Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38. MADRID-KATHMANDÚ ( Begoña Heredia)

He visto cientos de veces amanecer sobre los montes de Kathmandú. Sin embargo jamás había visto nevar en la ciudad. Esta población, de clima templado, me sobrecoge y hoy me sorprende con un gélido invierno. El sol es tan brillante que produce un efecto de miles de diamantes flotando en el aire. Exaltados, los niños descubren esos copos de nieve que se traducen en pura diversión. Los ancianos con sonrisa torcida en sus labios, hablan y arengan sobre este fenómeno. Yo me destilo entre las páginas de este libro que quisiera terminar pronto para verle nacer en los escaparates de Madrid; el regreso, anhelada vuelta a mi civilización, a mi mundo. Observo a Dhansara y en sus ojos oscuros siento la felicidad. Mujer de dulzura infinita y sabiduría ancestral, me hace sentir pequeño cuando recuerdo mi ciudad. El trepidante caminar por la Gran Vía, no es comparable con este arcano disfrutar de la vida. Es posible que mi novela sea interminable o quizá no cabe en mi historia anterior. Yo ya elegí. El punto y final está aquí. Amo este país y las manos de mi esposa, que delicadas se pasean por cada capítulo de mi vida. Adiós Madrid.

9 Respuestas

  1. Juan Antonio

    Dicen por ahí que muchos libros tienen un punto sin retorno para el protagonista. A mi me parece que tu relato describe uno de ellos. Además de una manera muy bonita. Mucha suerte. 🙂

  2. Daniel Irazu

    El micro de Begoña es, con diferencia, de lo mejor que he leído en el blog. Con un sutilidad sublime, nos habla de un libro escrito y, aún así, sin terminar, como la historia de cada uno de nosotros, algo indomable y sujeto a vaivenes impredecibles que, sin embargo, modifican, para nuestro desconcierto, hasta el capitulo inicial. El prólogo que pensábamos realizado y, que horas, meses, años después, nos hace recapacitar si no hemos pecado de soberbia, al comprobar cómo el destino es, de continuo, el que encauza nuestra existencia en la tierra.
    Las alusiones a ese ser enigmático, de mirada sabía y profunda, que me atrevo a identificar no sólo con la mujer-madre-creadora de vida, sino también con la parte de nuestro cerebro dueña de reminiscencias ancestrales, son tan apropiadas como clarificadoras de la intención metafísica de la autora.

  3. Salvador Esteve

    Begoña, importante decisión la de escribir su propia historia en un mundo distinto al suyo, pero seguro feliz con la mujer que ama. Me ha gustado mucho. Abrazos.

  4. aurora royo

    Ohhhhhh, Begoña!! Este relato… ya sabes que esta primavera ando romántica, así que, me lo pi-do!!

    Y me animo y además de abrazo, te mando un beso.

Dejar una respuesta