Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

88. La última gran batalla.

Con el pómulo sangrando y la nariz rota me senté sobre la nevera portátil. Miré a mi alrededor y comprobé que todo era mío… nuestro. Hice un recuento de los miembros de la familia; no había ninguna baja. El niño tenía la cara llena de arañazos y no paraba de llorar abrazado por su madre que me miraba sonriendo haciéndome un guiño con el ojo morado. La abuela, con un chichón en la frente, no paraba de escupir por su boca blasfemias inclasificables. El abuelo aún seguía en posición de batalla, agitando su bastón roto y tocándose sus partes con actitud grotesca. A mi lado mi hijo mayor, un gran combatiente, que con mucho orgullo abrió la sombrilla que ponía fin a la última gran batalla por conquistar la primera línea de playa.

38 Respuestas

  1. Buena batalla esa de la playa. Yo tengo suerte en vez de la primera línea de playa me gusta la última. Nunca entendí que diversión hay en estar pisándole la cabeza al de al lado, o tragándote el humo del de enfrente. En fin a pesar de todo ojalá estuviéramos allí, en la playa.
    Saludos.

  2. Enrique, te agradezco la sonrisa.
    En un mundo lleno de batallas cotidianas, la tuya representa una forma valiente de conseguir un “pedazo de tierra” jajaja.
    Me ha gustado mucho.
    Seguro que te vemos en el listado final.
    Hay que alegrar la vida. Un buen ejemplo es esta sátira tan bien contada: misterio, sorpresa, humor, ironía…

    Un abrazoooo

  3. Mª Belén Mateos

    Divertida batalla envuelta en arena y playa. Ocurrente y bien contada, casi como conquistar “La colina de la hamburguesa”.
    un abrazo Enrique.

  4. Batallas como esa hay todos los veranos,jejej el caso es resultar ganador ya el premio es muy salado y muchos son los combatientes pero pocos los vencedores
    Me ha gustado esta batalla, alguna que otra vez he participado en ella.
    Un abrazo

  5. Jajajaja D.Enrique directo a los músculos flojos que se dilatan rápido en la risa que produce tu relato. Bienvenido el humor, el buen humor, eso tan difícil, al menos para mí y por ello te admiro, por eso y por el relato jajajaja.
    abrazos y suerte

Dejar una respuesta