Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

31. Mamá se equivoca

He soñado con esto desde que nací, o desde que era muy pequeño, o desde que se que existen barcos tan grandes o… Ya paro. Mamá dice que me pongo muy pesado.

Cuando embarcamos sentí mariposas en el estómago. Mamá dice que es por el movimiento del mar, pero se equivoca. Ella cree que siempre tiene razón, pero ahora se que no es así.

Todo comenzó en la puerta del camarote 115. Mamá gritaba porque no era el que había reservado, pero a mí no me importaba el tamaño, la cama, el armario… Nunca había visto una ventana redonda y pegué la nariz al cristal.

– Mira mamá, con el mar tan cerca seguro que veo alguna sirena.

Ella seguía en la puerta con los brazos en jarras mirando hacia el pasillo.

– Ya eres mayor para cuentos. Las sirenas no existen.

Por una vez, el tiempo me ha dado la razón. Estaba en la cama cuando todas las cosas del camarote se han caído hacia la ventana. Me he levantado de un salto y, al mirar fuera, la he visto. Aunque no me crea, se lo diré a mamá cuando vuelva del baile.

 

15 Respuestas

  1. aurora

    Jo, Mar, estaba leyendo el relato y te prometo que en mi cabeza sonaba con tu voz. Y luego, me voy a mirar quién lo ha escrito y ¡TOMA!. Lleva desde luego, tu marca. Increíble.

    Abrazo.

  2. Precioso micro contando los sueños de un niño, pero yo me quedo con una curiosidad insoportable, ¿Qué pasará cuando el barco se hunde, la sirenita le salva o qué? Muy ameno de leer. Un abrazo, Sotirios.

  3. Isabel

    Qué bonito Mar, que imagen más nítida la del niño mirando por el ojo de buey. Muy importante cómo se le ve y lo que él ve. Me quedo en esa imagen parada, como en una fotografía que mira hacia los dos sentidos.

  4. Izaskun

    A mi también me ha sugerido que lo que ve el niño era una mujer ahogándose, pero el chiquillo en su infinita fantasía lo interpreta como una sirena…
    Suerte.

  5. Esa repetición de lo que mama dice y que mama se equivoca, no hacía presagiar nada bueno. La aparición de la sirena tiene la lectura dulce de que el niño tenía razón, y la amarga, de saber que será compañera de juegos del pobre niño.
    Suerte y abrazos

Dejar una respuesta