Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

100. MÁXIMA TENSIÓN (M.Carme Marí)

Por fin han comenzado los Juegos Olímpicos. Llegar hasta aquí ha sido desde un principio mi meta, la fecha prevista en que alcanzaría el crecimiento esperado tras superar las dificultades iniciales.

Puedo oir la voz de papá resonando en mi cabeza: “Atento chaval, el pistoletazo de salida será de un momento a otro”. En el sofá de casa, con mamá, siempre me hablaba del “pistoletazo” y de los meses de preparación que llevábamos para que todo fuera bien. “Va a ser la carrera de nuestra vida”, decía, “ya verás”. Y es que habían invertido sus ahorros en mí.

Se acerca la hora de la verdad. En estos instantes, aunque no vea a mi familia, imagino su nerviosismo. A mi padre le habrá empezado a temblar el párpado izquierdo -según mi madre es su máxima expresión de estrés-. Yo intento calmarme.

Ahora voy a salir. Desde donde estoy se palpa la expectación de fuera, oigo los gritos. Ya veo unos focos de luz. Me recibe el médico del equipo, que me da una palmada en la espalda y, cogiendo aire por primera vez en mis pequeños pulmones, rompo a llorar mientras me colocan sobre mi madre que sonríe extenuada.

19 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Curioso relato donde nos muestras la símilitud entre dos situaciones que causan, ciertamente, tensión, pero tambien alegría e ilusión por haber conseguido llegar a ellas tras mucho esfuerzo y sufrimiento esperando la mejor de las recompensas. Suerte y un saludo.

  2. Margarita del Brezo

    La primera carrera, sin ninguna duda, y antes de poner los pies en el suelo. Cuánta tensión para llegar a la meta sin percances.
    Un saludo, M.Carme, y suerte.
    .

    1. A veces no es fácil llegar a esa meta, especialmente cuando han existido dificultades antes del inicio.
      La tensión y la incertidumbre siempre están ahí.
      Gracias Margarita por pasarte a comentar.
      Un beso.

  3. Martín Zurita

    M. Carme: qué estupendamente, desde mi punto de vista, has construido el texto. Manteniendo siempre la tensión dramática, la intriga. Has capturado al lector y ya no le dejas que escape sin la ración entera hasta el final. Eso es muy importante a la hora de crear ficción. Te felicito, deseo suerte y feliz último tramo del verano. Besos.

  4. Cristina Aguas

    Me ha intrigado, me ha sorprendido y me ha gustado, por ese orden. Estructura perfecta en una carrera de doscientos «segundos». Suerte.

  5. María Jesús Briones

    Con el nacimiento, comienza la gran carrera Olímpica de la vida.
    Nos lo has descrito paso a paso elaborando una cotidiana historia con toques originales y únicos.
    Besito virtual, Carme

  6. Hola, Carme.

    La experiencia de llegar a la vida es la carrera de mayor esfuerzo del mundo por sus obstáculos. Me alegro que lo traigas como tema del mes y que hayas jugado para sorprendernos. Es un micro que me ha gustado mucho.
    Pero hay dos cosillas, tontunas mías, que yo sopesaría y que te quiero comentar (espero que no lo tomes a mal).
    Para mi gusto, en la frase inicial: “Por fin han comenzado los Juegos Olímpicos”, en mi modesta opinión, quitaría OLÍMPICOS. Y en esta otra “Me recibe el médico del equipo, que me da una palmada en la espalda”, creo que lo del médico se podría obviar al ser muy significativo como continúas con esa palmada en la espalda.

    Un abrazo grandísimo y mucha suerte, guapa.

    1. Me alegro de que te haya gustado el micro, Towanda, con la sorpresa final como objetivo.
      Agradezco que me comentéis “cosillas”, ¡todo comentario es bienvenido! En esta casa sois muchos los que escribís fenomenal, y la intención es aprender 🙂
      Sobre quitar “Olímpicos” tienes razón, se sobreentiende en esta convocatoria. Tengo la duda de si queda igual de claro si el relato se lee fuera de ENTC (aunque con todo el texto que te hace pensar en atletismo puede quedar perfectamente sobreentendido, no sé). Y el médico es un elemento que coincide en los dos mundos paralelos por los que intento llevar al lector. Bueno, mi idea es que haga pensar en el médico del equipo de atletismo (y que no se vea al ginecólogo hasta que coge aire “por primera vez”), pero quizá en ese punto ya no cuadra seguir pensando en ello.
      De verdad que agradezco los comentarios pues ayudan a obtener una mirada externa del texto, que en mi cabeza se lee con todo lo que ya sabe de la historia.
      Muchas gracias y un beso.
      Carme.

  7. Curiosísima mezcla, la verdad. Ese pistoletazo no va con mucha segunda intención o soy que ya pienso mal??
    Buena carrera y buen campeón, el mejor o más rápido. Eso sí… solo gana uno. Supongo. Y como himno nacional una nana y como bandera un babero. jejeje
    Suerte!!!

    1. Hola Luisa.
      Te comento mi idea al escribirlo: el pistoletazo del que habla el padre es el nacimiento del hijo y la carrera de su vida será esa nueva vida que tendrán juntos con la nueva incorporación a la familia, su crecimiento, etc. Pero leyendo vuestros comentarios veo diferentes interpretaciones, y como dejo unos temas al aire, su concreción corresponde al lector.
      Pienso que: “Lo que el autor no escribe, el lector decide” 🙂
      Fantástica la aportación de la nana y el babero, para continuar las analogías entre las dos realidades.
      Un abrazo.
      Carme.

  8. J u a n P é r e z

    ¡La lucha empieza! ¡¡Claro que es el momento en que venimos con nuestro dorsal personalizado por “El Hacedor” !! ¡¡¡Menudo momento!!! Singular y fuera de serie en su originalidad. Me ha agradado y me lleva a dar Gracias a Dios porque nacer sano ya es una cuestión muy de agradecer con humildad, estamos a merced de las sorpresas de La Biología.
    ¡Bravo M a j a!

    J u a n , para quien La Vida Es Lucha …..

  9. Gracias Juan por tu amable comentario. Me gusta que lo encuentres original. 🙂
    Ciertamente es de agradecer que todo esté bien en un nacimiento.
    En el relato ya habían tenido problemas antes (” tras superar las dificultades iniciales”), por ello están más expectantes si cabe. De hecho mi idea era que había necesitado recurrir a fecundación in-vitro, por aquello de invertir “sus ahorros en mí”, pero no quise ahondar más en explicar ese detalle porque se podía oler el final. Así que preferí que no se intuyera este tipo de problemas, y que cada uno lo entienda como le parezca mejor.
    Un beso!
    Carme.

Dejar una respuesta