Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

31. La cita (Mª Asunción Buendía)

Acepté la cita más extraña que nunca hubiera imaginado.

Pero todo era extraño en mi vida desde el día anterior.

— Hay dolencias y  lesiones que no muestran cara alguna hasta que esa cara es muy, muy fea, espantosa.

Era una bonita forma de decirlo, aunque no restaba dramatismo, mi madre acababa de sufrir un infarto, estaba muy grave. No me había dado cuenta hasta entonces de lo reducido de mi mundo, mi madre y yo.

Y ahora Anselmo.

Fui a la cita. Quité el contacto del coche echando un largo vistazo al lugar en que me encontraba. Un típico hotel de carretera. No había estado en ninguno e inevitablemente lo asocié a los sórdidos relatos de novela negra.

Me abrí paso hasta un pequeño mostrador de recepción. Un hombre de mediana edad me indicó la habitación donde él me esperaba.

Tras unos toques leves en la puerta me llegó el eco de unos pasos y finalmente se abrió. Al verle comprendí la dimensión de la palabra “padre”. Pensé que todo era una confusión, seguramente no dijo  ser “mi padre Anselmo” sino “el padre Anselmo”.

— Pasa… hija, sí, soy tu padre. Y también el padre Anselmo, prelado doméstico de su santidad.

55 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    ¡Existencialismo! ¡¡Por los cuatro costados!!

    Este tipo de asuntos -que vienen a ser como reactualizar tramas decimonónicas en los días que corren- me atrapan. Has desarrollado la conocida frase de . . . .

    “Hijos Míos, haced lo que yo diga, no lo que haga”
    [ Referida a cierto tipo de clerizones ]

    El suspense muy bien mantenido (¡Trémolo, trémolo !) y el resultado final formidable. ¡¡¡Recibe Mis Bienaventuranzas, Las Mereces Con Creces!!! ¡Buenos Días!

  2. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Podía haber ido al programa “Hay una cosa que te quiero decir”. Dudo que el padre Anselmo hubiese acudido a la cita.
    Curiosa situación la que nos planteas, aún le estoy dando vueltas a la cabeza.
    Lo importante es que me ha gustado y me ha entretenido.
    Un beso y saludos a tu marido de mi parte.

  3. Isabel

    Hola Asun, una historia muy buena que se aclara al final, como tu muy bien dices, comprendiendo la dimensión de la palabra “padre”.
    Besos

  4. Ese final imprevisto le da a tu relato toda la fuerza que hilvana desde el comienzo, muy bien narrado, La relación de: cita, hotel y padre Anselmo le da otra dimensión.
    Muy bueno. Un abrazo y suerte.

    1. Claro todo está relacionado, la madre enferma que hace reaparecer a ese Padre Anselmo, el caso es que era más largo y al recortarlo para las 200 palabras no se si entiende muy bien. Pero en lo esencial parece que sí.
      Gracias y saludos.

  5. María José

    Ya lo dice el refrán : ‘Nunca digas este cura no es mi padre’.
    Muy bien contada esta historia. Podemos imaginar la cara de sorpresa de la protagonista ante una situación que , aunque no lo parezca, es bastante cotidiana.
    Suerte y un saludo.

  6. Virtudes Torres

    ¡Hay los extramuros de los conventos cuánto guardan!
    Lo que no sabemos es lo que habrá pensado el recepcionista del hotel.Aunque me figuro que estará de vuelta de todo.
    Buen relato. Besos.

  7. Salvador Esteve

    Asun, una cita con el pasado que tal vez aclare una vida de hermetismo e incomunicación. Refleja una realidad de la iglesia que tarde o temprano ésta debe abordar. Muy bueno. Abrazos.

  8. Mª Belén Mateos

    Asun la sencillez con la que lo narras no resta la profundidad de la trama en el que tu historia esta inmersa. Dualidad, sorpresa y toques muy tiernos.
    Un beso.

  9. BLUESS

    Te has supetado Asun y encima con repasito al clero q hoy anda dedorienrado y sin sus eternos beneficios ” fiscales”.
    Sabes lo q eran las barraganas? EL apellido Barragan viene d ahí,.Y quien organizaba la prostitución en un amplio periodo de la edad medua?
    Es q me encanta desenmascar a quienes generan culpa en los demás y no a si mismos.
    En fin,el final buenísimo,marca de la casa eh.
    Besin Asun

    1. Hola guapetón, sí marca de la casa, hacía tiempo que no usaba el final sorpresivo, y estoy desentrenada. Bueno y este mes creo que me he entonado un poco, porque el pasado…
      Que me hacen falta unas vacaciones, solo eso.
      Un beso grandote, desde Madrid.

