Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

98. La analfabeta (Juana Mª Igarreta)

Francesca nació en una masía aislada en el campo. Sus padres, que rebasaban la cuarentena, la miraron desconsolados al ver que el único vástago con el que la vida les bendecía, después de muchos intentos fallidos, era una niña.
Francesca creció robusta y feliz entre abrazos de sol y besos de lluvia. Entregada a las tareas domésticas y las derivadas de la tierra para el autoabastecimiento de la familia, no pudo ir a la escuela. Pero su analfabetismo no le impidió engarzar los días con hebras de esperanza, consciente de que cada semilla sembrada atesoraba un trocito de futuro. Era una mujer campesina, “bruta” desde la mirada sesgada de la élite intelectual, pero dueña de una sabiduría intangible heredada de su madre, también analfabeta.
Tras morir sus padres, la masía y su vida se envolvieron en silencio y soledad.
Una mañana se acercó a la casa un hombre ya entrado en años y le ofreció un frasco cerrado que, según sus palabras, contenía las semillas de una planta de innumerables cualidades terapéuticas. Cuando él se marchó, Francesca volcó el misterioso recipiente sobre la palma de su mano y, perpleja, la vio llenarse de cientos de pequeñas letras.
Sabiamente, decidió cultivarlas.

 

12 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una mujer generosa y trabajadora, que sacrificó su formación básica para sacar adelante a los demás, pero no por ello fue menos sabia; de hecho, pasados los años, su sabiduría terminará también enriquecida con las bondades de las letras. “Abrazos de sol”, “besos de lluvia”, “hebras de esperanza”, expresiones afortunadas y bien engarzadas en un texto en el que conviven estupendamente lo real y lo mágico.
    Un abrazo fuerte y suerte, Juana

  2. Una historia con moraleja, llena de imágenes sugerentes y bellas. Idílica melancolía. Rebosante de sabiduría y ternura.
    Me han encantado los “abrazos de sol” y los “besos de lluvia”.
    Pero, sobre todo ese cierre espectacular: “Sabiamente, decidió cultivarlas.”

    Un buen relato!!!!!

    Un abrazo grande, Juana.

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Cuando tu itinerario en la vida está marcado por la familia o las circunstancias en muy difícil desviarse de él, sobre todo si no conoces siquiera lo que te puedes encontrar fuera de ese, muchas veces inflexible, camino. Como nos demuestra tu protagonista, nunca es tarde para probar, cultivándolas, otras posibilidades. Nosotros, que tenemos la suerte de saber leer podemos disfrutar sin cortapisa alguna de la hermosura e inspiración de tu relato. Suerte y un saludo.

  4. María

    No dudo que los frutos hayan sido maravillosos. Cuando la soledad llega, las letras son un consuelo incomparable. Hermoso relato Juana. Muchas felicidades!

  5. María Jesús Briones

    Me ha llamado al atención dos cosas es tu cuento. La frase “Besos de sol y abrazos de lluvia”, una pasada, y el final cultivando letras. Es de una originalidad y belleza extraordinaria.
    Besito virtual, Juana.

  6. Tuve la fortuna de tener, en mi familia, a una sabia analfabeta como tu Francesca. La mía se llamaba Mema y me regaló su amor y vivencias de infancia que hace muy poco pude cultivar en un libro.

    El final de tu micro, JUANA, es más que perfecto.

    Me encantó leerte.

    Cariños,
    Mariángeles

  7. María José Viz Blanco

    Me ha encantado, Juana. Por un lado, muestras la realidad del rechazo a las niñas, en familias donde se consideraban un estorbo. Por otro, la gran riqueza que le ofrece el destino de poder salir de su analfabetismo.
    Un abrazo.

  8. Salvador Esteve

    Una mujer de ademanes rudos labrando la tierra pero creando surcos de inteligencia emocional en su mente. Cultivar la palabra le llevará, sin duda, a viajes que cambiarán su vida. Genial, Juana. Abrazos y suerte.

Dejar una respuesta