Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

68. Mascara y secreto Calamanda Nevado

Ahí estabas todo empapado, maltrecho, con espantosos  moratones por alguna pelea.  Te seguí encendido   aunque  mi  dolor se prolongara más allá de mí mismo, contagiabas extraña paz.

Los dos víctimas, los dos con ojos enrojecidos, la boca hundida tristemente en el rostro, y la garganta sin saliva rajándose de arriba abajo; mirábamos con los ojos del corazón.  Acomodados  al silencio unos  gritos  entrecortados nos  tensionaron alejándonos hacia  un paraje, resultaba extraño y la flor de la noche  lo mostraba nauseabundo de olor. Decisión equivocada, pensé tosco, pero te habías juntado conmigo y éramos arrabal y sombra solitaria.

Paramos unos minutos detrás del cementerio,  levantaste la cara  y la pusiste frente  a  mí  regalándome tu aliento;  te instigué a beberlo como si llevara azúcar. Obedeciste con muecas humanas.

Trotando me  enredé en unos largos sarmientos.  Se acabó, decidí  serio y vago. Esta será  mi jaula y mi cárcel.  Rompiste  las ramas y tiraste de mí en silencio. Lastimero y sin  algarabía te pedí marchar. No comprendías la ruina y desproporción de  mi enfermedad, y te quedaste.

Aullé   bajo la luna llena. Cuando volví a la realidad estabas todo desangrado, inmóvil.

Nunca olvidaré aquella noche. Mi corazón sigue malo y  cruzado.

37 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Mi querida Calamanda:
    Cuatro letras para decirte que tu texto me ha impactado. Lo has conseguido, tras la lectura de las tuyas, mi corazón “sigue malo y cruzado”. El texto está lleno de expresiones muy llamativas y de muy alta calidad. Ese mirar con los ojos del corazón, me ha ganado para siempre, pues solo con esa perspectiva podemos contemplar lo hermoso y lo sublime, que en tu relato tiene acomodo. O cómo y de qué manera se tuerce. La redacción del texto es original, especialmente atractiva. La historia es la del encuentro de dos víctimas, donde la que parece encontrarse peor sobrevive, cargando con el dolor de haberlo hecho. Es un texto “multimatices” con posible extrapolación al género humano. ¿Dos perros? ¿Un perro y un lobo? ¿Cúal es ese secreto, esa ruina y esa enfermedad? ¿Estaba loco y mató a su salvador? ¿El perro es un lobo para el perro? Parece que algo así y que devolvió mal por bien, esto seguro. Es la tuya gran literatura, aquella que deja cancha interpretativa al lector, que se dice, aquí hay tomate. Es una propuesta, en definitiva, que sobresale. Besos.

  2. Calamanda

    Martín, eres increiblemente generoso regalando atencion, interpretacion y tiempo. Te doy las gracias -con el corazón-. Besos y feliz 2017

  3. Ángel Saiz Mora

    Un individuo con un mal dentro que le convierte en bestia las noches de luna llena encuentra amparo y amistad en un perro, igual de desvalido que él. El hombre quisiera terminar con esa enfermedad que sabe que le aqueja y no controla, no desea provocar más desdichas. Pese a haber sido rescatado por su nuevo amigo le pide que se marche, sabe que puede hacerle mucho daño, como así sucede en una noche que, para su martirio, no podrá olvidar.
    Espero haber interpretado bien tu relato, en el que llama la atención ese vocabulario tan trabajado.
    Un abrazo, Calamanda. Suerte

  4. J u a n P é r e z

    Creo con diferencia -¡¡¡y me cuesta aseverarlo, pero ahí va mi órdago a la chica!!!- que de lejos es el relato que más me ha gustado de cuantos has escrito jamás (sobre todo por mi privada forma de ser) Hace un momento, departía encantado en la madriguera excelsa de T o w a n d a , despidiéndome de ella como Zoántropo, ¡¡¡y qué casualidad, me pongo a leer el tuyo, y aunque en una primera puesta de las luces largas, tuve la impresión de habérmelas con una tenebrosa licantropía en tu texto, en verdad es más cotidiano dentro de estos anatemas y se trata de zoantropía.!!! Para terminar, decirte que la noche que acoje tu microcuento terrorífico(adoro este género) es una noche sinestésica,pues su visual naturaleza muestra incluso aromas: ..”nauseabundo de olor” Me voy, pero como me la recuerdas y la mereces, te recomiendo la lectura de los terrores de Lisa Tuttle (creo que eres en algunos aspectos mejor que Ella)
    Me tienes a Tus Pies ¡¡¡¡ O h C a l a m a n d a N o c h e r n i e g a
    Y V i s c e r a l …. !!!!
    BESOS. ” J “

    1. Calamanda

      J u a n, que listo y amble eres. Gracias por comentar con tanta minuciosidad y precisión. Me alegro de haberte distraido. Besos y feliz 2017

  5. Hola, Cala.
    El título me dice ya que hay algo o alguien que se oculta (máscara) y que el micro guarda algún enigma.
    Yo veo a un ser malherido (quizá un perro) y a otro que lo sigue: arrabal y su sombra (tal vez, un hombre lobo).
    El final me ha producido un escalofrío: “Aullé bajo la luna llena. Cuando volví a la realidad estabas todo desangrado, inmóvil”. Es como si ese hombre lobo no hubiera podido escapar de sí mismo… de su naturaleza.
    Te felicito, reguapa.
    Un abrazo gigantesco y sigo elucubrando posibilidades.

