Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

47. Madrid 2016

La mirada concentrada en algo lejano que a los demás se nos escapa. Respira hondo. Dispone los brazos en cruz, las palmas de las manos hacia abajo. Afianza los talones. Hincha de nuevo el pecho y salta. Las piernas rectas y juntas, las plantas de los pies arqueadas como las de los bailarines de ballet. En su caída, flexiona el vientre, adelanta el torso hasta conseguir agarrarse las rodillas. Gira sobre sí mismo. Una vuelta y otra más. Un salto perfectamente ejecutado y que provoca el murmullo admirado del público, al cual sigue una entregada ovación.

Alguien interrumpe nuestra deliberación. Tampoco esta vez vamos a tener ocasión de puntuar. A este ritmo resulta complicado. Reclama la atención del jurado el siguiente saltador, el que hace dieciséis, cuya silueta suicida se perfila ya en la azotea.

22 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Resulta curioso, y creo que muy difícil , pero consigues que esta historia tan terrible no lo parezca, ni siquiera al terminar su lectura.

    1. Entonces nos sentimos cómodos con relatos parecidos porque con éste me lo he pasado en grande. No necesariamente sorprendentes pero sí con alguna que otra pirueta interlineal.

      ¡Otro abrazo para ti, Acero!

    1. Celebro que te haya gustado, Lorenzo. ¡Gracias por tu comentario!

      Entiendo que un título tan genérico pueda desentonar dentro de un conjunto de historias vinculadas al deporte. En un principio, el texto iba a titularse “Barcelona 92” y noventa y dos eran las personas que habían esperado turno en la azotea. Lo cambié porque me parece que, tristemente, el desencanto es mucho mayor y las condiciones sociales son mucho peores hoy día que en el 92. Y porque los intentos continuados de Madrid por ser sede olímpica también han de tener algo de desesperanzador. Así que todo me cuadró. Espero haber resuelto tu duda. Y si ya te he convencido de que el título es el adecuado, mejor que mejor 😉

    1. Exacto, tiene ese punto de absurdo que muchas veces busco. Si lo he encontrado, perfecto. Gracias por tu generoso comentario.

      Otro abrazo y suerte para ti también.

    1. Muchísimas gracias, Juan Antonio. Me cuesta imaginar una opinión más generosa en tan pocas palabras.

      Celebro que te haya gustado. Mucha suerte también para ti.

    1. Gracias, María Jesús. Lo cierto que las sorpresas hay que saber dosificarlas porque si acaba siendo una constante, los lectores habituales de microrrelatos nos cogéis el truco y lo que se acaba provocando es el efecto contrario.

      Suerte para ti también.

  2. Margarita del Brezo

    ¡Ostras!
    Me has dejado patidifusa.
    Me ha gustado, me ha gustado mucho. (El título, algo menos, a pesar de la explicación, pero no le quita mérito al relato).
    Un saludo, David, y suerte.

    1. Gracias, Margarita, celebro que te haya gustado tanto el relato patidifusante. Ay, el título, empiezo a sospechar que al final me acabaréis convenciendo de que su elección ha sido un desacierto…

      Un saludo y suerte para ti también.

Dejar una respuesta