Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

JUN90. RAMSÉS Y EL TREN, de Héctor Hernández

Como casi siempre, Ramsés apareció de mañana y sin avisar. Yo estaba en el patio, regando la higuera que por tercer año consecutivo desde que la planté se negaba a dar fruto.
—No lo vas a creer—dijo Ramsés a modo de saludo—, pero he diseñado un tren, y creo que ahora sí le he dado al clavo.
—¿Ah, sí?—respondí tratando de interesarme, pero sin conseguirlo.
—Se trata de un tren que se deslizará sobre imanes, para evitar la fricción.
—Ya veo—dije ahora sí completamente desinteresado.
Luego Ramsés dijo que iba dentro, por café.
Me quede mirando la higuera, pensaba en lo que días antes me había contado doña Meche, mi cocinera.
—Necesita pegarle, don Arnulfo.
—¿Pegarle?
—Sí, pegarle, darle unos buenos cinturonazos y regañarla para que dé. Mi prima Joaquina—continuó diciendo—me contó que en su pueblo la gente injuria a las plantas para que den, y que entre más soeces las palabras, mejor, fíjese.De pronto me entraron unas ganas tremendas de probar la teoría de doña Meche. Y a punto estuve de hacerlo cuando recordé que los japoneses ya tenían un tren como el que estaba fraguando Ramsés. Pensé en decírselo, pero preferí no hacerlo.

19 Respuestas

  1. Personalmente me encanta ese deslabazamiento de temas, que es como la vida misma, donde los hechos no se encadenan de forma tan lógica como en la ficción, y ese final que tampoco cierra nada. Estupenda propuesta donde la lógica interna del relato no está en concordancia con lo que se espera de una narración sino que se apoya en un punto externo, identificable con la vida real. Enhorabuena y que tengas suerte. Voy a darles un poco de caña a los geranios.

    1. Alba, muchas gracias por tu comentario que terminó sirviéndome para entender mejor el relato, aunque no lo creas.
      Un saludo y por favor no seas muy severa con los pobres geranios 🙂
      Héctor Hernández

  2. Me ha encantado el relato, y por lo que muy bien describe Alba, por describir con tanta maestría cómo van fluyendo los pensamientos saltando de unos a otros sin orden ni concierto. La simple higuera, y el nombre del visitante, ya evocan un paisaje, un entorno, un ambiente, me ha recordado el patio de la casa donde pasaba consulta Sinuhé el egipcio…Felicidades!

    1. Te lo parece porque estás en lo correcto. Ese fue un error de mi parte. En cuanto lo envíe lo leí nuevamente pero ya era muy tarde. Le he enviado un mensaje a Jams a ver si me hace el favor de corregirlo.
      Un saludo y gracias por tu comentario, Anna.
      Héctor Hernández

  3. Me he quedado con muchas ganas de saber más sobre Ramsés, don Arnulfo y doña Meche, y especialmente sobre cómo reaccionaría la higuera a los malos tratos 🙂 Como comienzo “engancha” un montón, no sé si te has planteado hacer un relato más largo, Héctor. Como microrrelato, sin embargo, no estoy tan segura de que funcione. Un abrazo.

  4. ¿De dónde ha salido todo esto! El relato no hace otra cosa que mencionar una creencia (o como le quieras llamar) que algunas gentes tienen o no. Porque si el relato es de índole fantástica, como tú apuntas (y no lo es), entonces no es más que una mera fantasia.
    Saludos 🙂

  5. En lo absoluto Ana, no pasa nada. Solo que pensé que el relato te había incomodado de alguna forma.
    Y de que no me lo creo, no me lo creo. Yo también viví en un pueblo y jamás escuché algo así.
    Y si tu consideras que el relato es fantástico, be my guest.
    Un abrazo

Dejar una respuesta