Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

1. LIEBRATÓN (EPÍFISIS)

La noche calma, deja oír mis pasos por el empedrado brillante, que un propio, en la parte alta de la calle, riega larga manu. Me paro bajo un farol y palomilla fernandino y me enciendo un cigarro, giro sobre mis pies  y exhalo el humo por las narinas. Me siento bien, y al reanudar el paseo, me veo caminar por las fachadas, que dirigen mis deseos por el dédalo de calles, al Conejo Feliz. Me cuesta atravesar el cortinaje grande de terciopelo, cada día más.

Me siento en mi taburete, beso a mi camarera preferida y comienza el ritual, ginebra, vermú rojo y triple seco en la coctelera e inicia un baile con sus pechos. Un buen grog, me trae recuerdos del Hotel Tirol de mi juventud,  de esa juventud que ahora busco aquí. Se empina por encima de la barra y me calienta en la oreja que hay una nueva, una liebratón.

Se me acerca una joven enorme, con una malla ajustada que aplica a mi rodilla y un calor pasa lentamente a mi cuerpo, apoya sus manos en mi muslo y  pido un benjamín.

Al salir, me acomodo la entrepierna  y me encamino a tomar unos churros. Sonrío.

50 Respuestas

  1. Ines Z. López

    Con esas definiciones tan precisas me por pensar: seguro que tus manos han apartado multitud de cortinajes de terciopelo 😉 O quizá sea al revés, perro ladrador…
    El relato lleva tu sello, eres inconfundible. El nombre del local es muy imaginativo 😉
    Besos, Epi.

    1. Inés, las barras americanas tienen mucho morbo y si vas con amigos te lo pasas bien. Es una actividad lúdica, púbica, lúbrica.
      El nombre(conejo feliz) viene al caso por el de liebratón(liebre grande y joven) que combinando las letras, da laberinto.
      Un beso

  2. Un laberinto cotidiano del que sale con hambre de churros. Pues no está mal verse inmerso en un laberinto así, o sí?
    Esa Liebratón asusta un poco, parece que se lo va a comer entero, pero resulta que es el calor y el ejercicio que necesita antes de los churros…
    Abres el apetito. Voy a ver si encuentro un croissant o cruasán del pais.

    Besossss, Epi.

    1. Amparo, con tu comentario me has recordado el chiste de la chica que se descubre y dice “cómetelo” y el maromo “a mi no, a mi no”.
      El Madrid de noche me gusta y eso que cada día salgo menos.
      Un beso

  3. Epifisis, el laberinto de no querer salir de un deseo constante en tu personaje que adicto a los benjamines parece al menos disfrutarlos.
    Y además tiene poderío para aguantar hasta los churros, lo que no sé es si tiene dinero suficiente para tanto alterne.
    Un abrazo grande.
    Paso por tu casa a insistir.

  4. Hola, Epi.

    Esa mujerona achantó un poco al conquistador, jajajaja. Me encanta la imagen de ese ajuste de entrepierna antes de los churros.
    El micro es un delirio rápido que resulta muy visual y divertido. Creo que mereces una ola y unos aplausos por ser así.
    Un besazo, tesoro.

    1. Towanda, el acomodo es del tipo de Rafa Nadal, no solo va a ser él, el que lo haga.
      La chica no le achanta, consuma y por eso sonríe. A su edad bien se merece un churrito.
      Un beso

  5. Ángel Saiz Mora

    Epi, otra vez comienzas el mes con un estilo que, a pesar de ser personal, estoy seguro de que marcará tendencia. Has creado un laberinto nocturno y, sin embargo, pese a lo alambicado que se le supone, también se trata de un camino bastante conocido para su protagonista, que parece feliz recorriéndolo y que, como si tal cosa, acaba desayunando churros, todo ello envuelto en una nube de sensualidad.
    Suerte y un saludo.

  6. Blanca Oteiza

    Epi, de nuevo comenzando el mes el primero de la clase.
    El relato muy propio a tu estilo, donde parece que tu protagonista se encuentra agusto en su laberinto. Me encanta que termine con los churros.
    Un beso

  7. Virtudes Torres

    Un hurra por tu personaje. Creo que saldrá del laberinto. Después de todo se siente bien en el momento en que se encuentra. La juventud pasó, si no puede con los liebratones, pues a conformarse con un gazapillo. Y a mojar los churros en chocolate.
    Besos.

  8. Más allá de los modismos que creo entender o mejor dicho imagino. Tu historia de hombre de la noche me gusta, más aún por los detalles que narras…
    Un gran abrazo.

  9. Yo tambien confieso haberme perdido en tu laberinto. Creo que lo volveré a leer, no sé si diccionario en mano o con la imaginación más chispeante, que a estas horas ando a medio gas y con gripe (eso si me ha entrado hanmbre de churros). Un beso, Epi, con mascarilla.

