Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

31. LOLITA (Jesús Alfonso Redondo Lavín)

Qué romerías aquellas de mí niñez en los prados circundantes de la Iglesia. Y qué divertidas canciones. Recuerdo una: “Mi papaíto ha comprado una veloz camioneta que según dice ha costado cuatrocientas mil pesetas…”

Pero la canción del verano, de aquel verano, fue “Lolita” del “Dúo Dinámico”. Aquella música despertó mí adolescencia. Platón entró como un huracán en mis meninges.

Lolita, la Lolita real, vivía en un caserío vecino. De amanecer a atardecer me acercaba varias veces a su casa en la bicicleta. Miraba a hurtadillas desde detrás de los bardales y la veía ora acarreando baldes de leche, ora metiendo hierba en la cuadra con el bieldo al hombro. Qué blanca, qué fuerte y qué sonriente era. Y así, en aquellas continuas idas y venidas secretas, sin soltar el soniquete a ritmo de pedal  “loólita loólita mi amor..”, iba yo entrando en celo.

Una tarde mientras mi tío ordeñaba me soltó:

Mucho vas tú con la bicicleta al caserón de Hontañón. Qué pasa, ¿es que te hace tilín la Lolita?

Mierda, mi secreto descubierto. Qué vergüenza. Mi interés por Lolita terminó fulminado. Desde aquel momento me dediqué con afán a tratar de subir pedaleando la imposible cuesta de Puente-Arce.

 

37 Respuestas

  1. Ton Pedraz

    Muy bueno Jesús. De algún modo había que apagar ese calentón con Lolita. Y qué mejor que una buena ascensión para apaciguar a la testosterona.
    Mucha suerte

  2. Ángel Saiz Mora

    No hay nada como una buena cuesta para aplacar a un jovencito en celo. Y Lolita sin enterarse de nada, a lo suyo de sol a sol. Una cosa es segura, ese verano el muchacho se puso muy en forma con tantas idas y venidas, que en realidad no le llevaban a ninguna parte.
    Un relato muy simpático con reminiscencias de otra época. Me ha hecho mucha gracia a ese Platón entrando en las meninges del protagonista.
    Un abrazo, Jesús. Suerte

  3. Eso tiene la adolescencia, que es muy vulnerable, cualquier comentario trunca un amor en toda regla. Pobre muchacho descubierto su secreto. Un relato muy visual, me he divertido imaginando todos esos viajes y la cara colorada del chaval al ser descubierto.
    Mucha suerte Jesús Alfonso.

  4. Divertido tu relato, en el que seguro que muchos hemos podido ver nuestra propia adolescencia reflejada. La música pegada a historias veraniegas, las bicis como único medio para alcanzar nuestros deseos, los primeros amores….muy bueno

    reyes

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Pues así era aquella época. Yo veraneando en el pueblo de Santa Cruz de Bezana. Playa de Soto de la Marina y carretera de Puente Arce con muy poquito tráfico para pedalear.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Estoy buscando a esa fresca de Lolita que me dices. Mis Lolitas eran chicas recatadas del norte en el norte. Lo digo porque las malas lenguas decian que no eran iguales las chicas del norte cuando iban al este, al sur o al suroeste. Las frescas del mirte eran las francesas del camping de Laredo.

  5. un tal miguel

    Mi Lolita se llamaba Marinieves, Pitusa, Marijose, Begoñita ….. pero todas estaban encima de un pedestal. Y fueron los amigos, bienintencionados, los que me las bajaban a base de reírse de Platón, contar el último chiste mal, muy mal entendido o levantando alguna que otra falda. Existen mil métodos de ser aguafiestas, cada uno tiene el suyo, pero no todos teníamos bicicletas.

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Ni yo tampoco. La bici era de mi primo Manolo, que aquel verano, al que me refiero, hacía la mili en Larache (norte de África).

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Muy ingeniosa. A Mariasun la conocí ya madurito (lo mío me costó) y tras varios fracasos sentimentales. Las de Bilbo eras muy duras de pelar.
      Besos

  6. María Jesújs Briones

    Me has metido en tu cuento, con tu minuciosa descripción he conocido a Lolita, el lugar y a tu amor por ella.
    Muy nolstálgico y romanticón.
    Suerte, tocayo

    1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

      Pues hoy las autopistas han borrado muchas de esas cuestas de bicicleta y hacen difícil reconocer los lugares.
      Gracias por comentar.

  7. Salvador Esteve

    Un relato con aire nostálgico, otros tiempos, otra mentalidad, pero las mismas pasiones. Me ha gustado mucho, Jesús. Aprovecho la ocasión para felicitarte por tu relato del mes pasado que estuvo durante un tiempo inaccesible a los comentarios. Abrazos y feliz verano.

  8. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Gracias Salvador. Nunca lograré dominar las reglas de uso de este blog. las rutinas para corregir estos bloqueos me las dan pero al mes siguiente se me olvidan. Un abrazo y feliz rantrée.

Dejar una respuesta