Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

35. La secreta virtud de Don Ambrosio

Aparece en silencio, como si flotara sobre el suelo de guijarros del cementerio. Viste un traje de chaqueta negro sobre una blusa blanca de la que apenas se ve la gorguera de puntilla que oculta su cuello.

Se sitúa al final del círculo que rodea la tumba de Don Ambrosio, el prócer del pueblo. Y comienzan los cuchicheos mientras el párroco sigue alabando, tal como reza el epitafio, las inquebrantables virtudes morales y rectitud cristiana del fallecido. Y siguen las elucubraciones. Esa barbilla es de Doña Paca. No, no, dice otra, el rasgo de los ojos, fíjate bien es igual que la de su hermana. La nariz, pétrea, sobresale de un cutis delicado. Tiene la desconocida un tono seductor en su porte que les hace recordar a aquella mucama que trajo él desde Cuba. Él nunca tuvo hijos, murmuran.

Y ella, silente, etérea, abre el círculo. Se acerca a la tumba. Se enjuga una lagrimilla díscola que rueda por su mejilla. Al tragar saliva la nuez de Adán sobresale de la gorguera.

Lee el epitafio. Y lo que comienza con una lágrima se acaba transformando en una incontrolable carcajada.

 

 

22 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La virtud de Don Ambrosio, que él se preocupó de que fuese pública, no resultó más que una débil fachada que ocultaba sus verdaderas actividades o apetencias, y que se derrumbó con estrépito cuando él ya no podía hacer nada por remediarlo, dando al traste con toda una vida de artificio y con su reputación de hombre recto.
    Un saludo y suerte, Elena

  2. Mª Belén Mateos

    Buen relato salpicado de hipocresías, falsas virtudes y cotilleos. Y es que al final todo se descubre. Un cierre de historia muy logrado. Parece que oigo esa carcajada.
    un beso y suerte Elena.

  3. Reve Llyn

    Me he despistado un poco al principio, soy yo que estoy espesa, pensando en hijas secretas en lugar de amantes. Pero el golpe final lo ha aclarado todo. Has enlazado muy bien la gorguera en el principio y el final.

  4. Buenísimo el relato que retrata a la perfección las loas (generalmente exageradas y vacías) de los párrocos y el interés (o mejor dicho el cotilleo) de los convecinos. Me ha parecido bien escrito y me ha encantado el detalle de la gorguera que, junto con el título, redondea el micro.
    Besotes.

  5. En mi primera lectura no me he enterado qué me cuentas. En la segunda lectura logro ubicar la focalización. En la tercera comprendo que se trata de un amante masculino del fiambre. Me despisté en “esa barbilla es de Doña Paca”, pensé que era la barbilla del muerto. En fin, Elena, un relato con tu toque de humor e ironía. Suerte.

Dejar una respuesta