Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

10. La mueca de los legatarios (Mª ELENA SÁNCHEZ ÁLVAREZ)

 

Tras el volteo persistente de las campanas repicando a tentenublo, los hilos del destino enhebraron otras agujas cediendo su tañido al difunto. Se nos fue Fidel, se decían unos a otros. Entre graves y agudos, la tormenta desataba su ira. Rayos y granizos caían sobre la aldea enlutada.

A la casa se acercaban los lugareños que, con sus lamentos y miradas interrogantes avizoraban los llantos de Rosalía. Al recogerse el día, prefirió quedar a solas con el muerto. Uno a uno,  desfilaron los asistentes bajo una lluvia cargada de dudas.

Durante la noche, madre e hijos velaron a Fidel. A la derecha del féretro, la cuarentona Uxía, sin oficio ni beneficio; a la izquierda, Antón, poseedor de un endeble intelecto con  instintos inciertos y a los pies del finado, Rosalía, la cicatera viuda.

Mientras en la estancia podían oírse los truenos, que fuera reclamaban justicia, la delación de sus miradas y pensamientos se cruzaba en un punto de intersección de desconfianza. Habrían bastado dos semanas para que aquel legajo, que siempre rondó sus mentes, expirara, de no haberse consumado tan precipitada pérdida.

El orvallo y el comadreo coronaron el sepelio tras el repique de la última campana.

 

29 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un texto con un lenguaje muy trabajado y una sintaxis perfecta, me encanta ese “tentenublo” La tormenta es parte de la trama, la “lluvia cargada de dudas” y los truenos que “reclamaban justicia” acompañan perfectamente un sepelio en el que parece haber algo más que una simple pérdida, donde yace latente no sólo un finado que se fue antes de tiempo, sino también una desconfianza que puede respirarse, por eso no es extraño que al final campe a su anchas un insano comadreo.
    Muy buen relato. Un saludo.

    1. María Elena Sánchez Álvarez

      Muchas gracias Ángel por dedicar un comentario tan detallado al relato.
      Efectivamente se respiran muchas dudas entre los protagonistas.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo también para ti.

  2. Juan Antonio

    Me parece un relato de una ejecución léxica impecable. De dejar con la boca abierta. El final le pone toda la sal a esta historia. Mucha suerte 🙂

  3. calamanda

    María Elena, coincido con los comentarios. Muy trabajada la situación y bien hilvanado ese final abierto e inquietante. Suerte y saludos

    1. María Elena Sánchez Álvarez

      Muchas gracias Calamanda por tu comentario, me alegra que te haya parecido inquietante. Ahí quedan las dudas.
      Un saludo también para ti.

  4. Se nota gran cuidado en la forma en que se cuenta la historia, bien elaborado, con palabras escogidas. Por el título y el cierre se deduce que Fidel no murió de causas naturales. Buen relato, suerte.

  5. Salvador Esteve

    María Elena, precioso texto, cómo has cuidado las palabras para crear un clima de misterio. Me ha gustado mucho. Abrazos.

    1. María Elena Sánchez Álvarez

      Hola Salvador, me alegro mucho de que te haya gustado y te agradezco el haberte pasado por aquí.
      Abrazos también para ti

  6. María Elena Sánchez Álvarez

    Hola Ana, muchas gracias por tus apreciaciones y me alegra que hayas disfrutado con el relato. Eres muy amable.
    Yo también te mando un beso

  7. Hola, María Elena.

    Léxico cuidadísimo, como ya te han comentado, que denota un pulcro trabajo en la ejecución del mismo. A mí me parece de diez.
    Me gusta ese comadreo que sugiere que las cosas no son como parecen.
    Felicidades, bonita, porque este es de los buenos.

    Unos besazos.

    1. María Elena Sánchez Álvarez

      Hola Towanda, que generosa y amable eres. Ya sabes que en el comadreo puede haber parte de verdad y mucha de mentira. Ya dicen que cuando el río suena agua lleva.
      Te agradezco tu visita y más si te ha gustado.
      A la espera del tuyo, muchos besos también para ti.

  8. Fuera de lo común el lenguaje utilizado, como ya te han dicho más arriba.
    Tanto que quizá requiere un poco más de atención en su lectura, lo cual me parece muy bien, pues añade atractivo.
    Felicidades.

  9. Isabel

    Leyendo tu relato me doy cuenta de que hay muchas palabras que merecen la atención que tu las has dado. Muchas gracias por mostrarlas.

  10. Modes Lobato Marcos

    Juro que iba a comentar tu relato, pero he leído el primer comentario, el de Ángel y me he dicho…Carajo, si yo quiero decir algo parecido, pero ni de lejos voy a comentarlo tan bien, así que mejor me callo, te felicito y salgo corriendo.

  11. Un relato muy trabajado, con un léxico exquisito. Recreas muy bien la atmósfera de desconfianza utilizando la tormenta como si fuera un reflejo de lo que pasa en el velatorio.
    Muy bueno. Suerte.

Dejar una respuesta