Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

25. La tumba sin nombre

Había ido al cementerio a depositar un ramo de flores sobre la tumba de su abuela. Siempre se preguntaba a quien pertenecería la tumba contigua sin inscripción alguna. Sin embargo, esa tarde de principio de otoño, quedó sorprendida al contemplar el abanico de colores que cubría la lápida en cuyo centro destacaba la figura de un ángel tocando el violín. Al buscar el origen de tal maravilla comprobó que provenía del bello rosetón, de la cercana iglesia gótica, al ser atravesado por los rayos del sol. Sintiendo curiosidad, le preguntó al párroco la identidad de la persona allí enterrada. Era una eminente violinista de orquesta de cámara quien al morir dejó toda su fortuna al miserable sobrino que ella había criado. Y ¿Cómo se llamaba? Rosa, se llamaba Rosa.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un sobrino desagradecido, que no se ha molestado en sepultar como Dios manda a la tía que le crió como a un hijo, tanto es así que ni siquiera ha encargado que pongan su nombre en la lápida, aunque no ha hecho falta, un reflejo colorido y casi divino ha puesto las cosas en su sitio.
    Un saludo y suerte, María

  2. María José Escudero

    La codicia anula cualquier sentimiento, también el de la gratitud.Pasa con frecuencia, pero el sol(amigo)le devolvió el nombre a la artista y, de alguna manera, puso una flor sobre su tumba. Un beso y mucha suerte.

Dejar una respuesta