Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

45. MALIGNO (La Marca Amarilla)

Ahora sólo se refleja la oscuridad de un abismo insondable en el azul de tus ojos, piélagos vacíos, secos de tantas lágrimas derramadas. Ahora sólo muestran una tristeza abisal teñida de añil, mortecina, abandonada, derrotada…
Recuerdo cuando tus pupilas eran luminosas islas en medio de unos poderosos océanos, intensos, que se mostraban en cada mirada, en cada parpadeo, e invitaban a buscar tesoros por sus recodos, a dejarse arrastrar por sus cálidas corrientes, enigmáticas mareas, y admirar sus corales, sus peces, su inmensa vitalidad…
Hasta el día en que por el fondo de tu iris comenzaron a aparecer cangrejos, cangrejos, y sólo cangrejos, que todo lo arrasaron…
Malditos.

33 Respuestas

  1. María José Viz Blanco

    Bello microrrelato, Miguel Ángel, aunque nos deje ese amargor que producen esos cangrejos malditos. Te felicito por tu maestría al escribir y por comunicar, tan bien, sensaciones y sentimientos.
    Un fuerte abrazo.

  2. La Marca Amarilla

    Quiero comentar a Cristóbal Peña que mi relato lo tenía esbozado antes de leer su relato 33, “LA MAR DE PROFUNDOS”, publicado el pasado 11 de mayo, y que pensé en no escribirlo… Pero claro, partiendo de la misma metáfora (idea), las direcciones de los relatos son opuestas. Es por eso que me he decidido a publicarlo!!

    Un saludo!! 😉

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    La maldita depresión que todo lo trastoca. Dejas tu impronta poética, sin esfuerzo aparente, arrojando palabras asequibles en el papel. Me ha gustado mucho. Suerte.

    1. La Marca Amarilla

      Gracias por tu comentario, Jesús!!
      Interesante tu visión, pues yo indicaba otra enfermedad, pero ya me vale la tuya!!

      Un saludo!! 😉

  4. Calamanda Nevado

    Miguel, el imaginaba ese cambio o se habia producido?, tu cuento nos lleva con acierto a plantearnos si es duda o realidad. Suerte y saludos

  5. Ángel Saiz Mora

    Unos ojos en los que se reflejaba un mundo de posibilidades, en suma, la vida. Todo se trastoca un día y nada vuelve a ser como antes, ya sólo se vislumbra el abismo. La culpa la tienen esos condenados cangrejos, a los que podría identificarse con ese signo zodiacal que comparte denominación con una enfermedad terrible.
    Espero haber acertado más o menos, si no, me lo puedes decir, faltaría más.
    Suerte y un abrazo, campeón

  6. Ton

    Hola Miguel Ángel.
    A pesar de que en el fondo del relato subyace el peso ingrato de la terrible enfermedad. Esa belleza con que adornas cada expresión, cada afirmación, nadie te la podrá negar.
    Preciosa y elegante propuesta. Mucha suerte,
    Ton.

  7. Inés Z. López

    Dentro de la amargura, de la terrible tristeza que provoca esa enfermedad que se intuye, te relato encierra una gran belleza.
    Enhorabuena.
    Un saludo.

  8. MªBelén

    Cuando la luz de una mirada se apaga es mala señal, venida por cangrejos, males o tristeza.Todo se vuelve oscuridad y se tiñe de un color de derrota.
    Que bien nos has sabido plasmar estos sentimientos, solo con el reflejo de unos ojos que ahora ya casi están muertos, has creado belleza.
    Genial Marca. Eres poeta.
    Un abrazo.

    1. La Marca Amarilla

      Encantado de leer tu comentario, MªBelén!!!
      He intentado crear algo, sí!
      Yo no sé lo que soy, pero con escribir tengo bastante… jejeje

      Un saludo!! 😉

  9. Es precioso, cómo me ha gustado encontrarme con tu trabajo… qué deleite de prosa, aunque estés hablando de algo terrible, qué bien utilizas el tema del mes, ¡qué joyita de micro!
    Un abrazo admirado.

  10. A veces me da miedo asomarme a según qué ojos, porque tengo miedo (pero un miedo físico)de perderme en ellos.
    Pero lo que tiene que ser terrible de veras es dejarte arrastrar y llegar a perderte tras ellos, y comprobar luego que han quedado vacíos.
    Grandísimo relato, Marca.

  11. Salvador Esteve

    Triste, desgarrador, pero a la vez precioso relato sobre la fuerza vital, que se va marchitando a la par que nuestra fe. Genial, Marca. Abrazos y mucha suerte.

  12. Todo el océano en unos ojos, desde el amanecer hasta el crepúsculo de la enfermedad que expande la muerte y desaloja a la vida por esos vídrios del alma, por las vidrieras de lo que fue una hermosa catedral que ahora se derrumba por dentro.
    Un relato muy bueno, Marca. Enhorabuena.
    Un abrazo.

  13. Enrique

    Grandísimo relato, Marca; con la belleza y el dramatismo de la mejor poesía. Veo muy difícil tratar un tema tan duro sin caer en lo de siempre, y tú lo has logrado con creces. Ese final, que me parece extremecedor, es el colofón perfecto para lo que considero una declaración de amor en su acepción más pura.
    Enhorabuena y saludos. ¡¡Suerte!!

    1. La Marca Amarilla

      Muchas gracias por tus palabras, Enrique!!
      Es cierto, el tema es complicado, y nunca sabes qué reacción va a tener el lector!!

      Un saludo! 😉

Dejar una respuesta