Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

69. Lo dejo (Javier Ximens)

            He decidido no ser escritor, no plasmar en papel ninguna historia más ni dar mis novelas a la estampa. La culpa la tiene esa recomendación de la necesidad de leer mucho para escribir bien. He descubierto que iba a crear narraciones que ya están publicadas, por ello, es mejor dejarlo, pues, imagínate que después de estar unos años trabajando en una obra te presentas a una editorial y te dicen usted es un cachondo, ¿y eso?, esto que me trae es la novela Fortunata y Jacinta de Benito Pérez Galdós, ¡qué corte! Y es que ya me ha ocurrido varias veces, leer un libro y decir esto es lo que iba a escribir yo, por ejemplo, ese que empieza «Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento…», pues resulta que ya lo tiene publicado Gabriel García Márquez; o aquel que comencé con «En un lugar de los Montes de Toledo, de cuyo nombre no quiero acordarme…» y me dijo mi editor que le sonaba que eso ya existía. Luego, es mejor que me dedique a leer los buenos libros que ya he escrito y han firmado otros que creer que eres un autor que tiene mala memoria y se repite.

20 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Javier.
    Texto limpio y honesto el tuyo. Toda una declaración de intenciones de la que muchos y muchas deberíamos quizá tomar buena nota. Limpio porque el estilo es sobrio, despojado pero eficaz. Honesto porque pone las cartas boca arriba desde el principio para luego darle la vuelta al asunto de manera formidable. Leer es, de largo, mucho mejor que escribir. Y más provechoso. Lo cierto es que todo está dicho y, casi siempre, de una manera muchísimo más brillante. Antes mancos que plagiarios. Un abrazo grande.

  2. Ángel Saiz Mora

    Es un hecho probado y matemático el que nunca se lee bastante, que no tenemos vida suficiente para empaparnos de las maravillas que otras mentes han ideado. La sensación de “eso me hubiera gustado escribirlo yo” es como un pinchazo lacerante, entre la admiración, el placer y la envidia. No contentos con ello, algunos, de forma pretenciosa, intentan (o intentamos) escribir algo meritorio. La verdad, vergüenza debería darnos. Tu protagonista, un alter ego ubicado, al parecer, en los Montes de Toledo, ha llegado a la sabia conclusión de que disfrutará más y sufrirá menos si se limita a leer, que ya es bastante.
    Un relato simpático y sincero, con un título corto, apenas dos palabras que más de una vez han rondado por la cabeza de muchos, cuando se dan cuenta de que igualar lo ya publicado es más una quimera.
    Un abrazo fuerte, Javier

  3. Eduardo Iáñez

    Querido Ximens, te declaras –desde la ficción– como los grandes que abrazaron el silencio como única forma posible de literatura. Como Rimbaud, renuncia tu personaje-narrador a la literatura para abrazar la vida como única aventura posible.
    Lástima que otros no tengamos ni esa integridad ni esa valentía, seamos incapaces de marchar al Cuerno de África a los diecinueve años tras brillar como un astro rutilante desde los quince y fundar la poesía moderna; dejar atrás lo que consideramos ‘civilización’, abandonar la bohemia, a un amante como Verlaine, olvidar la poesía y decir ‘Adieu’ como pocos lo han hecho en este mundo:
    “Yo he creado todas las fiestas, todos los triunfos, todos los dramas. He tratado de inventar nuevas flores, nuevos astros, nuevas carnes, nuevas lenguas. Yo he creído adquirir poderes sobrenaturales. ¡Pues bien! ¡Tengo que enterrar mi imaginación y mis recuerdos! ¡Una hermosa gloria de artista y de narrador desvanecida! ¡Yo! ¡Yo que me titulara ángel o mago, que me dispensé de toda moral, soy devuelto a la tierra, con un deber que perseguir y la rugosa realidad para estrechar! ¡Campesino!
    […]
    Hay que ser absolutamente moderno. Nada de cánticos: conservar lo ganado. ¡Dura noche!”
    Hay que rendirse a lo evidente: “Nihil novum sub sole”.
    Mis felicitaciones, maestro.

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Jopé, que sensible está esto. Yo pensaba que eso era una especie de leyenda urbana, por que aún así la gente sigue escribiendo, pintando, haciendo pelis… Lo que sí parece irrebatible q

  5. Jesús Garabato Rodríguez

    …es que donde esté la buena lectura se quite todo lo demás. Bueno, supongo que exagero un poco. Me ha gustado, Javier. Un saludo y suerte.

  6. Amigo Javier: Tan cierto es lo que dices pero por más que ya esté escrito, tu le pondrás la magia de tu impronta que lo hará único. Por mi parte seguiré plagiando con ínfulas de escritor para ser admirado por quienes me leen.
    Un gran abrazo amigo y suerte.

  7. Calamanda

    Javier, en la rivalidad está la superación, dicen; y algo de verdad tiene. Admirar a los demas, como me ocurre ahora con tu relato, y escribir; no está reñido. Suerte y saludos

  8. D. Javier, totalmente de acuerdo contigo. Mejor leer que perpetrar escritos como suelo hacer en mis pocos ratos libres. Contado con pulcritud y exactitud, te compro el argumento y corro a la biblioteca para elegir nuevo libro que leer.
    Suerte. LuisCar.

  9. Alberto

    Oye, que si lo dejas… dime dónde, para ir yo a buscarlo. Original, magistral, divertido… aunque supongo que éstos piropos ya los habrás leído antes, pero bueno, ¡los plagio! ¡Enhorabuena paisano!

  10. Blanca Oteiza

    Javier, buen texto. Realmente queda poco por inventar. Va a ser cierto eso de tener que dejar de escribir porque ya está escrito antes…
    Suerte y saludos

  11. Hola, Ximens.

    Me parece, al leerte, que estábamos hablando en un pasillo de nuestro centro comercial favorito. Es un texto que fluye como una conversación entre amigos. Espero que no hagas lo que dices en el micro y que siga escribiendo.

    Besos y suertísima.

    Oye, no sé, igual me confundo, pero en la última frase del micro (al leerlo en voz alta):
    “Luego, es mejor que me dedique (yo-1ª persona) a leer los buenos libros que ya he escrito y han firmado otros que creer que eres (tú-2ªpersona) un autor que tiene mala memoria y se repite”.
    Me parece que suena mejor así: que creer que soy (1ª persona) un autor que tiene…

  12. María

    No hay escapatoria, maestro. Si no repite uno las palabras, repite el ambiente, si no es el ambiente es el ritmo… y así. Pero usted no deje de escribir nunca, que al leerlo cómo aprende una. Gracias por eso, y por el placer. Un abrazo.

Dejar una respuesta