Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

5. La exploradora (Patricia Richmond)

A los cinco años pidió una máquina de escribir a los Reyes Magos. La había visto en la foto de una revista, en casa de una escritora. Así que la recortó y la pegó en la carta para que los reyes no se confundieran. Y se la dejaron, una bonita Olivetti Lettera 35 roja y reluciente.

El día que la estrenó, escribiendo despacio con sus deditos que titubeaban buscando las letras, abrió la puerta del laberinto. Allí la esperaban princesas, dragones, brujas, caballeros y hadas que le enseñaron a no rendirse, aunque se equivocara de camino mil veces, porque allí siempre estaban ellos para darle la mano y ayudarla a seguir avanzando.

Cada vez que cerraba una puerta, abría otra, arponeando historias con las teclas de su Olivetti. Se convirtió en la capitana de un ejército de aventureros que extendieron su laberinto levantando nuevos muros y tendiendo puentes sobre precipicios y ciénagas.

Ya no encuentra cintas de recambio para su máquina y sus nietos, incapaces de convencerla para que la cambie por un ordenador sin alma, recorren la red para comprar en lugares remotos las últimas unidades. Saben que, aunque le muestren la salida, ella nunca saldrá del laberinto.

 

60 Respuestas

  1. calamanda

    Patricia, esto, que tan pormenorizadamente nos cuentas, ocurre más veces de las que se piensa; es el laberinto de la rutina, y el de las obsesiones… Suerte y saludos

  2. Hola, Patricia.

    Es un relato entrañable, me encanta porque la situación se ha producido en mi casa hace un par de meses, pero no con una mujer de edad, si no con mi hija menor.
    Te deseo muchísima suerte porque la historia es preciosa.
    Un abrazo.

  3. Blanca Oteiza

    Patricia, precioso relato. Me ha encantado tu laberinto.
    Ocurre que se coge cariño a las cosas o te sientes tan agusto con ellas que no quieres dejarlas o reemplazarlas por otras más modernas.
    Un abrazo

  4. Ángel Saiz Mora

    Casi todos nos hemos pasado al ordenador, pero estoy de acuerdo en que, comparado con la entrañable máquina de escribir en la que aprendimos, el aparato electrónico, pese a todas sus evidentes propiedades, carece de alma.
    Me gusta la expresión “arponear teclas” con esa mítica Olivetti, pero lo mejor es esa maravillosa idea fija, el ansia de seguir escribiendo del personaje, a viento y marea, ajena a evoluciones y cambios, ocurra lo que ocurra en el mundo.
    Con la confianza que creo que tenemos, te digo con todo el cariño que te veo en un futuro, un poco como ella, de tierna y luchadora abuela entrañable.
    Mucha suerte y un abrazo de los buenos.

    1. Aquí tengo al informático partiéndose de risa… Tú ya sabes… Que no te engañes que seré una abuela cascarrabias, te dice.
      Has resumido muy bien lo que quería contar, así que me dejas muy contenta y aquí me quedo en mi burbuja, atenta a lo que pasa en el mundo pero feliz dentro de mi laberinto.
      Abrazo doble.

  5. Entrañable relato. Laberinto por dos. El de la escritora y en el sumerge a los hijos (en busca de algo imposible de encontrar). Me gusta ese guiño a la imaginación y la fantasía que haces. Mucha suerte 🙂

  6. Virtudes Torres

    Me encanta el relato Patricia. Echo de menos mi máquina que está ahí quieta, sin una cinta húmeda desde hace… ni se sabe los años.
    Y me la compré tras aprobar taqui y meca, con el primer sueldo que gané. ¡Qué tiempos!
    Deseo que tu protagonista siga con sus duendes, princesas y demás.
    Abrazos.

    1. Gracias, Virtudes. Seguro que muchos de nosotros empezamos, allá por la prehistoria, a escribir nuestros relatos con máquinas de escribir. Y nuestras primeras ilusiones bien merecen un pequeño recuerdo.
      Abrazos entrañables.

  7. Esperanza Tirado Jiménez

    Últimamente tengo debilidad por las máquinas de escribir antiguas. Hago fotos a todas las que me encuentro. Sin duda tenían más estilo que los teclados de los ordenadores de ahora. Pero los tiempos cambian.

    Y si algún día se decide a jubilar su Olivetti seguro que a su laberinto de ideas y personajes no le importa. Su alma y su imaginación seguirán tecleando rumbo a nuevas historias.

    Preciosa tu historia.

    Besos.
    Mucha suerte.

    1. Gracias, Esperanza. Es un debate como el de ¿libros en papel o lectores electrónicos? Pero la magia la tenemos nosotros dentro de la cabeza y es bonito crear universos propios, como mi prota aferrada a la máquina que le dejaron los reyes magos.
      Un beso.

  8. Ana

    Trae imágenes nostálgicas para los que en algún momento tuvimos una máquina de escribir entre nuestros objetos más preciados. Qué bonito lo de “arponear historias con las teclas”. Saludos y suerte.

  9. Izaskun

    ¡Que tierno, Patricia! Me ha gustado la nostalgia y lo entrañable del relato. Has hecho que sea muy fácil acercarse a la determinación de la anciana, y a la magia de sus dedos. Mucha suerte.

