Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

52. LA MISIVA

    Mi señor , aquí estoy desprovista de toda riqueza para seguiros a vos, se que el abandono de mi cuerpo ante vuestros halagos me traerá malas consecuencias, pero con solo sentir vuestro aliento es suficiente para hacerme sufrir de amor.

     Mi aya me dijo de niña que los hombres como vos no eráis trigo limpio y que no debía acercarme ,ni para percibir el calor que emanase de vuestro cuerpo lleno de lujuria y de pecado.

     Solo esperar la salida  de este laberinto de pasiones para encontrarme con vos es lo que me mantiene viva día tras día. Dicen que sois un tarambana y un mujeriego, pero esos ojos con los que me miráis me dicen lo contrario  y solo a ellos les creo.

     Mi cuerpo empapado en sudor frío desespera ante vuestra gallardía cuando pasáis a mi lado, sin percataros de este fuego que devora mi interior,de ahí que os escriba estas letras para que obréis según los dictados de vuestro corazón.

16 Respuestas

    1. HOla Epi, la sensualidad es la que imperaba en la época, con esos amores tan tórridos y prohibidos que hacían que una dama perdiera el sentido y la decencia marcada en aquella época del siglo XIX.
      Otros tiempos, otras costumbres, la verdad a mi también me gustaría recibir algo parecido
      Un beso y gracias por comentar.

  1. Maria Jesús Briones

    Has optado por el genero epistolar para describir un estado físico y mental desbordado.
    Buenas sensaciones, buenas vibraciones.
    Suerte, Puri

    1. Calamada, el romanticismo está presente en la vida,y a mis protagonistas les puede acarrear problemas si no saben dominar sus pasiones.
      Saludo y gracias por acercarte por aquí

  2. Ana, puede hacer reír y también sufrir, depende del estado anímico en que te encuentres cuando lo leas. Yo la verdad no lo escribí en plan irónico, al revés lo hice en le sentido melodramático del momento, ya sabes el siglo XIX y las cosas del amor.
    Gracias Ana por tu comentario .
    Un beso

  3. Gracias Ana por la corrección ortográfica, a veces una lee los relatos mil veces y no ve los fallos hasta que otros ojos lo leen.
    Besos y gracias por dar tu versión sobre como interpretas tu comentario anterior.

  4. Ton Pedraz

    En la línea Stefan Zweig.
    Te recomiendo que leas Carta de una desconocida.
    No sé. Tal vez ya la conozcas. De no ser así, anímate a leerla. Es magistral.
    Enhorabuena por tu texto.
    Ton.

  5. Gracis Tom por leer mi cuento, y tomo nota de la recomendación literaria que haces.
    Ya la tengo localizada y en breve pasaré a leer ” carta a una desconocida de Stefan Zweig. Espero coincidir contigo en esa comparación.
    Saludos

  6. Gracias Juan Antonio,la pasión que ciega la sensatez es la que hace que mi protagonista pierda la compostura por ese hombre,la respuesta es la que ella quiera ver.
    Un saludo.

  7. Salvador Esteve

    Puri, el amor, la pasión, es un estado mental que nos hace ver la realidad con los ojos del corazón. Abrazos y mucha suerte.

    1. Salvador, tienes mucha razón, la pasión no sabe de razones, y por eso a veces el corazón sufre con las limitaciones que le pone la razón.
      Gracias por tu cometario.

  8. Puri, me recuerda el tono de tu relato a una saga religiosa, que religiosamente leí en tu blog; casi me ha parecido la misma protagonista y eso me gusta porque creaba adicción; bueno sea o no sea una réplica de ella, me ha gustado leer esa misiva. Qué pena, nunca me enviaron a mí nada parecido. Suerte, amiga.

    1. Loren tienes razón, este relato tiene el mismo aire y la misma intención que aquella saga religiosa, pero en la de ahora los protagonistas son una mujer de noble cuna y un mujeriego por el que está dispuesta a perder la cabeza.
      Es una época que me gusta mucho para este tipo de historias.
      A mi tampoco nunca me pasó algo parecido a lo que le pasa a mi protagonista, que se le va hacer jejej.
      Gracias Loren por comentar.

Dejar una respuesta