Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

122. LUNA DEL PERRO

Agosto de nuevo: sueños asesinos de manos, luz de noche y sangre. Lorenzo, el hijo de nadie, sabe que la luna no brilla igual al final de la calle, en la Casa Murua.
Cosechas, incendios, ciclos, invisibles hilos que desatan locuras o pasiones, ladridos nocturnos o inexplicables cambios en el agua, son fenómenos que conoce perfectamente, incluso se anticipa a ellos. El monte ha sido su escuela; le cuesta un mundo escribir su nombre y no sabe leer, pero ve en los ojos de los demás. Por eso sabe, aunque jamás la ha visto, que la Loca Encerrada, la menor de los Murua, es su madre. Y también sabe quién es su padre cuando escucha aullar desde el norte, al iniciarse la Luna del Perro.
Pero esta madrugada de lluvia nueva no es capaz de recordar bien, al mirarse las manos sucias de sangre tibia todavía, si ha sido él o no. Los perros, mojados y locos, hace rato que dejaron de ladrar, y el último rayo de luna de la noche se niega a abandonar la casa que hay al final de la calle.

6 Respuestas

  1. El texto me parece muy literario, cercano a un romance en prosa, de ahí tal vez le viene ese carácter un tanto hermético a la hora de descifrar todo el hilo argumental. Veo un individuo, Lorenzo, el hijo de nadie (jo qué bueno), que me recuerda a Segismundo, pero su origen paterno me desconcierta un poco, ya no sé si es un hombre lobo o algo más terrible aún. Un abrazo, Fran.

  2. Me cuesta descifrarlo un poco (culpa mía) pero la prosa es excelente. A la espera de que arrojes algo de luz (si quieres) sobre el sentido y la interpretación para imponerme penitencia por no haberlo visto te deseo mucha suerte 🙂

Dejar una respuesta