  10. Buenos días, Epi:
    A buenas horas leo cosas de churros (que supongo que este desayuno está elegido a propósito por las connotaciones eróticas). Aparte de la trama, donde destaca el salero de la liebratón, me quedo con el juego de palabras que has hecho con el tema del mes. Suerte, Epi, que en ese libro hay que ver una de tus creaciones.

  11. Salvador Esteve

    Epi, me imagino la sonrisa de satisfacción de tu protagonista pensando que su artillería aún responde ante grandes batallas, jajaja. Original tu propuesta. Abrazos.

  12. Lo has contado tan bien que por momentos me he sentido dentro de ese local de alterne. Eso sí, escondida tras la cortina.
    Me ha ilusionado encontrarme en tu micro con la palabra “grog”, de la que, me enteré hace poco, se deriva la palabra “grogui”.
    Ah, y muy currado lo de “liebratón” guardando camuflado ese laberinto.
    Mucha suerte y saludos

    1. Juana, el grog o gallo es un coctel del hotel Tirol de Madrid, una bomba, que nos ponía las pilas a las parejas y de ahí al templo de Debod con el coche.
      Ay la juventud, ahora no me veo.
      Un beso

  13. Con la Rae abierta en otra ventana, y aunque tu “tema” siempre está latente, me ha resultado muy original, la forma de narrarlo, y esas expresiones tan especiales.
    Oyessss una preguntita, lo del benjamín va con segundas?
    Un abrazo, salao.

    1. Rosy, mal pensada, el benjamín es la botellita pequeña de champan que suelen tomar las de las barras americanas para cobrarte más.
      Lo que no entiendo es que lo mío está latente, je je je
      Un beso latente

      1. Ya, ya sé lo que es un benjamín, pero como se lo pide apoyada en su muslo… ¡ah, claro si hubieras dicho musloS…! jajaja
        El erotismo siempre está Patente en tus letras, se me escapó una ele… perdón
        Un abrazo bien visible 😉

  14. Marcos

    El autor de tu relato puede ser el mismo Lord Byron redivivo. . . suponiendo que él conociese los benjamines. Preciosa y decadente atmósfera, infiero. Salud, no obstante.

  15. De nuevo tu sello en el relato, siempre nos llevas a tu terreno, esa tensión sexual, pero sin tensión, todo natural. Todo un rey de la noche, a pesar de que cada vez le cueste más (atravesar el cortinaje).
    Y otro mes que inauguras tu, sin duda ¡eres el primero!!!
    Besitos

  16. Modes Lobato Marcos

    Estás hecho todo un canalla.
    Un crápula que entremezcla recuerdos vividos, con otros quizá no tanto, y el cocktail resultante huele a noche, sexo, alcohol…
    Pero también a nostalgia, a tiempos pasados…

    Huele a VIDA, carajo!

    Un abrazo y a seguir por esa senda(con o sin churros).

  17. Epi, como siempre enciende la tarima y nos regala a los lectores tus relatos cargados de picardía. Bien por este viejo bohemio, que se resiste a claudicar mientras existan los “Conejos Felices” y las “Liebraton”. Me ha gustado mucho y me he divertido. ¡Suerte!
    Saludos.

  18. Esther Gomez

    Un paseo nostalgico por el lupanar. Me gusta el juego de palabras de laberinto y Liebraton. Al protagonista le pesa el cortinaje qu e ne otros tiempos levantara sin tanto esfuerzo. Suerte
    Un beso

  19. María Elena Sánchez Álvarez

    Epi, parece que la noche no le fue tan mal y hasta hubo churros, que ricos, los churros.
    Un relato muy bien ambientado, en el que nombras el hotel Tirol. Yo de joven también estuve por esos lares, pero no me acordaba de cómo se llamaba esa bebida, bueno ni siquiera sé si la llegué a probar, supongo que si era su sello, también la habré consumido.
    Paso muchas veces por él,por la calle Marqués de Urquijo, pero ya nada es lo mismo. La calle Princesa antes estaba repleta de bares, ahora solo queda Manolo y tiendas, solo tiendas.
    ¡Ay qué tiempos! que mayor soy.
    Felicidades Epi, me has hecho pasar un buen rato.

  20. Carmen

    Epi, me he autoobligado a leer 1todos! los relatos. No sé si me dará tiempo, y por eso comienzo por el tuyo:
    laberíntico, como la vida misma, hasta se palpa el amniente.

  21. Otro recuerdo feliz para el álbum del aficionado a lo que se esconde tras los cortinajes que apenas puede abrir. Otro micro que lleva tu inconfundible sello, me gusta que sigas siendo siempre fiel a ti mismo. Compra más churros Epi, muchos más.

    Un beso.

Dejar una respuesta