  10. Interesantísimo este relato, Asun. Me pongo en el lugar de la protagonista y del impacto que recibe al enterarse del secreto que desvela el Padre Anselmo… Seguro que muchos en situaciones parecidas se quedaron para siempre sin conocer a su padre. Suerte y saludos

  11. Otro relato atrevido que rodea al hotel de carretera con una historia compleja (la de los protagonistas) de la que se puede seguir tirando del hilo sin problema alguno. Un relato que invita a leer y seguir leyendo lo que venga después. Me gusta mucho como has tratado lo espinoso de tu transfondo. Mucha suerte 🙂

  12. Realmente, ASUN, está para decir ¡Hostias!(vengo de leerte en tu blog)… y yo que me imaginaba una cita romántica (qué prosaico lo mío ;))… hay que ver las maneras en que a una se le ensancha el mundo, y tan de repente…

    Muy bueno, me gustó.

    Cariños,
    Mariángeles

  13. aurora

    Vaya! Así que era el Pater… familias!!

    Qué curioso y pícaro relato!! Me ha dejado una media sonrisita, a pesar de su crudeza.

    Abrazo.

  14. Hola, Asun, me recordó la guerra de las galaxias “Yo soy tu padre” JA ,JA ,JA , nunca es tarde para descubrir que tienes un papa. Muy bueno, amiga. Un fuerte abrazo, Sotirios.(Mi relato Valentina ha sido publicado en un libro que se llama “Antología I concurso relato corto de terror” está en mi blog sotiriosmoutsanas.blogspot.com me haría mucha ilusión que lo leyeras)

  15. Izaskun

    Oleee, si ya lo dice una máxima popular…Nunca digas de este agua no beberé ni este cura no es mi padre…;). Un micro bien llevado, me ha gustado especialmente ese “No me había dado cuenta hasta entonces de lo reducido de mi mundo, mi madre y yo.”, por lo real y cotidiano. Mucha suerte.

  16. Siento como que la historia tiene dos partes que no tiene nada que ver una con la otra, o faltan elementos que dejas para el lector y no pillo. ¿Como se desarrolló la cita, quiero decir, qué información recibió para decidir asistir a esa cita? Creo que en esta historia han desaparecido claves necesarias para los lectores algo más torpes como yo, jeje. En fin, lo importante es que tu relato ha gustado a todos menos a tu amigo Javier. Suerte.

    1. Javier es verdad que puede parecer un poco inconexo, normalmente ocurre al tener que reducir para cumplir con las 200 palabras. La cosa es que la madre enferma y confiesa a su hija quién es su padre. Y el padre la cita en el hotel de carretera, quizá donde empezó todo. Es decir puede que sea el lugar donde sedujo a la madre.
      Bueno espero que leas esta explicación y te empiece a gustar un poco mas.
      Ojalá gustara a todos, en especial a los del jurado no crees?
      Me encanta tu sinceridad porque así deberíamos ser todos, y además me da mucha confianza entre nosotros.
      Besos.

      1. Claro que te leo, y creo que tu tienes en la cabeza esas cosas que apuntas y quizás no estén en el relato, ese decir de la madre, por ejemplo. Lo importante es recibir las opiniones, como esos Pum que me apuntas. Lo he pensado y siento que la imagen y el sonido es lo que la memoria del padre les traen. Nos leemos.

  17. Has mantenido la intriga muy bien hasta el final y le has dado un estilo ligero, con frases que son como pinceladas, al principio un poco inconexas, pero al final pasa como con los cuadros, te alejas un poco y ves la imagen claramente.
    Suerte y abrazos

    1. Gracias Anna, está claro que debo releer mucho mis relatos antes de publicarlos, ya que lo que para mi está muy claro, no lo parece para el resto.
      Menos mal que al final te han parecido encajar las piezas.
      Un abrazo grande.

  18. Hola Asun, osea, un padre al cuadrado, ja,ja. La historia es buena y tiene frases que calan. Por lo de las conexiones no reflejadas, no te apures, a mi me pasa continuamente: la historia está en la cabeza, la plasmo y después paso la tijera recortando recortando hasta alcanzar el tamaño exigido. Es entonces cuando se pierden para el lector los hilos que yo tengo en mi mente. El mejor remedio para evitarlo es dárselo a leer a alguien y preguntarle si lo entiende. Un beso

  19. Rafa Heredero

    Sí que resultó extraña la cita, y sorprendente. El encuentro merece otro micro donde se cuente la conversación que tuvieron después.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta