Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

58. LOCURAS DE AMOR (La verdadera historia del Titanic)

RELATO FUERA DE CONCURSO

El primer oficial, William Murdoch, la observa embarcar en Southamptom por la  escalerilla de estribor que conduce a la cubierta B, de primera clase. Enseguida queda prendado de su porte, de su elegancia y de sus gestos suaves y femeninos. No tarda en averiguar que se llama Helen Caldwell, que viaja sola y que se aloja en el camarote 115.

Durante los primeros días de navegación, William aprovecha sus horas libres de servicio para buscarla por el salón de lectura, la cafetería o la cubierta de paseo, y entablar conversación con ella; se ofrece a mostrarle el puente de mando y la cámara de oficiales. Helen se siente cortejada y se muestra complacida e ilusionada.

Hacia la media noche del cuarto día de navegación, Murdoch está de guardia en el puente de mando y, desatendiendo las órdenes del capitán Edward J. Smith, cambia el rumbo y sale a la cubierta exterior provisto de cincel y maza.

Tras largos minutos de pánico y horror, el Titanic desaparece bajo las aguas. Helen, agarrada a un madero flotante, aún puede ver, en lo alto del iceberg, su nombre y el de William en un gran corazón perfectamente esculpido en el hielo.

 

42 Respuestas

  1. Virtudes Torres Losa

    Sabía yo que algo así debía haber pasado. El amor nos entontece.
    Preciosa historia, a la vez que da penita, deja una sonrisa en los labios. Saludos.

    1. Mas que entontecer nos enloquece. No tengas pena que en la segunda parte de la historia los dos se salvan, se casan y montan una empresa de alquiler de monopatines en la playa de Malibú.
      Gracias Virtudes, un beso.

  2. Modes Lobato Marcos

    Hala macho, calmate un poquito.
    Que me llevas unos meses de inspiración descomunal…

    Total, ya sales en el libro, ya vas a Santander, ya está el cocido montañés esperándote…

    Déjanos a los pobres mortales alguna oportunidad, por Dios!
    O, aún mejor…¿Sabes que te digo?
    Que me mandes al carajo, que no me hagas ni puto caso.
    Sigue, sigue escribiendo esas joyas mes tras mes.

    Yo seguiré disfrutándolas como un perro.

    (Joe, es un orgullo saber que eres mi muy mejor amigo…).

    1. Además de más mejor amigo, admirador aplicado como mucho.
      Ya estoy relajado, pero este y el del mes que viene ya los tenía hechos desde hace mucho, vamos de cuando estaba tenso.
      Yo creo que publico solo por leer tus comentarios.
      Abrazote Modes.

  3. Towanda

    Hola, Rafa.

    ¡Ostras, qué bonito!
    Me ha puesto los pelos de punta (es el tercero, este mes, con el que me sucede lo mismo). Qué imagen tan visual esa del corazón esculpido en el hielo. Me encanta.
    Si no participaras fuera de concurso, estarías en la cubierta de primera recogiendo, otra vez, la corona de laureles.

    Un besazo y enhorabuena.

  4. Ángel Saiz Mora

    Lo que se llega a hacer por amor. Veo el iceberg convertido en atracción turística, un homenaje a una relación legendaria, por contra, del barco nadie se acordará demasiado para entones
    No sé si tengo mucho o poco lado femenino, ni si soy un alma sensible como Modes, de lo que estoy seguro es de que siempre disfruto con tus textos.
    Un abrazo, Rafa

      1. Modes Lobato Marcos

        Rafa, no te fíes.
        Ángel quiere mimetizarse en las almas sensibles de gacela Thomson como yo, pero en realidad es un cocodrilo depredador sumergido en las aguas del río Mara.

        Él no se emociona escuchando los alaridos de Alex Ubago, ni lloró cuando rompieron Albano y Romina, ni se estremeció el otro día al ver los pucheritos de Monago…

        Solo tu amiguito de mejor calidad que soy yo tiene la sensibilidad a flor de pellejo…

  5. Hola, Rafa. ¡Vaya loco más romántico el tal Murdoch! Hay amores que matan y este lo hizo a lo grande y con arte. He buscado la foto del verdadero Murdoch y no sé yo si lo veo en el papel que le has encomendado. Muy buena ambientación e “impactante” final. Un abrazo

  6. Felicidades, Rafa. ¿Por qué esta fuera de concurso? Por cierto, me acabo de enterar de las verdaderas razones del hundimiento. Estaba yo equivocado, ¡mira!
    ¡Qué gran relato! A falta de árboles, bueno es un iceberg.

    1. Porque este mes formo parte del jurado y creo que no me dejarán votarme, jajajajaja. Ello me impide también comentar otros relatos.
      Quédate con esta historia, que es la verdadera. Me la contaron Willian y Helen que tienen un chiringuito en Malibú. Gracias Luis.
      Un abrazo.

  7. Mª Belén Mateos

    Y con un enorme corazón esculpido en el iceberg, pasa a formar parte de los relatos clasificados como grandes románticos.
    Preciosa historia, contada desde tu “corazón”.
    ¡Quien tuviera a un enamorado tan loco y apasionado! Eso si lejos de la mar…
    Besossss

Dejar una respuesta