Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

54. La nueva urbanización (Daniel Irazu)

La nube que nace en los montes desaparece la luz del día.  El vendaval araña la tierra, levanta piedras y arranca las matas de tomillo de las laderas. Mientras, el valle se asfixia con el polvo de arcilla que trepa en remolinos hacia el cielo.

La tormenta descarga en las cimas; abajo llueve sangre cuando amaina el viento.

La madre teme el silencio que sigue a las últimas gotas. El niño en sus brazos llora por instinto; se calma con los trinos en la acacia, y se asusta de nuevo cuando los pájaros entienden el rumor que viene de lejos y emprenden el vuelo.

Ve el frente de lodo por una ventana; baja la persiana, atranca la puerta de la calle, y cierra las demás del pasillo.

Se esconden de la muerte, abrazados tras la pared más lejana.

La avalancha avanza lamiendo las fachadas de las casas que ahora le sirven de cauce; busca el desagüe que antaño recrecía el caudal de río.

La primera ola revienta los muros de ladrillos interpuestos en su camino.

Al entierro acude el alcalde y el concejal de obras. Salen de la iglesia cabizbajos, por eso, en el atrio, el viejo sólo escupe al suelo.

16 Respuestas

  1. Muy gráfico ese escupitajo de desprecio a los que están obligados a tomar medidas para que estos fenómenos no afecten a los más débiles y desamparados. Por unas cuantas monedas las autoridades otorgan permisos sin ningún control y al constructor solo le importa recuperar su inversión y obtener ganancias. No se detienen a pensar en tonterías, cómo la seguridad.
    Muy bien contado, bonita prosa. Muy bueno.
    Saludos.

  2. Nieves Martínez Menaya

    Daniel,nos introduces en la historia , casi a tiempo real,por medio de esas descripciones que nos hablan de una atmósfera previa en la que no faltan todo tipo de detalles que anuncian la tragedia. La narración no explícita del desenlace lo dejas con elegancia, a cargo de la última frase en la que, como en el cine, la alusión al entierro, nos informa, nos cuenta, evitando detalles,la magnitud del hecho . Y, por su fuera poco, la inclusión de los dos personajes , da la impresión de encontrarse en el lugar y en el momento exacto,ad hoc, cerrando la historia de un modo visual, con vocación de ” escena”. un abrazo:

  3. Begoña Heredia

    Poco más puedo comentar que no se haya dicho. El tema me gusta porque me incumbe, bien sabes ( para los que no lo sepan) que desde hace años mi trabajo se mueve por el sector inmobiliario, y no son pocas las peleas que he tenido, referente a que ni comercial es ( no debe ser) sinónimo de embaucador,ni constructor ni inmobiliario sinónimo de devastador, pese a quien le pese,ya se han hecho muchas barbaries. Así que cualquier denuncia en este sentido la aplaudo a rabiar y mas si es contada como tu lo haces. Ahora tocando el tema gramatical, hay una circunstancia que se presenta en el comienzo de tu relato, a mi personalmente me rechina :”La nube que nace en los montes DESAPARECE la luz del día”, con los verbos hemos topado. Susana, esto va para ti, no estaría de mas, que en tu estupendo blog toques el tema, ¿ Es admitido el uso transitivo de ese verbo? si no lo es , ¿ Por qué no lo es ? y si lo es ¿ Cuando y por qué? A mi Ignacio me ha hecho investigar el tema,cosa que agradezco, y he hallado la respuesta.Ahí te dejo ese encargo.

    1. Tomo nota de tu petición, de hecho la agradezco, pues considero que hay que tocar temas que os interesan. Nunca se me habría ocurrido tratar sobre verbos transitivos, la verdad es que no sabía que tuvieran ningún misterio. Así que dicho esto, y como ya has investigado, pásame tus apuntes por correo y los intentaré ampliar.

  4. Daniel Irazu

    Me se ocurre lo siguiente: La nube hace desaparecer la luz… si es bastante densa y el observador está situado de forma tal que su perspectiva sea la adecuada. La luz desaparece porque queda oculta por la nube…Cuestiones gramaticales…de cierta importancia…
    Yo el problema en el cuento lo veo en otra expresión y en otras palabras. Es al final; ya que, de entrada ,hablar de casas ARROYADAS no es el motivo del relato.
    Lo que me preocupa es si dejé claro que el viejo no les pudo escupir a la cara porque tenían gacha la cabeza.

Dejar una respuesta