    No obstante has llevado muy bien un relato difícil, por su elaboración.
    Un abrazo.

  9. Hola Begoña, tenía ganas de comentar tu relato, me lo he leído varias veces porque me encantan los diálogos y como lo has hecho tu. Te copiaré.
    Me da envidia por lo fácil que parece.
    El relato estremecedor y yo que también tengo gemelas me ha dado un poco de yuyu.
    Un beso

    1. Gracias Epi, cuanto tiempo sin tener una crítica tuya,y puedes copiarme pero creo que hay otros más dignos de copia que yo, de los que aprenderías mucho más que conmigo.Un beso Alejandro.

  10. ¡Ay pucelana, qué historia tan triste, pero con “cierto encanto”!
    Me gustó sobre todo por que con ese final tan inesperado, ya no te parece raro que un niño ande con un espejo de aquí para allá. aunque sí que sería cuestión de mirárselo….jeje
    Un abrazo desde aquí cerquita.

    1. Gracias también a ti Rosy, si es una historia triste, pero si tu la has encontrado el encanto, me doy por satisfecha. Un abrazo desde Cantabria, que no sé si está cerca del lugar hasta el que debe viajar. ¿ Hasta dónde debe hacerlo? Es que me intriga lo de desde aquí cerquita jeejeje

    2. Nada que perdonar, es que en realidad soy de allí, nacida, crecida y vivida en Valladolid.Llevó un año y poquito mas en Cantabria. Por lo que leo eres paisana. Un saludo a mi Valladolid.

Dejar una respuesta