Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

107. Lucy

Me llamo Lucía. Un nombre precioso ¿no creen?. A mí me lo parece y odio por eso que me llamen Lucy. Pero… todo el mundo lo hace. A estas alturas sé bien que ya perdí la batalla y trato de no darle demasiada importancia. Aunque lo odio, ya digo, el dichoso diminutivo. Pero, discúlpenme, no vine a hablarles de mí.  ¿O quizá sí?.

Quería yo contarles de Anna y difícil me resulta no colarme en su historia porque es ella mi mejor amiga. Mi amiga del alma. ¡No saben cuán extrañas suenan en mi boca estas palabras!. Ustedes apenas me conocen y esto que les digo buena impresión no les ha de causar, lo sé, pero sinceridad obliga y debo reconocer que siempre fui algo huraña y desconfiada. Nunca me gustaron mucho los humanos, cierto es y poco importa ya la causa.

Anna, les decía, tiene diez años. Es una niña alta, pecosa, enamorada de la música y los libros. Y la chiquilla más valiente que conozco. La única razón -al fin comprendí- de mi aprendizaje y mi canina existencia. Un laberinto de peligros cada día juntas sorteamos. Siempre yo su luz entre las sombras. Sus ojos y su guía.

10 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Marta.
    Me encanta el tono de tu relato, la construcción de las frases, con un cierto aire retro, no sé, pero muy bien meditado (medido) y ajustado a la historia. La perrita guía, la perra, perdón, a la que no le gustan los diminutivos quizá porque su vida es grande. Me cae como un pudin y la niña, que no tiene por qué ser ciega, también, enamorada de la música y de los libros, palabras mayores. Y tu texto me cae como una cazadora nueva o una chaqueta de ante envejecida. Felicidades. Y un beso.

    1. Marta Navarro

      ¡Ay! Muchísimas gracias Martín! Me alegro un montón de que te haya gustado esta perrita refunfuñona y cascarrabias y especialmente te agradezco el comentario sobre el tono del relato. Muchas gracias. Un beso.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    No me extraña el nombre que le han puesto a nuestra amiga. Estoy de acuerdo con Eduardo al resaltar ese aire un tampo camp, en el buen sentido, que rezuma la forma en nos va contando Lucía su vida. Aunque no me extraña, pues la perrita parece ser un tanto resabida. Enhorabuena, Marta. Un saludo y suerte.

  3. María José Viz Blanco

    Hola, Marta, creo que si pretendías que nos “cayera mal” Lucy, no lo has conseguido, jajaja. Si me permites, quisiera alertarte de que, después del signo de interrogante final, no se pone punto. Es que ese mismo error cometía yo, hace años, y una buena amiga me lo corrigió…
    Un fuerte abrazo.

Dejar una respuesta