Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

127. LADRONES DE TUMBAS (Rafa Heredero)

Tras asistir a la ejecución del ladrón de cadáveres cerca del árbol que siempre se utilizaba como horca, su viuda solicitó permiso para poder inhumarlo. Profanar enterramientos, en cualquier sentido, estaba castigado con la pena de muerte, y el hombre había sido detenido esa mañana con el cuerpo de un recién nacido, enterrado la tarde anterior, oculto entre sus ropas. Fue juzgado como uno de esos anatomistas que aprenden su ciencia de la disección de cuerpos sin vida, y su condena se decidió de inmediato.

La mujer pudo descolgar el cadáver de su marido e introducirlo en un tosco ataúd dispuesto sobre la carreta que ella misma guiaba. Pero antes de clavar su tapa, y con la atención de todos los verdugos puesta en lo que hacía, vació en él un saquito de cuero que llevaba consigo. Una lluvia de monedas de oro, con el brillo de un relámpago, cayó sobre el ahorcado, y su tintineo, sonoro como un trueno, pareció dibujar una amplia sonrisa sobre su rostro. Después arreó a la mula y emprendió la marcha hacia el cementerio, sin mirar atrás, ni tampoco al lúgubre árbol que, buen conocedor del alma humana, esperaba impasible a sus futuros inquilinos.

52 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Las monedas pueden brillar como un relámpago y tintinear como un trueno en el mundo de los hombres, que todo lo complican, donde ni siquiera los muertos tienen descanso. El apacible árbol, mucho más sabio, asiste como espectador a los últimos movimientos de esas criaturas tan inquietas y retorcidas.
    Original texto. Un saludo y suerte

    1. Rafa Heredero

      Hola, Ángel. La naturaleza suele ser más sabia que esas criaturas tan retorcidas, y más con dinero por medio.
      Gracias por comentar y un saludo.

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Calamanda. Me gusta que los relatos puedan tener varias interpretaciones para los lectores. Está bien que cada uno tenga su punto de vista.
      Un saludo.

    1. Rafa Heredero

      Hola, amigo Sotitios. Ya se sabe que con dinero por delante, los humanos somos capaces de cualquir cosa.
      Gracias por pasarte por aquí y un saludo.

  2. Original relato, con imágenes muy visuales que pueden sugerir varias interpretaciones. Y varios contextos también.
    Pero sobre todo me ha gustado la originalidad.
    Saludos

    1. Rafa Heredero

      Gracias por comentar, Asun. Quería dar una vuelta de tuerca a esas historias que tantas veces hemos visto, y enfrentar a los verdugos a la tentación que los puede convertir en víctimas. Y luego que decidan ellos.
      Un saludo.

    1. Rafa Heredero

      Pues muchas gracias, Edita. Sí, está un poco oculto, pero las tormentas que se pueden desatar por la codicia, desgraciadamente siempre nos tocará sufrirlas.
      Un saludo.

    1. Rafa Heredero

      Gracias por tu comentario, Juan Antonio. Los personajes inquietantes suelen dar mucho juego, y que alguno de los míos te lo parezca me hace mucha ilusión.
      Saludos

  3. A me ha gustado mucho, está lleno de matices, solo que…veo la tormenta muy cogidita con pinzas. Es lo único que lo penaliza. Sigue siendo un gran relato. Su marido muerto por profanar tumbas. Su marido enterrado con oro ¿Cuál será el `primero que quebrante su descanso? Excelente.

    Saludísimos.

    1. Rafa Heredero

      Hola, Barlon. Gracias por tu comentario, y me alegro de que te guste. Al principio pensé que a esta escena del ahorcado le iba bien como escenario una lluvia torrencial, pero luego me pareció un tanto tópico y además quería que la lluvia y la tormenta no fuera solo un elemento decorativo más del relato; buscaba una forma de integrarla en la trama, pero no me salía, así que abandoné la idea, y cuando estaba escribiendo otro me dio por pensar en los desastres que causa la codicia, y de ahí al brillo del relámpago y al trueno, y me pareció una buena metáfora de las tormentas que se pueden desatar, sí algo traída por los pelos, pero me quedé contento.
      Me gusta eso que planteas sobre quién será el primero: ¿el más codicioso, el más valiente, el que más sepa esperar…? Alguno cae, seguro.
      Un saludo.

  4. Gloria Arcos Lado

    Impactante relato y todavía más lo que sugiere. Me parece que el árbol va a tener mucho trabajo. Hábil venganza la de la mujer, conocedora profunda del alma humana.

