Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUN73. UN POCO DE MAGIA de Paz Alvar

Cuentan que una vez, en el corazón del barrio judío de Paris, existió una tienda de antigüedades en la que los objetos elegían a sus dueños y no al revés. Tras el mostrador, envuelto en una luz ambarina, el anciano señor Herzog regentaba el negocio desde tiempos inmemoriales. Muchos encontraron allí la felicidad. Al señor Dupont, ávido lector y frustrado escritor, le cayó en las manos la novela más hermosa jamás escrita, cuyo final cambiaba según era su estado de ánimo. La señorita Dreyfuss, la eterna soltera más por obligación que por vocación, encontró un reloj que se retrasaba en los momentos felices, haciéndolos así más duraderos.
Dicen también, que el espejo de mi habitación procede de aquel mágico lugar. Mi abuelo lo rescató cuando los nazis desmantelaron la tienda y se llevaron al señor Herzog. En él puedo verte junto a mí, tan guapa como siempre. Te acercas por detrás sonriendo y me abrazas ladeando la cabeza, como solías hacerlo. Parecemos felices y eso me ayuda a soportar la inmensa soledad que siento desde que te marchaste.

18 Respuestas

  1. Raquel

    Que bonito, Paz, con que elegancia has contado una historia tan original como mágica. Me quedaría con el libro,con el reloj y con el espejo. Qué más se puede pedir? Que tengas suerte y que ganes. Besos

  2. Mari carmen Brun

    Precioso y tierno relato que encierra una trágica historia, envuelta en un halo de magia para hacer la realidad más llevadera.
    Me ha recordado LA VIDA ES BELLA de Roberto Benigni.
    Me ha encantado. Suerte.
    Un abrazo

  3. Un micro tierno sin caer en la sensiblería. Un cuento en toda regla. Me gusta. Nos sitúa en una época real, tangible, aunque se mueva entre magia, ilusión y fantasía (que tus palabras convierten en verosímil).

    Un buen relato, Paz.
    Saludos

    1. Muchas gracias, Petra. Se me ocurrió encuadrarlo en el barrio judío de París, que es precioso y tenía claro que quería hacer algo relacionado con la magia. Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Un saludo.

  4. Claro que sí, un poco de magia. Estaría muy pero que muy bien lo del reloj, ¡con lo rápido que pasan los buenos momentos! Aunque también tendría su lado negativo, me temo. Te acostumbras a lo bueno y deja de tener magia.
    Un abrazo.

    1. No tenemos el reloj mágico pero podemos hacer algo con los buenos momentos: vivirlos con intensidad, saborearlos y guardar su recuerdo muy cerca para que nos ayuden a pasar los que no son tan buenos. Gracias y un saludo, Susana.

  5. Precioso relato, emociona leerlo. Se me figura que todos llevamos un espejo así dentro de nosotros, en el corazón. Allí los momentos felices quedan guardados como tesoros.
    Te felicito sinceramente.

Dejar una respuesta