  6. Terrible relato, nos muestras lo terrible de la escena haciendo que nuestra mente lo imagine.
    Quisiera tener las palabras de quienes me anteceden para expresar lo que siento, pero lo mío no da para tanto.
    Me impresionó tu relato. Excelso!
    Un abrazo y suerte.

    1. Calamanda

      Moli, gracias. Es dificil comentar como lo hacen nuestros compañeros de ahí arriba, no de bemos tener dudas con eso, pero tambien hacemos lo que podemos verdad? Abrazos y feliz 2017

  7. Calamanda, su relato tiene vario matices y me lleva a diferente interpretación. La conclusión me lleva a visualizar a un hombre lobo que ha sido salvado por un perro, al cual termina matando. Es un relato muy interesante e inquietante.
    Saludos.

  8. No sé yo si no hay mas de verdad que de leyenda, en esto de la luna llena y ciertas transformaciones.
    Tu relato nos lleva de la mano a un final monstruoso pero a la vez arrepentido.
    Muy buena ambientación.
    Un abrazo

  9. Jerónimo Hernández de Castro

    A mi también me parece sorprendente y lleno de opciones, todo expresado con un lenguaje de mucha fuerza. Enhorabuena Calamanda y toda la suerte para 2017

  10. Barceló Martínez

    Un relato escalofriante y misterioso. Me gustaría destacar especialmente como consigues ambientar y transmitir sensaciones en una sola frase: “éramos arrabal y sombra solitaria”. Aquí hay arte y oficio.
    Suerte. Un cordial saludo.

  11. J. Ignacio

    Al igual que Jekyll lamentaba la perversidad de Hyde, no tenía posibilidad de evitarla ni de dar marcha atrás una vez el daño estaba hecho.

    Terrorífico, tanto en los hechos consumados como en el aspecto psicológico. Instinto asesino y conciencia humana, conviviendo dentro de un mismo ser.

    Buenísimo, como siempre. Felicidades.

  12. Jesús Garabato Rodríguez

    Yo lo veo como ese hombre lobo, real o no, que no es capaz de vencer a esos ¿instintos? que anulan su aparente bondad y que le obligan a hacer daño al que para su desgracia tiene al lado, por mucho que le hubiera querido o ayudado. Enhorabuena y suerte, Calamanda. Un saludo.

  13. Calamanda

    Gracias por vuestros comentarios. Efectivamente tiene distintas interpretaciones aunque lo haya escrito con la idea de alguien que se siente lobo y no sabe, o no quiere, frenar su instinto segun en que momentos. Feliz 2017 a todos y saludos

  14. Salvador Esteve

    Dos almas que se encuentran atormentadas, el animal y la bestia compartiendo soledad. Al final, tristemente, los instintos y la maldición mutilan la amistad. Original e impactante. Enhorabuena, Calamanda. Abrazos y suerte.

  15. El lado más visceral de lo humano retratado entre la bestia interior y el amparo de un animal que conoce bien la fuerza del instinto. Una intensa historia de amistad y desproporción, de la potencia del Mr. Hide que llevamos dentro a pesar, a veces, de lo bueno que nos rodea.
    Muy buen relato. Calamanda. Enhorabuena.

  16. Subyace un profundo dolor – para mí verdadero protagonista del texto – que emana de la imposibilidad de la bestia de encontrar correlato de amor o amistad en otro ser, pues a su pesar, acaba destruyendo aquello que ama. Subrayo el hallazgo de expresiones como “éramos arrabal y sombra solitaria”, que engrandecen poéticamente el relato.

    Saludos, Calamand.

  17. Calamanda, la historia que se lee parece una de terror con hombre lobo y todo, y sin embargo, subyace la idea de que todo es metafórico, que el hombre siempre es lobo y dañino, incluso con los que le brindaron su amistad y lo salvaron (en esta caso, el perro).
    Felicidades por tu hipnótico relato.
    Suerte y abrazos

  18. Calamanda, cuentas de forma poética la terrible historia en la que caben varias interpretaciones, pero que todas tienen en común el mensaje de que a veces el instinto salvaje está por encima de cualquier sentimiento y se daña a quién no lo merece.
    Muy buen relato, enhorabuena.
    Besos apretados.

  19. María José Escudero

    El mejor amigo del hombre(lobo) siempre fiel contra viento, marea y luna llena. Muy buen relato, y también inquietante.Un beso y mucha suerte.

  20. MªBelén

    Hay días de luna llena que aún despiertan más realidad. Impactante relato donde el aliento sabe a sangre.
    Felicidades por ello.
    Un beso bonita.

  21. Olga Noya

    Dos moribundos en la noche, amparándose el uno al otro. Además, parece que el camino está lleno de desencuentros.
    Está muy bien escrito. Se siente hasta el olor. Muy bueno, mucha suerte, Calamanda.

  22. En la primera lectura no he entendido el relato. En la segunda me haces ver que se trata de los perseguidos, parece que uno es un perro. No entiendo el título ni “Te seguí encendido”. Seguro que es más sencillo, leeré los comentarios. Me gusta “éramos arrabal”.

  23. Una historia que requiere más de una lectura para terminar de entenderla. Pero que gracias a eso, permite disfrutar de tantas imágenes y de un lenguaje muy cuidado. Esa frase final, me resulta brillante. Enhorabuena y mucha suerte.

Dejar una respuesta