    1. Rafa Heredero

      Hola, Gloria. Sí, esa mujer sabía muy bien lo que tenía que hacer. Y al árbol a lo mejor le faltan ramas.
      Gracias por tu comentario y un saludo.

    1. Rafa Heredero

      Gracias, Anna por pasarte por aquí. La tormenta ya se ha empezado a formar, como lo hacen las otras, con el relámpago y el trueno, esta vez en la cabeza de los verdugos. Así me gusta pensarlo.
      Un saludo.

    1. Rafa Heredero

      Hola, tocayo. ¡Qué casualidad que fueras la primera persona que conocí de ENTC, hace ya una semana! Gracias por tu comentario. Ya se sabe… esa codicia, cuando te atrapa es como un pozo sin fondo.
      Un abrazo.

    1. Rafa Heredero

      Gracias por tus palabras, Ana. Me alegro de que te haya gustado. Seguro que más de uno se arriesga. Esa codicia tan tentadora es capaz de hacer que se atrevan.
      Un saludo.

  5. Rafa Heredero

    Hola, Ana. Para mí el oro es el cebo que utiliza la viuda como instrumento de venganza. Quiere que la vean para que no se les quite su brillo de la cabeza y alguno caiga en la tentación. Pero tu interpretación es muy sugerente: que el mismo dinero entregado sea a la vez su posible causa de perdición. Las lecturas son siempre de cada lector. Y me encanta que se puedan sacar matices a los relatos.
    Muchas gracias por tu aportación y otro beso para ti.

  6. Ana Fúster

    Nada mejor que la codicia para desatar tormentas en el corazón humano. Aunque, como dice Barlon, el tema del mes pueda parecer cogido por los pelos, a mí me convence la metáfora. También me parece estremecedora la frialdad de la mujer. Saludos y suerte.

    1. Rafa Heredero

      Hola, Ana. Esa era la idea principal. Provovar una tormenta en el alma humana con un cebo irrrsistible. Y que cada verdugo la soporte como pueda. Gracias por pasarte y dejar tu comentario.
      Un saludo.

  7. Rafa Heredero

    Gracias por tu comentario, Concha. Yo creo que esa mujer sabía cómo poder vengarse. Crear un anhelo que parece fácil, pero con ese peligro… pienso que a más de uno lo atrapa seguro.
    Un saludo.

  8. Yo me quedo con la imagen del árbol. Creo que me acompañará como una lección de creación de símbolos. Después ya mucho más abierto todo lo demás. Seguro que mi interpretación dista del original por lo que leo en los comentarios, pero que le cojan con el cuerpo de un bebé no puede ser casual. Algo tendrá que ver con la venganza de la viuda. ¿Tendrá tan pocos escrúpulos como para robar un cadáver con sangre suya?

    1. Rafa Heredero

      Hola, Lorenzo. Sugerente interpretación la que propones, y en cuanto al árbol, bueno, es el que abre y cierra el relato. No dudo de que va a continuar con su función.
      Gracias por tu comentario, y un saludo.

    1. Rafa Heredero

      Gracias por tu comentario, Manuel. Pues ese es un escenario ideal para contar cualquier historia. Tom y sus amigos podían haber estado escondidos viendo todo lo que pasaba.
      Un saludo.

    1. Rafa Heredero

      La codicia siempre saca lo peor de los seres humanos. Da igual que sean unas monedas de oro o las reservas de petróleo en cualquier país. Gracias por tu comentario, Miguel, y un saludo.

  9. Muy buen micro Rafa. Dos partes bien diferenciadas, la primera explicativa y la segunda en la que nos muestras el desenlace. Un desenlace, con matices góticos, en el que yo puedo ver a Boris Karlof dentro de ese tosco ataúd de pino. El que no haya visto el Ladrón de Cadáveres que aproveche la ocasión, merece la pena. Pero lo que más me gusta es ese final que nos dejas sin haberlo escrito y nos devuelve al punto de partida, una nueva ejecución.
    Enhorabuena y suerte. Un abrazo.

    1. Rafa Heredero

      Grandísima película, Juancho, como muchas otras de esas llamadas Serie B. Hay algunas escenas de las que se podían sacar cientos de pósters para enmarcar. Y sí, como comentaba más arriba, ahí está el árbol abriendo y cerrando el relato.
      Gracias por tu comentario, y un saludo.

  10. Antonia

    Una historia muy bien hilvanada, con una prosa muy acorde a la narración. Un final que abre la futura historia. Buena idea, buenas descripciones y ritmo. Suerte y abrazo.

Dejar una respuesta