  10. Patricia, una pena que las máquinas de escribir no tengan discos duros, porque en ellos estarían muchas historias, muchas cartas, que al final tiramos como bola de papel a la papelera de reciclaje y no somos capaces de recordar.
    Muy bonito.
    Un beso

  11. ¡Qué preciosidad, Patricia! Has creado un personaje fantástico , que desde niña ya siente la atracción por escribir, haciendo de su Olivetti una nave con la que surcar las aguas de la imaginación. “Se convirtió en la capitana de un ejército de aventureros que extendieron su laberinto levantando nuevos muros y tendiendo puentes sobre precipicios y ciénagas”. Me ha encantado. Te deseo mucha suerte y te mando un abrazo.

  12. Hola, Patricia. Este texto tuyo me trajo a la memoria lo irresistible que me resultaba “arponear las teclas” de la Olivetti de mi tía, aún cuando todavía no supiera escribir, y ella, por fortuna, siempre me daba el gusto, aunque le descalibrara la máquina.
    Mi tía se parece mucho a la abuela-escritora de tu cuento; todavía escribe sus cuentos a máquina porque no se lleva para nada con la compu; no sé si aún consigue las cintas de recambio, pero de a poco, aunque cueste, ya la estoy convenciendo de las bondades de la PC ;)…

    Ha sido un placer leerte.

    Cariños,
    Mariángeles

    Me encantó

    1. Muchas gracias, Mariángeles. Así que escribir tan bien, ¿te viene de familia? Dale un beso a tu tía de mi parte y un abrazo fuerte para ti.

      P.D. Aún tengo en la cabeza las imágenes del video de vuestra lectura de relatos. Me impactó.

  13. Salvador Esteve

    Patricia, precioso relato de un laberinto de imaginación que tu protagonista no quiere dejar perder, y tierna la comprensión de los nietos para con sus mayores. Abrazos y suerte.

  14. Tras leer tu precioso relato solo me queda una duda: la protagonista, ¿eres tú o es Dora la exploradora?
    No, ahora en broma, es un relato de fácil lectura, sin estridencias ni elementos que perturben, bonito, muy bonito. Y eso no es nada fácil.
    Gracias por tus letras Patricia.
    Un abrazo microlunático

    1. Ay, Tin. Yo, en realidad, quería ser Madame Curie pero, como la química no era lo mío, tuve que pasarme a letras y he aquí el resultado: exploradora de mi cabeza hueca.
      El título no es muy afortunado, pero, como siempre, se me atascó.
      Muchas gracias por decirme esas cosas tan bonitas y te mando un puñadico de abrazos.

  15. María Ordóñez

    Precioso. La escritura también es un laberinto que atrapó al hombre desde que escribía con piedra o con pluma. La máquina fue un suceso que para muchos, como la abuela, es muy difícil abandonar. Hermosa historia. Felicidades!

  16. Modes Lobato Marcos

    Patricia, cuando te pones tierna eres imbatible (a ver si aprendo).
    Historia de apego, de cariño, del paso del tiempo, de…
    Y todo fluye en tu relato con una naturalidad asombrosa.

    Normal que quiera seguir con su vieja amiga.
    Todos los personajes que creó, todas las historias que ideó para ellos, nacieron en esa Olivetti.

    Sin ella todos morirían.

    Y algo me dice que la muerte de sus personajes, de sus amigos, llevaría consigo su propia muerte.

    De pena.

    Precioso, Patricia.

    Un beso y enhorabuena.

    1. Ay, Modes, qué bonito… Muchas gracias por tu opinión. Al principio creí que no se había entendido y me sentí fatal porque había puesto mucho cariño en el personaje. Estas cosas pasan.
      Pero todos vuestros comentarios me tienen conmovida y muy contenta.
      Y no aprendas nada, que no tienes que cambiarte ni un pelo.
      Besicos.

  17. Ay esas Olivetti Lettera, yo también aprendía a escribir en una de ella, tengo que preguntar a mi madre que ha sido de ella. Y antes de eso cuando todavía no sabía ni leer, mi abuelo compró la única máquina de escribir que había en el pueblo.
    Así que ya ves cómo has dado en la diana con tu relato. Que aparte de esto me parece muy bonito, con un laberinto precioso de personajes e historias.
    Besos

  18. bmateosg@hotmail.com

    Patricia, Precioso relato, nostálgico, con un apunte de amor por parte de los hijos que me ha encantado. ¿Quién no ha tenido en sus manos una maquina de escribir?.
    Suerte. Besos

  19. aurora

    Te han dicho ya casi todo, así que solo me queda:

    asdf ñlkj asdf ñlkj asdf ñlkj asdf ñlkj asdf ñlkj asdf ñlkj asdf ñlkj

    Abrazo.

    1. Gracias, Maria. Acabo de leer que la chispa que hizo que Ana Maria Matute diera el paso de abandonar a su primer marido, después de años de sufrimiento, fue que vendió su máquina de escribir sin avisarla. Con toda mi humildad, devoción y admiración le dedico mi relato.
      Un abrazo.

Dejar una respuesta