Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

28. La sombra de Clara (Juana Mª Igarreta)

Elijo muy bien las calles por las que me muevo. Procuro que estén poco transitadas, aunque ello me suponga hacer largos recorridos para llegar a los sitios. Pero ella siempre se las apaña para sorprenderme en cualquier esquina.

Aquella tarde, mientras los demás esperaban fuera, yo me colé en el internado. La mayoría de las alumnas estaban pasando el puente con sus familias. A Clara nadie había ido a recogerla. No era la primera vez que nos veíamos y me costó muy poco convencerla. De hecho, cuando la llevábamos en la furgoneta camino de la bajera, no me soltó la mano ni un momento. Pero yo era de los más jóvenes y no tenía poder de decisión.

No conservo aquellas amistades. Sin embargo, la imagen de esa chica de cuerpo menudo vestida de colegiala, que vive en esa misteriosa sombra de cuello volteado, me persigue.
Tengo que acostumbrarme a pasar de largo, sin volverme. Igual que aquel día cuando, esquivando la mirada de sus ojos suplicantes y obedeciendo órdenes, me fui a casa, consciente de que los gritos ahogados en una boca sellada no traspasan las paredes, y para el mundo exterior no existen.

22 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    calmosamente , nos vas introduciendo en una historia terrible, en la que, primero, la acción y,luego, la inacción del protagonista gregario (seguramente debido a sus juventud), ante la brutalidad de sus compañeros, no permiten que pueda desenvolverse con tranquilidad en su vida de adulto. A causa de esa sombra siempre presente y dispuesta a recordarle su acción equivocada. ¿Se merece ese castigo? ¿un error de juventud debe marcar nuestras vidas? Unos opinarán una cosa y, otras, otra. Parece lógico. Pero lo que parece no tener vuelta atrás es el sufrimiento de la niña. Consigues hacernos reflexionar con tu relato, Juana. Muy buena cosa, por cierto. Suerte y un abrazo.

  2. Ana Fúster

    Historia escalofriante que me lleva a algunos casos realesa por esclarecer, algunos por desgracia ya muy antiguos pero aún presentes en las noticias. Besos y suerte, Juana

  3. Ángel Saiz Mora

    Si hay algo que nos acompaña siempre es nuestra sombra. Parece que la dejamos atrás, pero es persistente y a veces nada inocua, de un gris o negro que atormenta. La mala conciencia no se borra fácilmente. La acción directa o la omisión consciente son igual de graves. El nombre del personaje femenino está bien elegido, pues contrasta con la oscuridad de lo que le sucede y la que siente uno de los culpables.
    Un abrazo, Juana. Suerte

    1. Ojalá todos los culpables de hechos similares sintieran el peso de la conciencia, un remordimiento que no les dejara ni un momento de sosiego. Pero me temo que a muchos de estos malvados el corazón se les ha petrificado y ya ni siente ni padece. Sí, elegí el nombre con la intención de que la inocencia de la niña contrastara con la sombra de ella pidiendo justicia. Muchas gracias, Ángel, por tus palabras, y otro abrazo para ti. Supongo que a la suerte ya estás acostumbrado, pero es muy merecida.

  4. Salvador Esteve

    A la conciencia no se le puede cerrar las puertas. Su sombra es persistente en el tiempo y lacerante en el ánimo. Muy buen relato, Juana, que nos hace reflexionar sobre la importancia de nuestros actos. Abrazos y suerte.

  5. La pena es que a algunos depravados ni siquiera la conciencia parece pesarles. Aunque pensándolo bien, si han llegado a tal grado de insensibilidad, supongo que también será un impedimento para ser mínimamente felices. En el fondo dan pena. Prefiero creer que son los menos, y que la mayoría serán capaces de llegar al arrepentimiento. Mil gracias, Salvador, por tus palabras. Suerte y abrazos también para ti.

Dejar una respuesta