Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

126. La guerra de dos mundos (La Marca Amarilla)

Un extraño aire que venía de la ciudad me acompañó a casa, la tarde en que me revelaron el secreto. Oscuros nubarrones amenazaban, y la niebla apenas dejaba ver la hierba teñida de rojo en las colinas.

¿Por qué adoptar un hijo que no quieres? Siempre me habían mostrado desprecio, gritado y golpeado, incluso dejándome sordo de un oído.

Encontré a mamá (¿mi madre?) escuchando alarmada la radio, dijo que emitían en directo la invasión de unos extraterrestres que habían destruido la ciudad, y que venían hacía nosotros.

Papá (¿mi padre?) entró, y al conocer la situación comenzó a reír con sorna. Dijo que se trataba de una ficción radiofónica que ya se había emitido con anterioridad. Yo sonreí, no se por qué, y aquello provocó de me castigaran de nuevo con bajar al lúgubre sótano.

Acostumbrado, me tumbé, y en la duermevela escuché como la tormenta descargaba violenta, con gran estruendo de rayos y truenos.

De golpe, se abrió la puerta. Y subí.

No me alteró la imagen desoladora… Ni rastro de la casa, los cadáveres de mis padres (¿padres?) yacían sobre una insólita hierba roja que todo lo invadía. Y las naves, salvadoras, ya marchaban hacía nuevos objetivos.

19 Respuestas

  1. Ummm muy buena historia, el giro a la guerra de los mundos radiofónica, pero en este caso vienen a ser salvadores de vidas injustas.
    Me gusta mucho esos paréntesis con la pregunta despechada, ¿mi madre, mi padre, mis padres? Creo que le dan una fuerza enorme a la narración.
    Felicidades me encantó.
    Besos

  2. Ángel Saiz Mora

    Bastante tiene este terrestre con su propia guerra, realmente cruenta, tanto que se considera liberado por los que han venido a invadir el planeta, cualquier cosa mejor que la “protección” dudosa de quienes le amparan. Qué vuelta de tuerca más buena a partir de una temática conocida, que transforma un drama épico en una historia totalmente distinta.
    Un abrazo y suerte, campeón

Dejar una respuesta