Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

94. Lágrimas de San Lorenzo (Luisa Rodríguez)

Recorre la constelación de Perseo con el mismo alborozo infantil que le henchía cuando chapoteaba en cualquier charco diseñado por el aguacero. Pierde la noción del tiempo y del espacio, y se aferra al deseo que ha conseguido colgarse de la cola del cometa. Su anhelo se cumple al convertirla en una de esas estrellas que cruza el firmamento sin que nadie le indique la trayectoria que debe seguir, ni cuándo aparecer o en qué lugar apagarse. Hermosa, pero fugaz.

Una ligera presión en la mano la trae de regreso a la Tierra, al descampado donde están tumbados con la única compañía de una orquesta de grillos. Es un gesto tierno y cómplice. Intuye que la está mirando, pero no vuelve la cabeza. Siente el calor húmedo de una lágrima que resbala por su sien. Pero cómo explicarle que no es de felicidad, que lo que fue, ya no es.

18 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Tu protagonista anhela una libertad que sólo puede tener en sueños. La vuelta a la realidad y sus cambios implacables, que convierten la felicidad en pura rutina e inercia, le decepciona, cae sobre ella como una losa. Quisiera escapar de allí transformándose en estrella fugaz, aferrada a la cola de un cometa, pero la gravedad le ata a la Tierra y la impide volar como antes.
    Triste y hermoso viaje espacial.
    Un abrazo, Luisa. Suerte

  2. Hola, Luisa.

    Un deseo precioso (el de colgarse en la cola de un cometa) para la literatura, para los que sueñan con la libertad. Me gusta mucho esa imagen de evasión.
    La frase final también es redonda: “que lo que fue, ya no es”.
    Un abrazo y suerte.

  3. Mis lágrimas favoritas, aunque no siempre me conceden los deseos que les pido, pero no hay nada mejor que estar bajo un cielo lleno de estrellas fugaces una noche de verano. Y que bien y bonito lo sabes contar. Suerte guapísima y un bico enorme.

    1. Luisa Rodríguez G. Novelúa

      También las mías, Eva. Unas lágrimas fugaces que nos permiten soñar con la ilusión de que se cumplirá nuestro el deseo. Graciñas. Bicosss.

  4. Ton Pedraz

    Magnífico intento de fuga convertida en estrella. Relato preñado de pinceladas poéticas, y final rotundo reafirmando un amor que ya no es tal.
    Me ha gustado mucho Luisa. Te deseo suerte.
    Ton.

  5. Cuántas lágrimas caerán por esa misma causa, la de buscar algo que no encontran y aceptar y vivir con quien tiene al lado sin que de verdad les llene.
    Me ha gustado mucho, por que en el fondo todos somos unos soñadores.
    Un abrazo

    1. Luisa Rodríguez G. Novelúa

      Lo que hoy es fundamental en nuestras vidas, mañana puede dejar de serlo. De hecho, suele pasar. Muchas gracias, Asunción. Un abrazo.

    1. Luisa Rodríguez G. Novelúa

      Prisioneros sin barrotes…Efectivamente así se siente la protagonista. Muchas gracias, Juan Antonio. Un abrazo.

  6. Ana Fúster

    En situaciones así puede ser útil escapar con la imaginación, agarrado a un cometa o a lo que se presente, pero es más honesto y sobre todo mucho más justo tomar las riendas de la propia vida, liberar y liberarse. Un relato muy bonito, con una última frase que da sentido a todo el texto. El título me gusta porque para mí remite a la muerte lenta y dolorosa de un sentimiento. Besos y suerte.

    1. Luisa Rodríguez G. Novelúa

      Lo ideal es ser valiente, pero, por una razón u otra, no siempre lo somos, o no nos atrevemos a serlo. Ana, muchas gracias por tu comentario. Besoss.

  7. ¡Muy bien! En la segunda lectura se aprecian las pistas que has ido dejando. Me gustado la orquesta de grillos y efectivamente, es terrible que siempre haya quienes creen que te quieren y sin embargo solo te dirigen. Ma’gustao. Suerte.

Dejar una respuesta