Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

14. Las apariencias engañan

Cuando Laura entró en su habitación se sorprendió al ver un sobre rojo posado en la mesita de noche. Era una invitación para dos personas a un baile de máscaras. Llamó a su amiga y vecina de habitación Alice, que como ella estudiaba en Venecia con beca Erasmus. Debían llevar de disfraz una capa negra con capucha, larga hasta los pies y otro detalle, no llevarían nada debajo.
A la hora prevista, las recogió una lancha cerca de su residencia en Fondamenta Croce . Llegaron enseguida a uno de los palazzi que bordean el Gran Canal. Era cerca de las doce cuando un caballero se acercó a ellas rogándoles seguir.
Las introdujo en una sala circular donde nueve personas ordenaron que se colocaran en el centro y que se quitaran las capas, a lo que ellas no respondieron. Después de un instante repitieron la orden, en ese momento se oyó el tañido de una campana marcando las doce. Las jóvenes no dudaron entonces y las capas cayeron al suelo. Las miradas libidinosas se transformaron en un rictus de terror al contemplar la metamorfosis de aquellos cuerpos hermosos. No les dieron tiempo a reaccionar, los dos bellos ejemplares de lobas se lanzaron sobre ellos desgarrándoles vivos.
En lo alto de la Basílica dei Frari se podían ver las siluetas de dos lobas aullando a la luna llena.

34 Respuestas

  1. Todo misterio en Venecia tiene un origen pagano, feroz y sicalíptico. esa ciudad, si de veras existe, es magnífica. Enhorabuena por el relato, muy sugerente.
    Un saludo
    JM

  2. calamanda

    Ginette, el juego del carnaval, sobre todo en Venecia, hace posible lo imposible; muy visuales esas situaciones extraordinarias, y bien contadas. Suerte y saludos

  3. Amélie

    Tienes razón, me he inspirado en la peli “Eyes wide shut” de Stanley Kubrick . De hecho encargaron las máscaras en un taller de Venecia.
    Muchas gracias, Ana, por tu comentario.
    Un beso.

  4. Amélie

    Muchas gracias, Salvador. Anda, si Virtudes pensó en Caperucitas, tú en Cenicientas…las mías seguro que no quieren zapatitos de cristal, jeje.
    Un saludo.

    1. Amélie

      Jo, pues cuánto me alegro de lo que me cuentas. Me hace mucha ilusión.
      Menudo sitio Venecia para ir de Erasmus..conozco uno que estuvo un curso y volvió encantado.
      Un abrazo, Lorenzo.

  5. Ana Fúster

    Muy sugerente el principio e inesperado el final, las inocentes estudiantes convertidas en lobas. Anda que no se lo pasan bien las Erasmus, yendo desnudas a bailes de máscaras y zampándose a la concurrencia, para que luego digan que es todo estudiar y más estudiar. Hablaré con mi sobrina, que está de Erasmus en París, a ver qué planes tiene para carnaval 🙂 Suerte y besos.

  6. Amélie

    Tampoco es mal sitio París para ir de Erasmus, tu sobrina lo tiene que apreciar. Se disfruta pero también se estudia , da tiempo para todo. Qué pena de recortes en las becas, creo que es una experiencia única que todos los estudiantes deberían vivir.
    Gracias, Ana, por tu comentario.
    Un beso.

  7. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Hace bien el ministro Wert en restringir el programa Erasmus.
    Está muy bien tu relato. Venecia se presta a estas aventuras de novela negra, y tu, con tu sensibilidad y elegancia, lo has bordado.
    Además no dudo que conoces bien el lugar.
    Beson Ginete.

  8. Amélie, evocadoras imágenes de Venecia, siempre impactantes. También pensé en “eyes….”.
    No estoy de acuerdo con Jesús Alfonso, ¿Dónde voy yo con lo que dan en Orgasmus?, en dos días estoy de vuelta. Ahora que me toca a mi, empiezan los recortes, no hay derecho.
    Iré a Chinchón un fin de semana, ja ja ja.
    Un beso

  9. Rafa Heredero

    Buena mezcla de terror y erotismo como algunas de esas antiguas películas que buscaban espectadores con uno y otro morbo. Vaya par de lobas en pleno Erasmus que nos has colocado en Venecia. Sorprendente final con unas “Cenicientas” que tienen que esperar a las 12.
    Suerte y saludos.

Dejar una respuesta